Rebrotes: “deberíamos haber evitado que se llegara a la transmisión comunitaria”

0
91

El doctor Santiago Moreno, jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, acaba de dictar la ponencia inaugural del I Congreso Nacional COVID19, en el que más de 20.000 profesionales sanitarios van a compartir de forma telemática los principales hallazgos científicos que se han producido en nuestro país sobre la pandemia, tratando aspectos que van desde los fundamentos de la respuesta inmune hasta el manejo de la ventilación invasiva, pasando por los diferentes tratamientos, las estrategias de prevención y de cuidados a los pacientes. En su intervención, el doctor Moreno ha hecho balance de los aciertos y errores en la gestión de la pandemia, señalando sobre la situación actual que “el problema no han sido los rebrotes sino que no lo hayamos controlado e impedido que se llegue a la transmisión comunitaria, que es donde estamos”.

“La responsabilidad hay que repartirla entre los ciudadanos, que hemos dejado de lado parte de las conductas cívicas necesarias para evitar la transmisión, y los responsables sanitarios de hacer el seguimiento adecuado de los brotes para conseguir su contención. Lo primero es difícil de controlar, pero lo segundo es imperdonable que haya funcionado mal”, ha agregado el doctor Moreno, que ha señalado que desconoce si se ha contado y en qué papel se ha contado con los profesionales sanitarios para diseñar los planes de atención y ha subrayado que “la investigación se ha tenido en cuenta, pero de manera tremendamente tímida”. “Cuando comenzó la pandemia, se ofrecieron ayudas a la investigación, pero meramente testimoniales: como gesto simbólico estuvo bien, pero debe realizarse un cambio profundo en la valoración de la investigación si queremos llegar a algún sitio”, ha comentado.

Sobre las medidas que hay que aplicar en este momento, el doctor Moreno ha señalado que a estas alturas “son bien conocidas y tienen poco secretos, solo hay que poner los medios y ser eficaces”. En este sentido ha incidido en la importancia de interrumpir la transmisión siguiendo recomendaciones sanitarias como el uso de mascarillas, el lavado de manos y evitar aglomeraciones, y de diagnosticar a las personas asintomáticas, en la medida de lo posible. Asimismo, ha señalado que ante los casos con PCR+ y ante un brote, “se debe actuar con energía” mediante una cuarentena eficaz de los afectados y sus contactos. “Aunque se pueden proponer otras medidas, lo más importante es que se cumplan las que ya existen”.

Finalmente, y en relación con lo que hemos aprendido de esta crisis, el doctor Moreno ha señalado que “para las próximas pandemias que puedan llegarnos, que no nazcan en nuestro país, será fundamental instaurar las medidas que se conozcan de prevención desde el día 0 (o antes del día 0)”, algo que a su juicio falló al inicio de la crisis. “Sin duda alguna, al principio de la pandemia, se subestimaron las consecuencias de lo que se nos venía encima, pero no solo en España sino en todos los países del mundo. Eso, que tiene su explicación, produjo retrasos en la adopción de medidas que seguramente podrían haber hecho que las cosas evolucionaran de manera diferente. Sin duda, si hoy volviera a empezar la pandemia, con lo que hemos aprendido, las medidas de confinamiento y distanciamiento social se habrían adoptado mucho antes de lo que se hizo. Seguramente este ha sido el error más importante que se ha cometido, visto retrospectivamente”, ha afirmado.

El doctor Moreno, que sufrió COVID, también ha relatado su experiencia como paciente, subrayando la importancia del componente humano de la atención sanitaria. “De un lado, el paciente necesita la tranquilidad de saber que sus médicos y el resto del personal son técnicamente competentes, que conocen bien la enfermedad que tratan y sus remedios. Esto es esencial y seguramente es la parte más importante. Pero es igualmente importante sentirse respetado y tratado con empatía. Ante una situación grave, los pacientes necesitan sentirse reconfortados y no perder la esperanza de que su problema es solucionable. Saber transmitir de manera honesta ese sentimiento de confianza es muy importante también para el bienestar de los pacientes”, ha concluido.

I Congreso Nacional COVID-19

Más de medio centenar sociedades científicas que agrupan a más de 150.000 profesionales sanitarios promueven el que será el primer congreso nacional sobre COVID-19 y el mayor de cuantos se han celebrado en España en el ámbito de la salud, dada su envergadura. Este encuentro, que se celebrará de forma online entre el 13 y el 19 de septiembre, y es gratuito, se ha gestado con la vocación de promover el trabajo colaborativo y multidisciplinar entre los profesionales e investigadores más directamente implicados en la lucha contra la pandemia a fin para poner en común las lecciones y enseñanzas que pueden extraerse de esta crisis sanitaria y los cambios que se deben poner en marcha de cara al futuro.

El Congreso, cuyo Comité de Honor preside Su Majestad el Rey Don Felipe VI, cuenta con 26 mesas redondas y 11 conferencias especiales sobre temas como la respuesta inmunitaria frente a SARS-CoV2, la investigación clínica en tiempos de crisis sanitaria, el papel de la atención primaria, la visión desde Urgencias, la farmacología, el pronóstico, profilaxis pre-post exposición y tratamiento antiviral del SARS-CoV2, las implicaciones en el sistema respiratorio, en reumatología, gastroenterología y hematología, la afección en niños y personas mayores, el impacto en salud mental, el daño vascular, afectación en la piel, vinculación con la enfermedad renal y cardiovascular, el esfuerzo en anestesiología, reanimación y medicina intensiva, entre otros.

El presidente del Comité Organizador, el Dr. Antonio Rivero, del Hospital Reina Sofía de Córdoba y vicepresidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, subraya que el COVID19 “ha provocado a escala mundial situaciones trágicas y un enorme sufrimiento”, pero al mismo tiempo “nos ha dejado algunas enseñanzas que son vitales para enfrentar la enfermedad en los próximos meses”, tales como “la necesaria la coordinación entre las diferentes autoridades e instituciones para responder de forma eficaz a la pandemia, que nos ha hecho más conscientes que nunca de que sin trabajo el trabajo colaborativo de todos los profesionales del sistema de salud y sin el apoyo a la investigación no podremos responder a los nuevos retos y desafíos en Salud Pública que ha planteado esta y las que estén por llegar”, apostilla el Dr. Rivero.

En este Congreso se presentarán los resultados de muchos de los proyectos de investigación llevados a cabo en España en estos meses y se realizará una exhaustiva actualización del estado del conocimiento sobre distintos aspectos del CoV-SARS-2 y de la COVID19. En concreto, se presentarán más de 400 estudios realizados desde el comienzo de la pandemia por clínicos e investigadores españoles. El Dr. Julián Olalla, del Hospital Costa del Sol (Marbella) y presidente del Comité Científico del congreso, destaca cómo “la situación de emergencia sanitaria provocada por el SARS-CoV-2 ha generado una mayor valoración social tanto de la sanidad y sus profesionales, como del papel que la ciencia y la investigación deben jugar en la esfera pública”. Valoración a la que, sin duda, ha contribuido decisivamente “la respuesta de los profesionales sanitarios, caracterizada por la generosidad y un alto compromiso vocacional, concluye el Dr. Olalla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here