ESTÁS LEYENDO...

Estreñimiento en niños: la dieta facilitadora

Estreñimiento en niños: la dieta facilitadora

Estreñimiento en niños: la dieta facilitadora

“Tengo una hija de siete años que lleva unos días quejándose de que le cuesta hacer sus necesidades. ¿Hay algo que se pueda dar para ayudar con el estreñimiento en niños?” 

Nos escribe… Eugenia (Teruel)

El estreñimiento en niños es un problema frecuente. Se considera que un niño es estreñido cuando tiene evacuaciones intestinales poco frecuentes, es decir menos de tres deposiciones a la semana o heces secas y duras. Las causas más frecuentes incluyen una enseñanza temprana para ir al baño y cambios en la dieta. Afortunadamente, la mayoría de los casos de estreñimiento en niños suelen ser temporales.

Una dieta facilitadora, esencial

Cuando sospechemos que el niño está estreñido, podemos comenzar por llevar a cabo una serie de medidas higiénico-dietéticas, que incluyen:

1.      Tomar fruta a diario, si es posible 2 piezas y mejor en trozos o entera (evitando manzana y plátano). Es recomendable que tome verdura 3-4 veces a la semana, legumbres 1-2 veces a la semana, así como añadir una cucharada de aceite de oliva a los platos principales, o en los niños pequeños dárselo con un zumo. Las galletas o pan con fibra pueden ser beneficiosos.

2.      Aumentar la ingesta de agua y evitar el exceso de ingesta de leche.

3.      Si el niño controla esfínteres (no usa pañales), debe sentarse a diario en la taza del váter para efectuar sus deposiciones. Si no llega con los pies al suelo debe ponerse un adaptador para que apoye los pies y haga más fuerza al defecar.

4.      También es fundamental evitar alimentos astringentes, que son aquellos que estriñen, como el arroz, plátano, manzana y zanahoria.

Estreñimiento en niños: laxantes siempre bajo prescripción

Por lo tanto, cuando notemos que nuestro hijo está estreñido, y para evitar males mayores, lo mejor es comenzar con ofrecerle una dieta apropiada, que favorezca el tránsito intestinal y que no endurezca las heces. Si con todo ello vemos que la situación no mejora en unos días, sí que es conveniente acudir al pediatra para que valore la posibilidad de instaurar un tratamiento con laxantes. Existen muchos laxantes en el mercado, algunos de los cuales se pueden usar en niños prácticamente recién nacidos, pero siempre bajo prescripción del pediatra. Instaurar un tratamiento a tiempo es importante porque en ocasiones, cuando un niño está estreñido mucho tiempo, los síntomas que provoca el estreñimiento (dolor, fisuras anales, apatía, etc), pueden generar miedo y hacer que el niño no querer ir al baño, lo cual puede convertirse en un verdadero problema que tarda bastante tiempo en resolverse. También es importante conocer qué circunstancias favorecen la aparición de estreñimiento en niños, pues no sólo la dieta astringente puede provocarlo, sino que por ejemplo también es frecuente cuando hay cambios de la vida cotidiana del niño, como puede ser la llegada de un nuevo hermanito, llevar una vida sedentaria, viajes largos, etc.



COMPARTIR Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.