ESTÁS LEYENDO...

Estreñimiento: allanando el camino

Estreñimiento: allanando el camino

Estreñimiento: allanando el camino

Ante el estreñimiento, plantéate tus hábitos

Estar estreñido es una de las situaciones más incómodas a las que alguna que otra vez nos hemos enfrentado todos. Si te ocurre a menudo, plantéate tus hábitos. Con unas cuantas pautas, tu cita con el baño se convertirá en diaria.

El estreñimiento se caracteriza por la dificultad o la escasa frecuencia en relación con las deposiciones, a menudo acompañada por esfuerzo excesivo durante la defecación o sensación de evacuación incompleta. Un estreñimiento funcional, también conocido como estreñimiento primario, se define como la presencia durante los últimos 3 meses de dos o más de los siguientes factores:

1.      Esfuerzo defecatorio.

2.      Deposiciones duras o caprinas.

3.      Sensación de evacuación incompleta.

4.      Obstrucción defecatoria.

5.      Maniobras manuales para la defecación.

6.      Menos de 3 deposiciones espontáneas completas a la semana.

La escala de heces de Bristol se utiliza para clasificar las heces en función de su apariencia.  Fue desarrollada por Heaton y Lewis en la Universidad de Bristol y se publicó por primera vez en el Diario escandinavo de gastroenterología en 1997. ​ La forma de las heces depende del tiempo que pasan en el colon. ​

El estreñimiento con molestias abdominales representa el 2,5% de las consultas en Atención Primaria y el 21% de las consultas especializadas de Aparato Digestivo

Cuestión de hábitos

·        Para combatirlo, elige bien las verduras y legumbres y toma las dosis recomendadas de fibra. Presta atención a legumbres y hortalizas más flatulentas como alcachofas, brócoli o coliflor, entre otras, y sustitúyelas por otras si te provocan digestiones pesadas o gases.

·        Toma la fruta con piel y con la pulpa en los zumos naturales ya que ahí se concentra la mayor cantidad de fibra.

·        Utiliza aceite de oliva para cocinar y aliñar. Por sus propiedades, estimula el tránsito intestinal y suaviza las heces.

·        Elimina de la dieta las grasas animales y los platos procesados y embutidos.

·        Evita el exceso de dulces, ya que los azúcares y caramelos endurecen las heces, dificultando su eliminación. Los quesos curados y el arroz tienen un efecto similar, por lo que es conveniente moderar su consumo.

·        Bebe más líquidos, como agua, infusiones y caldos de verduras. Entre un litro y medio o dos al día. Una correcta hidratación es básica para favorecer las digestiones y la evacuación.

·        Practica ejercicio físico: Cada día intentar practicar alguna actividad física, dentro de tus posibilidades, para agilizar el tránsito intestinal. En ocasiones se recomienda realizar ejercicios específicos para fortalecer la musculatura abdominal.

·        Establece unas rutinas regulares y ponte horarios más o menos fijos que te permitan ir al servicio sin prisas. Evita reprimir de forma continuada las ganas de acudir ya que el cuerpo podría dejar de avisarnos.

·        Atención a la automedicación. Antes de recurrir a fármacos, consultar siempre con el farmacéutico o el médico de cabecera, que evaluará tus necesidades concretas y te recomendará el tratamiento más adecuado, normalmente basado en los laxantes. Los laxantes son una solución complementaria en casos en los que la alimentación y los hábitos saludables por sí solos no dan el resultado esperado.

 

 



COMPARTIR Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.