Únete a nuestra comunidad

Toda la actualidad del mundo de la salud y la farmacia en Consejos de tu Farmacéutico.

Además, puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

La disfonía es el síntoma más característico de la laringitis aguda, una patología que, además de tos perruna y carraspeo, produce, en función de su gravedad, síntomas tan molestos como exceso de mucosidad, dificultad para respirar, dolor de garganta y oídos.

La laringitis aguda se produce cuando hay una inflamación de la garganta producida por diversos factores, que pueden ser infecciosos (faringitis vírica o faringitis bacteriana, normalmente producida por una sobreinfección de la vírica), o no infecciosos, como el tabaquismo, el alcohol, el sobreesfuerzo vocal, el reflujo gastroesofágico y/o factores del entorno (polución, vapores irritantes, variaciones bruscas de temperatura, etc.). Otras causas no infecciosas asociadas a la laringitis aguda son la inhalación de ciertos productos como el ácido clorhídrico, el ácido fluorhídrico, el cloro, el amoniaco o la gasolina.

Según explican desde la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL CCC), dentro del grupo de las no infecciosas, también puede producirse una laringitis por hipersensibilidad alérgica, que consiste en una inflamación de las cuerdas vocales y del resto de la mucosa laríngea, con o sin secreción mucosa, que se produce por exposición a alérgenos inhalados, como los pólenes, aunque también puede darse por picaduras de insectos, ingestión alimentaria, ingestión medicamentosa, etc. Otros tipos de laringitis son las crónicas de origen infeccioso, mucho menos frecuentes, como la laringitis tuberculosa (Bacilo de Koch); laringitis sifilítica (Treponema pallidum); escleroma de la laringe (kebsiella rinoescleromatis); lepra (bacilo de Hansen); y aquellas debidas a micosis laríngeas (blastomicosis, histoplasmosis, candidiasis, actinomicosis y coccidiomicosis).

Síntomas de menor a mayor

Los principales síntomas de la laringitis, según indican desde la SEORL CCC son: sequedad y constricción faríngea, a veces, sensación de quemazón, carraspeo y exudado que desencadena una tos pertinaz y perruna. Además de la disfonía y la odinofagia, que se produce a consecuencia de la inflamación aguda de las vías respiratorias altas, también puede aparecer sensación de cuerpo extraño faríngeo, carraspeo, exceso de mucosidad en la garganta, dolor de garganta u oídos, y disnea o dificultad para respirar. Las laringitis de tipo infeccioso suelen ir asociadas a una afección de las vías respiratorias superiores con síntomas como el malestar general, fiebre, rinorrea y tos. Las de origen bacteriano suelen aparecer como consecuencia de una laringitis viral sobreinfectada. En estos casos la sintomatología es similar a las de origen vírico, pero mucho más intensa.

En el caso de las laringitis por causa alérgica, el síntoma más característico es la instauración brusca de un edema laríngeo que genera síntomas variables que van desde un cosquilleo laríngeo, carraspera irreprimible, etc., hasta la obstrucción respiratoria severa que necesita tratamiento urgente.

Laringitis aguda catarral, la más común

Según explicaba la doctora Estrella Pallas, médico adjunto de ORL del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, durante las III Jornadas Profesionales de Actuación Farmacéutica en ORL, organizadas por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, la laringitis aguda viral catarral, normalmente producida por virus parainfluenza, VRS, influenza o rinovirus, es la más frecuente. Normalmente se produce en dos fases, una de inicio, que comienza con un cuadro catarral y dura entre 2 y 3 días, y cuyos síntomas principales son tos perruna, disfonía y estridor. A partir de ahí puede evolucionar en varias fases, en función de su gravedad, pudiendo llegar a lo que se conoce como “fase de agotamiento”, que es una fase de urgencia en la que se produce, además de la disfonía y el estridor, tiraje intenso, palidez, somnolencia, cianosis y aparente disminución de la dificultad respiratoria.

Cuando la laringitis se complica y pasa a ser bacteriana, normalmente parte de un cuadro vírico que va colonizando la laringe y puede llegar incluso a colonizar la tráquea y los pulmones, dando lugar a una situación de mayor gravedad que se conoce como laringotraqueobronquitis bacteriana, en la que se produce inflamación y edema difuso de la laringe, la tráquea y los bronquios, con acumulación de la secreción mucopurulenta adherida a lo largo de la mucosa traqueobronquial. Los síntomas que produce son estridor, tos y fiebre alta, sibilancias y estertores, tiraje inter y subcostal y deterioro progresivo del estado general que puede llegar a obstruir severamente la vía aérea y, en los casos más graves, requerir intubación.

El diagnóstico lo realiza el otorrinolaringólogo y se basa en una laringoscopia indirecta o una nasofibroscopia, que revelará la presencia de signos inflamatorios en la mucosa faríngea, sobre todo de las cuerdas vocales, que suelen presentarse rojas y con algo de mucosidad.

Medidas que aplacan tu voz

El tratamiento de la laringitis aguda es sintomático e incluye: reposo relativo de la voz, sin forzarla ni carraspear; un ambiente cálido y húmedo; antitérmicos para la fiebre, antiinflamatorios, analgésicos e hidratación abundante. En los casos de sobreinfección bacteriana el tratamiento es con antibióticos. Además, es conveniente seguir una alimentación sana y equilibrada, con un aporte suficiente de vitaminas y minerales que permitan mantener en buen estado el sistema inmunológico y fortalecer las defensas de la garganta frente a virus y bacterias; evitar el alcohol y el tabaco, al ser sustancias que pueden irritar la garganta y las cuerdas vocales; utilizar ropa de abrigo transpirable y proteger la garganta con bufanda y pañuelo; evitar los cambios bruscos de temperatura, descansar y huir de las calefacciones muy altas y los ambientes muy secos.

El farmacéutico, imprescindible

Las afecciones de oído, nariz y laringe (ORL) suponen un alto porcentaje de consultas entre los más de dos millones de personas que cada día acuden a las farmacias españolas, lugar en el que el farmacéutico juega un papel fundamental a la hora de prevenir y derivar al paciente al médico. Así lo afirmaba durante la celebración de las III Jornadas Profesionales de Actuación Farmacéutica en ORL la vocal nacional de Óptica Oftálmica y Acústica Audiométrica del Consejo General, María Isabel de Andrés, al destacar que “estas patologías son motivo habitual de consulta en la farmacia, por lo que el farmacéutico debe conocerlas muy bien para saber discernir cuándo ofrecer un consejo sanitario, cuándo un medicamento que no precisa receta y cuándo derivar al médico.”

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Redacción Consejos

Equipo de redacción de la revista Consejos de tu farmacéutico. Revista especializada en el sector sanitario, editada en España y con más de 20 años de experiencia. Todo nuestro contenido está...