Expertos recomiendan las leches de crecimiento en niños de 1 a 3 años

0
624

Durante la celebración de los Cursos sobre Avances en Nutrición organizados por la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT), investigadores, pediatras y especialistas en esta materia han coincidido en que los niños de corta edad (1-3 años) tienen unas necesidades nutricionales específicas.

Cubrirlas de una forma adecuada es esencial para su salud y asegurar un buen desarrollo. En este sentido, Jaime Dalmau, Jefe de Sección de la Unidad de Nutrición y Metabolopatías del Hospital Infantil La Fe de Valencia, ha destacado que las carencias en Hierro pueden provocar alteraciones en el crecimiento, la conducta y el desarrollo del sistema cognitivo y motor. En el caso de los ácidos grasos poliinsaturados Omega 3 DHA, su consumo tiene un efecto positivo en la agudeza visual de los neonatos, sus funciones motoras y de aprendizaje, además de ayudar a la prevención de alergias y enfermedades autoinmunes.

Dalmau ha resaltado la importancia de que las madres gestantes consuman pescado azul, por su alto contenido en DHA, y que las fórmulas lácteas para los niños de corta edad estén enriquecidas con este ácido graso.

Sobre el Hierro, el especialista en nutrición infantil ha recordado que las necesidades de este mineral hasta los 4 años de edad son hasta 5 veces superiores a las de un adulto. Varios estudios demuestran tanto en España como en otros países de la Unión Europea que existen ciertas carencias de este mineral en la dieta de los niños. Para evitar anemias, ha recomendado dar al menor alimentos ricos en Hierro desde los 4 meses.

Una dieta equilibrada supone el consumo de forma frecuente de alimentos como el pescado azul (principal fuente de DHA) y carnes rojas (fuente de hierro). Pero cuando la alimentación no es tan equilibrada como sería deseable y se detectan ciertas carencias, las leches de crecimiento, tal y como apuntan los expertos, son un alimento útil y eficaz para cubrir esas necesidades nutricionales.

El doctor José Manuel Moreno, presidente del Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría, ha destacado que cuando surgen ciertas deficiencias puede ser de interés recurrir a este tipo de alimentos que contienen más Hierro y DHA. Según Moreno estas leches se adecúan a las necesidades del pequeño y se caracterizan por una menor carga proteica respecto a la leche de vaca.

Otro nutriente esencial para la salud del niño es la Vitamina D. El profesor Ángel Gil, del departamento de Bioquímica y Bilogía Molecular II de la Universidad de Granada, ha subrayado la importancia que tiene no sólo para los huesos sino también para fortalecer el sistema inmunológico. En su intervención, ha recordado a los expertos que los niños a partir de un año deben tomar al menos un litro diario de leche enriquecida con Vitamina D.

Otra de las cuestiones que se ha abordado durante la celebración de estos cursos ha sido la idoneidad de usar preparados alimenticios a base de soja para los niños de corta edad. Durante su intervención, Luis Ros Mar, pediatra gastroenterólogo, ha concluido que por el momento no existen los suficientes estudios para evaluar los posibles efectos a largo plazo que pueden derivar de su consumo. Además, ha apuntado que sería recomendable modificar la composición de las denominadas “bebidas de soja” para conseguir un alimento nutricionalmente adecuado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here