ESTÁS LEYENDO...

“ENTORNO” A LOS OJOS… Últimas tendencias

“ENTORNO” A LOS OJOS… Últimas tendencias

“ENTORNO” A LOS OJOS… Últimas tendencias


Reír, llorar, parpadear, sorprendernos, mirar de soslayo… son sólo algunos de los gestos que hacemos a diario y en los que están implicados los músculos del contorno de ojos. Esto, unido a la fragilidad característica de la piel de esta zona, convierte a nuestra mirada en el marco principal en el que toman posesión los primeros signos de envejecimiento, de ahí la necesidad de aplicarle cuidados específicos y recurrir a la cosmética de “camuflaje”.

Cerca de 20.000  parpadeos a lo largo del día; una piel dotada con poquísimas glándulas sebáceas, lo que la hace más seca, delicada y susceptible a los daños externos (frío, viento y sol); y una marcada propensión a la acumulación de fluidos. Estas  son las principales  señas de identidad que convierten al contorno de ojos en la zona facial de “alto riesgo” por antonomasia. Muchas de estas peculiaridades son debidas en gran medida a la herencia genética, tal y como acaban de confirmar un grupo de expertos de la Universidad de Loma Linda, en California (EEUU). Los especialistas utilizaron un sofisticado método de obtención de imágenes faciales y modelos computacionales tridimensionales para medir los cambios producidos por el envejecimiento en el rostro femenino. Para ello, examinaron  10 series de parejas de madres parecidas a sus hijas y así pudieron comprobar que las marcas del paso del tiempo en el rostro en general y en la zona del contorno de ojos en particular tienen un marcado componente hereditario. Concretamente, los autores del estudio descubrieron que la pérdida de volumen en el párpado inferior comenzaba cuando las mujeres tenían cerca de 35 años y continuaba progresando de forma estable a lo largo de su vida. Todo ello podría abrir una nueva línea de investigación en el campo del rejuvenecimiento cosmético de esta área facial.

Pero independientemente de la “carga hereditaria ocular”, lo cierto es que esta zona requiere cuidados específicos. ¿A partir de cuándo? Pues cuanto antes, mejor. Los expertos aconsejan incluir ya a partir de los 20 años un producto específico para el contorno de ojos en el cuidado facial diario, sobre todo en aquellos casos en los que se tenga la piel excesivamente seca, se fume o se abuse del sol.


Manual de uso


Básicamente, la cosmética específica para el contorno de ojos se diferencia de la del resto de la cara en su formulación (sobre todo en lo que respecta a su textura, que suele ser más ligera, tipo gel) y en la forma de aplicación.

En su composición  incluye agentes hidratantes y nutritivos,  protección anti UVA e ingredientes antiedad, que suavizan y reafirman la piel, al tiempo que atenúan las líneas de expresión y las manchas. Entre éstos destacan el ácido hialurónico (capaz de retener agua, actuando de relleno de las arrugas y las líneas de expresión); los péptidos (de acción estimulante, hidratante y rejuvenecedora);  las proteínas naturales (que refuerzan los sistemas naturales reestructurantes de la epidermis) y, por supuesto, sustancias “clásicas” de la cosmética ocular, como el aciano, de reconocida acción calmante y suavizante.
 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos
Respecto a la forma de aplicación de estos cosméticos, y teniendo en cuenta la fragilidad y poco espesor de la piel de esta zona, lo adecuado es extender el producto de forma suave, con la yema del dedo corazón, ya que éste se adecua mejor al área del ojo que el dedo índice y, además, ejerce menos fuerza sobre esta área.


5 soluciones a medida 


1. Cubrir ojeras: la falta de sueño, el cansancio, la herencia y la hiperpigmentación de la piel de esta zona son los principales causantes de que muchos ojos “arrastren” de forma ocasional o permanentemente un tono entre violeta y grisáceo que oscurece la expresión. 
-Así se hace: además de asegurarse las horas de sueño adecuadas, el gran aliado frente a las ojeras es sin duda el corrector. Basta con elegir uno que sea un tono más claro que el resto de la piel o el maquillaje (tampoco hay que optar por uno excesivamente claro) y aplicarlo mediante pequeños toques en toda la zona del lagrimal, difuminando suavemente hacia el exterior. Muy importante: no estirar la piel, sino repartir el producto mediante suaves golpecitos.

2. Camuflar arrugas: el contorno de ojos es el “lienzo” sobe el que aparecen dibujadas las primeras arrugas de expresión (conocidas como “patas de gallo”). Con los años, estás se hacen más obvias.
-Así se hace: para minimizar tanto la cantidad como la profundidad de las arrugas hay que afinar mucho cuando se aplica el maquillaje. Lo mejor es optar por texturas ligeras, aplicándolas con toques muy suaves para así unificar el tono de esta zona con el del resto de la piel. Es muy importante difuminar muy bien el maquillaje, para evitar la formación de grumos. No se aconseja el uso de polvos, ya que pueden depositarse entre los pliegues de las arrugas, resaltándolas aún más.

3. Eliminar bolsas: la herencia, la falta de sueño, el exceso de grasa y, sobre todo, la retención de líquidos, hacen que se formen unas antiestéticas bolsas debajo de los ojos que, además de restar frescura a la mirada, añaden un buen número de años al aspecto.
-Así se hace: los productos específicos para bolsas (especialmente recomendables son los que se presentan en forma de parche) son una solución estupenda para descongestionar la zona en tiempo record. Un truco para hacerlos aún más efectivos es introducirlos en la nevera unos minutos antes de utilizarlos: el frío acelera la eliminación de la congestión. En cuanto al maquillaje, hay que evitar los correctores y bases muy claros (especialmente los de la gama marfil y blanco), ya que estos tonos evidencian aún más la hinchazón. Lo mejor es extender cuidadosamente una base de maquillaje del mismo tono que el resto del cutis, difuminando muy bien los contornos

4. Revitalizar la mirada: la edad, la falta de sueño y el cansancio restan juventud y vitalidad a la mirada, lo que contribuye a dar un aspecto “mustio” a la expresión.
-Así se hace: los expertos en maquillaje recomiendan el siguiente truco: utilizar una sombra clara (blanca, marfil o nácar) para crear un punto de luz en la mirada y “abrir” el ojo. Se aplica en el centro del párpado móvil, justo debajo de la ceja. Después, utilizar una sombra oscura, para crear un claroscuro que de profundidad y expresión al ojo. Puede conseguirse mediante un tono medio u oscuro (marrón, teja gris) o mezclando varios colores (siempre de la misma gama). La profundidad se consigue aplicando la sombra en todo el pliegue del párpado.

5. Disimular el enrojecimiento: la sequedad ambiental, el uso de lentillas o pasar mucho tiempo delante del ordenador son los principales desencadenantes de que los ojos se enrojezcan e incluso se irriten.
-Así se hace: lo mejor es tener siempre a mano un colirio (indispensable si se usan lentillas o hay que pasar mucho tiempo en un ambiente muy seco). Un truco de maquillaje que funciona muy bien para dar más luminosidad al blanco de los ojos y disimular así las rojeces consiste en dibujar con lápiz o khol blanco el párpado interior y aplicar un poco de corrector claro en la zona del lagrimal.


Maquillaje de ojos: lo  que hay que saber


• Muy importante: todos los productos implicados en el maquillaje de ojos deben ajustarse a una serie de características: testados oftalmológicamente, inocuos, inalterabilidad, consistencia adecuada… los cosméticos de venta en farmacia cumplen estos requisitos.
• La pauta para maquillar esta zona es difuminar correctamente el producto, sobre todo la sombra de ojos. La clave para que quede bien difuminada, sobre todo si se trata de un tono intenso (morado, marrón oscuro) es aplicarla siempre con la yema de los dedos y, después, utilizar cuidadosamente un pincel difuminador.
• La maquilladora Charo Palomo nos ofrece la pauta infalible que hay que seguir a la hora de elegir una sombra de ojos: “Para el día, tonos claros e irisados; para la noche, oscuros o metalizados”.
• A la hora de desmaquillarse hay que usar un disco de algodón distinto para cada ojo. De esta forma se evita arrastrar cualquier resto de suciedad en una zona que es especialmente sensible a las infecciones.


Medicina estética: ¿qué hay de nuevo?


Las técnicas de medicina estética ofrecen soluciones cada vez más avanzadas, efectivas, indoloras y poco invasivas para los principales problemas de la zona del contorno de ojos:
-BOLSAS
Una de las técnicas no quirúrgicas más efectivas es la mesoterapia homeopática, esto es, la introducción de un combinado de sustancias que favorecen la eliminación de la grasa y estimulan el drenaje linfático. “Se realizan de 8 a 12 sesiones, una por semana, dependiendo del tamaño de la bolsa. La sesión de mesoterapia se realiza por toda la zona periocular para conseguir al mismo tiempo un efecto de rejuvenecimiento con borramiento de las finas arrugas de expresión”, explica la doctora Paz Pardos, directora médica de la Clínica Bari, de Madrid. Otra opción es la aplicación de radiofrecuencia para disminuir el volumen de la grasa de la bolsa y tensar la piel. 
-CEJAS
“Con el paso del tiempo, la piel del párpado y de la frente pierde espesor, a la vez que disminuye la tensión en el músculo de la frente. Esto se traduce en un descenso de las cejas, que otorga un aspecto cansado a la mirada”, explica la doctora Mar Mira, especialista en medicina estética y directora del centro Mira + Cueto, de Madrid. Las técnicas más efectivas para esta zona son la aplicación de infiltraciones de botox (los resultados son visibles en 3 o 4 días); el sculptra, un ácido reabsorbible que estimula la producción de colágeno y células de la piel (se necesitan 2-3 sesiones mensuales) y la radiofrecuencia (aplicación de radiofrecuencia bipolar en la zona para estimular la producción de colágeno, con la que se consigue un efecto de tracción en las cejas que las eleva). “Con todas estas técnicas se logra recuperar la tensión perdida en la piel de los párpados, además de reposicionar las estructuras envejecidas. El efecto final es un completo rejuvenecimiento de la mirada”.
PATAS DE GALLO
La técnica aconsejada en este caso son las inyecciones de botox, con las que se consigue devolver el aspecto almendrado al ojo, elevando la ceja y borrando las finas arrugas de expresión que se forman alrededor de él.
OJERAS
“Hay un  tipo de ojera característica de la edad, la hendidura malar (una depresión cutánea que arranca en el lagrimal y desciende por la parte alta del pómulo) que endurece la mirada y proporciona al rostro un aspecto cansado, acentuando la presencia de bolsas”, explica la doctora Gemma Pérez Sevilla, del Instituto Médico Láser de Madrid, quien recomienda para este problema las inyecciones de sculptra (ácido poliláctico).
Para los casos en los que la ojera está muy pigmentada, con una coloración marrón, negruzca o violácea, la doctora Paz Pardos, de la Clínica Bari, recomienda los tratamientos de biocosmética médica, con activos despigmentantes y estimulantes de la circulación sanguínea.


Remedios de quirófano


Una de las cirugías faciales más demandadas es la blefaroplastia o, lo que es lo mismo, la eliminación del exceso de grasa, piel y músculo de los párpados superiores e inferiores. Con ello se consigue corregir dos de los rasgos que más años y huellas de cansancio añaden a la expresión facial: la caída de los párpados superiores y las bolsas de los inferiores. Suele hacerse en personas mayores de 35 años, pero también en pacientes más jóvenes que por herencia familiar lucen bolsas desde edades tempranas.

Se realiza en quirófano y normalmente no es necesario permanecer en la clínica más de unas horas después de la cirugía. Se suele realizar bajo anestesia local más sedación aunque, dependiendo de las preferencias del cirujano, también puede hacerse con anestesia general. El resultado definitivo se aprecia a los 3-4 meses.

Otra de las opciones quirúrgicas mediante las que se eliminan los signos más visibles de edad en los ojos es la elevación de las cejas, un procedimiento que se emplea para “elevar” el área que se encuentra encima de los ojos con el objetivo de rejuvenecer la expresión. Consiste en tensar y levantar la piel de la frente eliminando las arrugas y las líneas de expresión. Se puede hacer mediante cirugía tradicional o a través de endoscopia (resulta menos agresiva). Se puede combinar con la blefaroplastia y el lifting facial. Por lo general es un procedimiento ambulatorio que se lleva a cabo con una combinación de anestesia local y un sedante suave.

BUENAS DIRECCIONES
-Clínica Mira + Cueto
C/ Concha Espina, 53. Madrid. Tel.: 915632524
-IML (Instituto Médico Láser).
Paseo General Martínez Campos, 33. 28010. Madrid
-Clinica Bari
C/ Velázquez 118. Madrid. Tel91 5780372

 





ARTÍCULOS RELACIONADOS