Ansiedad

La ansiedad es una emoción normal. Es la forma en que su cerebro reacciona al estrés y lo alerta sobre un peligro potencial que se avecina.

La ansiedad es anormal cuando es desproporcionada y demasiado prolongada para el estímulo desencadenante. Conocer la diferencia entre los sentimientos normales de ansiedad y un trastorno de ansiedad que requiere atención médica puede ayudar a una persona, a identificar y tratar la afección.

También pueden aparecer síntomas físicos, como aumento de la presión arterial y náuseas. Estas respuestas van más allá de la ansiedad, hacia un trastorno de ansiedad.

A diferencia de la ansiedad leve y causada por un evento estresante, los trastornos de ansiedad duran por lo menos seis meses y pueden empeorar si no se tratan.

Se puede decir que una persona con trastorno de ansiedad puede continuamente estar “teniendo pensamientos o preocupaciones intrusivas recurrentes”. Una vez que la ansiedad alcanza la etapa de un trastorno, puede afectar la función diaria.

Síntomas

Los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada (TAG) a menudo incluirán los siguientes:

  • Inquietud y una sensación de estar “al límite”
  • Sentimientos incontrolables de preocupación
  • Mayor irritabilidad
  • Dificultad en la concentración
  • Dificultades para dormir, como problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido

Si bien estos síntomas pueden ser normales en la vida diaria, las personas con TAG los experimentaran a niveles persistentes o extremos. El TAG puede presentarse como una preocupación vaga e inquietante o una ansiedad más severa que interrumpe la vida diaria.

¿Cuáles son los síntomas más habituales?

  • Palpitaciones
  • Sensación de ahogo
  • Angustia
  • Fobias 
  • Náuseas
  • Músculos tensos
  • Mareos
  • Pensar en un problema una y otra vez y no poder parar 

Causas

Las causas de los trastornos de ansiedad son complicadas. Muchos pueden ocurrir a la vez, algunos pueden conducir a otros. Las posibles causas incluyen:

  • Dificultades en el trabajo, problemas de relación o problemas familiares.
  • Genética, ya que las personas que tienen familiares con un trastorno de ansiedad tienen más probabilidades de experimentarlo ellos mismos
  • Factores médicos, como los síntomas de una enfermedad diferente, los efectos de un medicamento o el estrés de una cirugía intensiva o una recuperación prolongada
  • Química cerebral, ya que los psicólogos definen muchos trastornos de ansiedad como desalineación de hormonas y señales eléctricas en el cerebro

Tipos de trastornos de ansiedad

Existen varios tipos de trastornos de ansiedad:

  • Trastorno de ansiedad generalizada: Siente una preocupación y tensión excesivas y poco realistas con poca o ninguna razón.
  • Trastorno de pánico:  Siente un miedo repentino e intenso que le provoca un ataque de pánico. Durante un ataque de pánico, puede comenzar a sudar, tener dolor en el pecho y latidos cardíacos fuertes ( palpitaciones ). A veces, puede sentir que se está ahogando o tiene un ataque cardíaco .
  • Trastorno de ansiedad social: Esto pasa cuando sientes una preocupación abrumadora y timidez sobre situaciones sociales cotidianas. Te preocupas obsesivamente de que los demás te juzguen o se sientan avergonzados.
  • Fobias específicas: Siente un miedo intenso a un objeto o situación específica, como alturas o volar. El miedo va más allá de lo apropiado y puede hacer que evites situaciones ordinarias.
  • Agorafobia: Provoca un miedo intenso de estar en un lugar donde parece difícil escapar o buscar ayuda si ocurre una emergencia.
  • Ansiedad por separación . Los niños pequeños no son los únicos que se sienten asustados o ansiosos cuando un ser querido se va. Cualquiera puede tener un trastorno de ansiedad por separación. Siempre te preocupará que le pueda pasar algo malo a tu ser querido. 
  • Mutismo selectivo: Este es un tipo de ansiedad social en la que los niños pequeños que hablan normalmente con su familia no hablan en público, como en la escuela.
  • Trastorno de ansiedad inducido por medicamentos: El uso de ciertos medicamentos o drogas ilegales, o la abstinencia de ciertos medicamentos, pueden desencadenar algunos síntomas del trastorno de ansiedad.

Complicaciones

El trastorno de ansiedad no implica solamente estar preocupado. También puede ocasionar, o empeorar, otros trastornos mentales y físicos, como los siguientes:

  • Depresión (que a menudo se produce junto con un trastorno de ansiedad) u otros trastornos de salud mental
  • Abuso de sustancias
  • Insomnio
  • Problemas digestivos o intestinales
  • Dolor de cabeza y dolor crónico
  • Aislamiento social
  • Problemas en la escuela o el trabajo
  • Mala calidad de vida
  • Suicidio

Prevención

Puedes tomar medidas para reducir el impacto de los síntomas si te sientes ansioso:

  • Pide ayuda enseguida. La ansiedad, como muchos otros trastornos mentales, puede ser más difícil de tratar si te demoras.
  • Mantente activo. Participa en actividades que disfrutes y que te hagan sentir bien contigo mismo. Disfruta la interacción social y tus afectos, que pueden aliviar tus preocupaciones.
  • Evita el consumo de alcohol o drogas. El consumo de alcohol y drogas puede provocar ansiedad o empeorarla. 

Tratamiento

La mayor eficacia se ha conseguido con la combinación de psicofármacos y psicoterapia.

Entre los fármacos, se utilizan los antidepresivos en dosis superiores a las requeridas para tratar la depresión. También son útiles las benzodiacepinas, que controlan los síntomas con rapidez, aunque no deberían administrarse de forma prolongada. Recuerde siempre consultar con un especialista.

Existen también distintas técnicas de psicoterapia para los trastornos de ansiedad encaminadas al aprendizaje de habilidades para el manejo de la ansiedad

Sabías también que se puede auto-tratar:

Aprenda sobre su trastorno, cuanto más sepa, mejor preparado estará para controlar los síntomas y los obstáculos en el camino.

Limítate a tu plan de tratamiento. Dejar de tomar sus medicamentos repentinamente puede causar efectos secundarios desagradables e incluso puede desencadenar síntomas de ansiedad.

Reduzca el consumo de alimentos y bebidas que contengan cafeína , como café , té , refrescos de cola, bebidas energéticas y chocolate .

Evite el alcohol o drogas ilícitas recreativas. El abuso de sustancias aumenta el riesgo de sufrir trastornos de ansiedad.

Come bien y haz ejercicio. Los ejercicios aeróbicos enérgicos como trotar y andar en bicicleta reducen el estrés y mejoran tu estado de ánimo.

Duerma mejor. Los problemas del sueño y el trastorno de ansiedad a menudo van de la mano. Haga que descansar bien sea una prioridad. Siga una rutina relajante antes de acostarse. Hable con su médico si aún tiene problemas para dormir.

Relájese y aprenda a controlar su estrés, es una parte importante de su plan de tratamiento para el trastorno de ansiedad. la meditación o yoga son buenos planes.

Mantén un diario. Escribir sus pensamientos antes de que termine el día puede ayudarlo a relajarse para no estar dando vueltas y vueltas con pensamientos ansiosos durante toda la noche. 

Maneja tus pensamientos negativos. Tener pensamientos positivos en lugar de preocupantes puede ayudar a reducir la ansiedad. 

Reúnete con amigos . Ya sea en persona, por teléfono o por computadora, las conexiones sociales ayudan a las personas a prosperar y mantenerse saludables. 

Busque apoyo. A algunas personas les resulta útil y alentador hablar con otras personas que experimentan los mismos síntomas y emociones. Los grupos de autoayuda o de apoyo le permiten compartir sus preocupaciones y logros con otras personas que están o han estado allí. 

Consulte a su médico o farmacéutico antes de tomar cualquier medicamento de venta libre o remedio herbal. Muchos contienen sustancias químicas que pueden empeorar los síntomas de ansiedad.