ESTÁS LEYENDO...

ESPECIAS AUTÓCTONAS Y FORÁNEAS. Aliadas de tu salu...

ESPECIAS AUTÓCTONAS Y FORÁNEAS. Aliadas de tu salud

ESPECIAS AUTÓCTONAS Y FORÁNEAS. Aliadas de tu salud

El azafrán, tonificante y sedante

De dónde viene:

El azafrán es una especia que se obtiene a partir de los estigmas de la flor del Crocus sativus, conocida vulgarmente como «rosa del azafrán». Esta variedad es una planta de
la familia de las iridáceas que se caracteriza por tener una flor color lila, en la que
destacan el color rojo de los estigmas y el amarillo de los estambres. Un posible origen de la palabra es del francés antiguo «safran», que deriva del latín «safranum», y que proviene de la palabra árabe «asfar» que significa amarillo. Existen referencias del azafrán que datan del año 2300 a.C. La primera identificación data de 1700-1600 a.C. en una pintura del palacio de Minos en Knossos (Creta). En Egipto, sobre el año 1000 a.C, el azafrán era usado en embalsamientos o como colorante de mortajas en donde las momias eran cubiertas de amarillo —las hembras— y de rojo —los machos—. Fue también un importante colorante en la antigua Grecia y en Roma. Y como curiosidad, se sabe que las calles de Roma fueron rociadas de azafrán cuando Nerón entró en la ciudad. El azafrán tuvo extraordinaria importancia en el mundo comercial; y para España sigue siendo muy importante, dada la relevancia de la producción de azafrán en la meseta castellano-manchega.
Valor nutricional:
Es rico en un carotenoide llamado dimetil-crocetín. La ración usada en gastronomía para el azafrán se aproxima a 1 g. Es ésta una cantidad que no justifica el aporte de nutriente alguno a la ingesta diaria de cualquier persona. El colorante alimentario llamado «falso azafrán» es la tartracina, un colorante artificial
ampliamente utilizado en la industria alimentaria que pertenece a la familia de los
colorantes azoicos. Se presenta en forma de polvo y es soluble en agua; haciéndose de
color más amarillo en tanto más disuelto esté.
Sus propiedades:
Las cualidades del azafrán para la salud del ser humano son infinitas y demostradas. Entre ellas se podría destacar: su carácter tónico (estimulante del apetito), eupéptico (favorece la digestión), sedante (combate la tos y la bronquitis, mitiga los cólicos y el insomnio, calma los problemas de dentición infantil), carminativo (favorece la expulsión de gases acumulados), emenagogo (favorece la menstruación) y también es eficaz para combatir los trastornos nerviosos, espasmódicos y el asma.
En la actualidad, estudios científicos han demostrado que los carotenoides existentes
en el azafrán pueden ser anticarcinógenos, antimutágenos e inmunorreguladores. El
principio activo de estos efectos se ha identificado como el dimetil-crocetín. Los
investigadores teorizan que tal actividad anticáncer se puede atribuir a la capacidad
de interrupción que tiene el dimetil-crocetin sobre la actividad cancerígena del ADN,
haciendo que las células cancerígenas no puedan replicar su propio ADN ie   nterrumpiendo la actividad de metástasis.
Estacionalidad:
La siembra de los bulbos tiene lugar entre los meses de junio y julio; y la cosecha,
desde finales de octubre a principios de noviembre. Las semillas se pueden plantar en
otoño, pero las plantas cultivadas de semilla suelen tardar tres años en florecer.

1 2 3 4


COMPARTIR Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter


ARTÍCULOS RELACIONADOS
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com