Únete a nuestra comunidad

Toda la actualidad del mundo de la salud y la farmacia en Consejos de tu Farmacéutico.

Además, puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

Tras la aprobación del Gobierno de la administración de un nuevo vial de la vacuna COVID-19 en todos los pacientes inmunodeprimidos «sin excepción», este viernes comenzará a vacunarse a personas con trasplante de órgano sólido, receptores de trasplante de progenitores hematopoyéticos y las personas en tratamiento con fármacos anticovid. A ellos se podrían incorporar los usuarios de las residencias de mayores, cuya inclusión ya ha sido demanda por Castilla La Mancha.

El sistema de vacunación, que arranca este mismo viernes, quedará en manos de las Comunidades Autónomas, ya que serán estas “las encargadas de ponerse en contacto con estos pacientes para concertar la administración de la dosis adicional”. Darias considera “lógico” que sean los territorios los que se pongan en contacto con los afectados, pues “los tienen perfectamente localizados”.

La Comisión de Salud Pública, en la que se encuentran representadas todas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, ha seguido así las recomendaciones de la Ponencia de Vacunas y el Grupo de Trabajo Técnico de vacunación COVID-19 (GTT), que llevan semanas estudiando la posible necesidad de completar la pauta de vacunación en determinados colectivos con una dosis adicional.

Ambos organismos establecen que la inoculación de dicha dosis deberá realizarse al menos 28 días después de haber recibido la dosis anterior. En el caso de las personas en tratamiento con fármacos anti-CD20 –entre los que se incluyen el rituximaba o el veltuzumab, entre otros-, habrá de administrarse transcurridos seis meses desde la finalización de la terapia. En todos estos casos se administrará vacuna de ARNm, preferentemente el mismo tipo de vacuna que la administrada con anterioridad.

La Ponencia de Vacunas y el GTT recomiendan asimismo continuar la revisión de la evidencia de los beneficios que una dosis adicional puede aportar en otras situaciones de inmunodepresión, como la de pacientes oncohematológicos en tratamiento quimio-radioterápico y en aquellos con patologías de base que requieran de tratamiento inmunosupresor.

Sin embargo, ambas entidades han señalado que en el momento actual no se dispone de datos sólidos que apoyen la administración de una dosis de recuerdo –también conocida como ‘booster’- en la población general.

La ministra de Sanidad ha corroborado,no obstante, que estudiará la incorporación de otros nuevos colectivos para recibir la dosis adicional de la vacuna y la necesidad de seguir ampliando la pauta, “de la mano de la evidencia y las sociedades científicas”.

Una buena acogida

La decisión del Gobierno ha sido aplaudida por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), quien, a través de su presidenta de la POP, Carina Escobar, ha manifestado su satisfacción, ya que «por fin”, y tras muchos meses de lucha, las personas con enfermedades crónicas e inmunodeprimidas dejen de ser “invisibles” en este proceso de vacunación y ha reclamado compromiso “real” con los millones de personas que conviven con una enfermedad que necesitan estar lo más protegidas ante un posible contagio por coronavirus para que su salud no empeore aún más.

No obstante, la POP ha reclamado que los procedimientos para vacunar con una tercera dosis a las personas inmunodeprimidas sean claros y accesibles. En este sentido y con el objetivo de “evitar nuevas incertidumbres”, esperan que los pacientes afectados puedan saber de primera mano cómo proceder o qué esperar tras darse a conocer esta recomendación por parte de la Comisión de Salud Pública. Tal y como alegan desde la POP, este procedimiento ayudará también a descargar al sistema sanitario, pues con una información clara y abierta de los protocolos a seguir, recaerían menos consultas sobre los profesionales sanitarios para resolver este tipo de dudas.

En este sentido, la presidenta de la POP ha recordado que la evidencia científica ya ha confirmado que las complicaciones en este grupo de población pueden ser muy graves por su situación clínica y porque, en muchos casos, y debido a los tratamientos, tienen que seguir acudiendo diariamente a centros sanitarios y están más expuestos al contagio, a pesar de ya haber recibido las primeras dosis, por lo que era una “absoluta necesidad” priorizarlos en los planes de vacunación.

Asimismo, ha pedido más información sobre la decisión de anular la cuarentena en los casos de personas vacunadas con la pauta completa que hayan mantenido un contacto estrecho con un caso positivo en el contexto de la vuelta a las aulas. Una clara referencia a la Guía de actuación ante la aparición de casos de covid-19 en centros educativos recientemente aprobada por el Ministerio de Sanidad y las comunidades en la Comisión de Salud Pública.

Trabajo «sin descanso»

Desde el inicio de la pandemia, la POP ha defendido y trabajado “sin descanso” para que los pacientes crónicos, y específicamente aquellos con inmunosupresión, fuesen un grupo “prioritario” en los planes de vacunación tal y como sucede con la vacuna de la gripe y “por fin” han sido tenidos en cuenta, han dicho. Ahora, solo confían en que esta nueva dosis sea aprobada la próxima semana por la comisión de Salud Pública y llegue “cuanto antes” y no se “demore más de la cuenta”.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Consejos de tu Farmacéutico

Pertenezco a la primera promoción de Periodismo que salía del "horno" de Sevilla (en todos los sentidos), allá por el año 94. La falta de experiencia de una facultad que empezaba me llevó a tener...