Sanitarios y pacientes alertan: no hay que bajar la guardia ante el ictus

0
82

Gracias a la colaboración y el trabajo de todos, se ha conseguido frenar la curva de la pandemia y reducir los casos COVID-19. Sin embargo, hay una enfermedad que no frena: el ictus. Durante los meses de confinamiento, los profesionales sanitarios han detectado una bajada alarmante en el número de casos de ictus que llegan a los servicios de urgencia, ya sea por miedo a contagiarse al acudir a los centros sanitarios o por querer reducir la carga sanitaria. Profesionales sanitarios y Freno al ICTUS se han unido para recordar que, independientemente de la situación actual, no se debe retrasar la visita al médico en caso de detectar síntomas de un posible ictus.

En España, entre 110.000 y 120.000 personas sufren un ictus cada año, de los cuales un 50% sufren secuelas discapacitantes o fallecen. Las primeras 4,5 horas después de un ictus son clave. Por cada minuto en el que se reduce o detiene la circulación de sangre en el cerebro de una persona se pierden 1,9 millones de neuronas y 14 billones de conexiones neuronales y, una hora sin circulación supone un envejecimiento cerebral de 3,6 años.

Detectar los síntomas del ictus y actuar con rapidez puede salvar vidas y reducir las consecuencias de sufrir un ictus. No poder levantar uno de los brazos, hormigueos o pérdida de fuerza en brazos o piernas, la pérdida brusca de visión, una pérdida de fuerza en la mitad de la cara, problemas al hablar o un dolor de cabeza intenso y repentino pueden ser síntomas de un ictus, y uno solo de estos síntomas ya es razón suficiente para llamar al 112.

Sin embargo, durante la pandemia de la COVID-19, los casos de ictus detectados se han reducido de forma alarmante. Investigadores del Hospital Clínic de Barcelona apuntan a una reducción del 23% en los casos admitidos durante el mes de marzo, en comparación con el mismo mes del año pasado. A pesar de un crecimiento general en el número de llamadas de emergencia, la activación de Código ICTUS se vio reducida.

El mensaje que queremos transmitir es que, aún en una situación de crisis, los profesionales sanitarios somos capaces de no perder la perspectiva, y quienes nos encargamos del ictus seguimos centrados en luchar contra el ictus. Hemos sabido generar circuitos de recepción, aislamiento, identificación y separación de los pacientes que han permitido que identifiquemos a los pacientes que tenían COVID-19 en el momento de sufrir el ictus y les hayamos aislado para evitar contagios, con total éxito. La población debe tener la tranquilidad de saber que, si alguien sospecha que está padeciendo un ictus, debe alertar al sistema de emergencias y acudir al hospital sin la menor demora. Lo último que tienen que hacer es quedarse en casa”, explica el Dr. Ángel Chamorro, Jefe de la Unidad de Patología vascular cerebral del Hospital Clínic, Jefe del grupo Isquemia cerebral: estudios clínicos y experimentales del IDIBAPS y coordinador del estudio.

En el Hospital Clínic, desde el inicio tomamos la decisión estratégica de blindar la cadena de atención al ictus, porque sabemos que el ictus no para”, añade el Dr. Chamorro. “Además, hemos mantenido el contacto con nuestros pacientes, priorizando en los casos adecuados el seguimiento telefónico, evitando en un gran porcentaje las visitas no imprescindibles al hospital. De este modo hemos podido conseguir la adherencia a las recomendaciones de estilo de vida y tratamientoEsta pandemia nos ha enseñado la lección de que los seguimientos telefónicos o mediante videocámara han venido para quedarse, garantizando la calidad de la atención”, remarca el doctor.

La Sociedad Española de Enfermería Neurológica (SEDENE) explica: “Además, los pacientes llegaban con mayor tiempo de evolución de sus síntomas y con mayor afectación. Teniendo en cuenta que el ictus es una enfermedad tiempo-dependiente, concienciar sobre la importancia de reaccionar rápidamente ante los síntomas es clave.” Dña. Carmen Funes, presidenta de SEDENE, añade: “Esto no sucedió solamente en nuestro país, sino que se replicó en el resto de países, como efecto colateral de la pandemia. Aún no conocemos el alcance, pero es importante recalcar que las secuelas de ictus pueden ser muy severas si no se trata, y que el ictus puede volver a repetirse si no hay un tratamiento adecuado. Por esto es importante un correcto seguimiento por sus profesionales de salud y llevar una vida sana y equilibrada para mantener el ictus a raya.” Para concienciar a la población sobre los síntomas del ictus y la necesidad de no quedarse en casa, SEDENE participa en un vídeo divulgativo con la colaboración de Angels con el mensaje #elictusnosequedaencasa.

Desde Freno al ICTUS muestran su preocupación ante esta realidad. “Queremos mandar dos mensajes a la población: primero, un mensaje de tranquilidad, porque el sistema ‘Código ICTUS’ está preparado y a plena capacidad para actuar en caso de sospechas de un ictus. El segundo, y muy importante, es que lo realmente grave es tener síntomas de ictus y no recibir atención en las primeras horas; no debemos tener miedo de entrar en un hospital por un posible contagio. Por eso es fundamental que avisemos a los servicios de emergencia a través del 112, para que activen el ‘Código ICTUS’ con el hospital adecuado para tratar la enfermedad a tiempo”, explica Julio Agredano, presidente de Freno al ICTUS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here