El papel del farmacéutico en la adherencia al tratamiento, aún más importante en tiempos de Covid

0
89

La esperanza de vida aumenta en todo el mundo. Esto genera ineludiblemente la aparición de pacientes crónicos y la consecuente polimedicación, cuya adherencia a los tratamientos no resulta efectiva ya que el 50% de los enfermos crónicos no se ciñe a las recomendaciones de los profesionales sanitarios. Esta falta de adherencia se ha visto incrementada por la actual pandemia del Covid-19, y es que según destaca el artículo “Farmacia comunitaria, adherencia al tratamiento y COVID-19” publicado recientemente en la revista de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) “el miedo al contagio, la ralentización de los procesos en la sanidad y el desconocimiento de la nueva situación por parte de pacientes y sanitarios puede afectar mucho a la adherencia terapéutica”. 

Las decisiones y balances beneficio/riesgo personales de los pacientes son uno de los factores clave a la hora de que un enfermo siga con un proceso sanitario que implique compromiso con las indicaciones del profesional. 

Desde la  SEFAC se clasifica a estos pacientes en: confundido, desconfiado y banalizador. Lo más importante para todos ellos es continuar con su tratamiento, y es que “el miedo a la pandemia y sus consecuencias en los procesos no se verán alteradas en un periodo corto de tiempo, por lo que el sanitario ha de implicarse en el tratamiento promoviendo la consulta telefónica y dando respuesta a todos aquellos conceptos que pueden generar dudas en el paciente crónico”, se destaca en este artículo.

Con el objetivo de reforzar el papel del farmacéutico en adherencia y ayudarle a detectar a aquellos pacientes que no cumplen con el proceso de dispensación, se publicó en 2017 la  Guía ADHe+ más adherencia, más salud. Como nos explica esta Guía, en este proceso se ven implicados los farmacéuticos, que han visto como en vez de comprar los medicamentos nuestros mayores, ahora son sus propios hijos quienes acuden a la farmacia a comprarlos. La relación paciente-farmacéutico se ve mermada, generando así otro paso más hacia la posible no adherencia al tratamiento. Por ello, la guía establece una serie de pasos para ayudar al farmacéutico a crear un ambiente idóneo para identificar aquellas inquietudes o carencias que pueden ser la causa de la falta de adherencia del paciente.

Como nos explica este reciente artículo, el estudio de la adherencia requiere de un abordaje multidisciplinar y de una estrategia conjunta de todos los profesionales sanitarios, teniendo al paciente en el centro de todas las decisiones. Durante la pandemia del Covid-19, esta actividad se ha hecho más necesaria que nunca, por lo que hay que crear un clima propicio entre las estrategias a llevar a cabo, el entorno del paciente y los diferentes agentes sanitarios implicados para conseguir los mejores resultados de adherencia para cada caso en particular.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here