La Fisioterapia es fundamental en el manejo de pacientes COVID

0
97

Las intervenciones realizadas a los pacientes desde que estos se encuentran en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) han demostrado ser prácticas y seguras para reducir síntomas y mejorar comorbilidades asociadas tanto a la propia enfermedad como a los periodos de encamamiento: ayudan a superar la dificultad respiratoria, la fatiga y las limitaciones para realizar tareas cotidianas.

Por eso, el Día Mundial de la Fisioterapia, que cada año se celebra el 8 de septiembre, quiere destacar en un año tan atípico como el 2020 el papel de la fisioterapia en el manejo y tratamiento de la COVID-19. De ahí que el Colegio de Fisioterapeutas de Canarias, uniéndose a esta iniciativa promovida por la World Physiotherapy (conocida hasta ahora como la World Confederation for Physical Therapy), quiera aprovechar esta oportunidad para reconocer la labor que los fisioterapeutas realizan por sus pacientes y por la comunidad.

“En un año sanitariamente tan complicado como éste y con la pandemia atacando de forma tan agresiva nuestro sistema de salud, el tema de este Día Mundial no podía ser otro que la COVID-19, enfermedad que nos ha mantenido confinados durante meses y que ha resquebrajado nuestra forma de relacionarnos unos con los otros por el peligro de contagio. Los fisioterapeutas estamos presentes en la labor asistencial desde el minuto cero, con pacientes en UCI, planta y domiciliarios. También como sanitarios estamos siendo de gran ayuda en otras tareas propias de la fisioterapia como la educación para la prevención de la COVID-19 o el manejo de sus secuelas, así como en labores de rastreo para frenar la incidencia”, asegura Santiago Sánchez, presidente del Colegio de Fisioterapeutas de Canarias.

Los fisioterapeutas, al igual que el resto del personal sanitario, trabajan en los hospitales en primera línea ayudando a los afectados en su proceso vírico y su posterior recuperación, en los domicilios en las Unidades de Hospitalización a Domicilio (HADO), y también han desarrollado un papel fundamental y no tan habitual al incorporarse al equipo de rastreadores que intenta contener el virus en todo el Archipiélago.

COVID-19 severo

Las personas que han padecido COVID-19 severo necesitan rehabilitación y fisioterapia para recuperarse de los efectos de la enfermedad y propios del encamamiento. Cuanto más tiempo permanece un paciente en UCI u hospitalizado en planta, mayor es el riesgo de que aparezcan complicaciones físicas, cognitivas, neurológicas y emocionales asociadas a la ventilación mecánica e inmovilización prolongada.

En este sentido, además de la fisioterapia respiratoria, durante el proceso de recuperación de la persona que padece o ha padecido COVID-19, también juegan un papel importante la movilización precoz y el ejercicio físico. Los fisioterapeutas, como expertos en movimiento, ayudan al fortalecimiento muscular, mejoran la ventilación pulmonar, favorecen la eliminación de secreciones si las tuviera el paciente, mejoran la tolerancia al esfuerzo y orientan a las personas en cómo el ejercicio terapéutico puede ayudar en su recuperación.

Sánchez destaca también, en este periodo, la prevención y labor encomiable de los fisioterapeutas en su conjunto, que han cerrado sus centros de trabajo voluntariamente durante el periodo más crítico para proteger a los colectivos más vulnerables, y a aquellos que han seguido dando atención sanitaria a aquellas personas para las que la fisioterapia era un servicio esencial.

“Una vez dado el alta hospitalaria, muchos fisioterapeutas del ámbito privado también atienden a pacientes que han padecido la COVID-19, así que el esfuerzo y la lucha contra la enfermedad se hace en primera y segunda línea, en el ámbito público y privado”, argumenta el presidente de los fisioterapeutas canarios.

Sin embargo, la pandemia, y sobre todo el aumento progresivo de casos en Canarias que ha obligado a que los fisioterapeutas de Atención Primaria abandonen sus centros de salud y centros especiales educativos, para desarrollar tareas de rastreo, ha sacado a la luz una situación que los fisioterapeutas, al igual que otros profesionales de la salud, llevan ya años denunciando: un déficit histórico de profesionales. El coronavirus ha supuesto para el sistema público una carga adicional e insostenible, no pudiendo asumir los fisioterapeutas la atención habitual de sus pacientes por tener que dedicarse a labores alternativas, en este caso el de rastreadores.

Es por ello que desde el COFC se recuerda que, aunque estas circunstancias son anómalas, es urgente una revisión de los puestos de trabajo y una ampliación contundente del número de fisioterapeutas que actualmente trabajan para el Servicio Canario de la Salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here