App de salud: 5 criterios para recomendarla o no

0
613
app de salud

María José Cachafeiro (@laboticadetete) ahonda en las claves para detectar si una app de salud es fiable y debe ser recomendada por los profesionales de la salud.

A principios del pasado mes de abril, tuvo lugar en Oviedo el encuentro anual de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), una asociación que reúne a periodistas sanitarios, profesionales de la comunicación en salud de España y, también, profesionales sanitarios como médicos, enfermeros, farmacéuticos, etc. Tuve el honor, como farmacéutica especializada y miembro de la junta directiva de la Asociación de Investigadores en eSalud, de participar en la mesa redonda sobre el desafío que constituyen los bulos en la salud, con la ponencia “Cómo indicar webs y apps fiables” de la que he extraído los cinco criterios que abordaremos en este artículo, con la esperanza de que resulten útiles a los diferentes profesionales sanitarios a la hora de lanzarse al reto de prescribir o indicar recursos digitales para los pacientes.

A este respecto la primera pregunta que nos surge es: ¿realmente es necesario que los profesionales sanitarios en general y los farmacéuticos en particular indiquemos webs y apps a nuestros pacientes? Para mí la respuesta a esta pregunta es un rotundo SÍ. Y es sí, porque nos guste o no, los pacientes buscan información sobre su salud en internet y cómo esas consultas se van a realizar, como sanitarios deberíamos intentar que esa búsqueda se realice con las mayores garantías de seguridad y fiabilidad.

La información que el paciente recibe cuando consulta a un profesional no siempre resulta suficiente ni adecuada, por falta de tiempo, por falta de habilidades de comunicación, por no adaptar el discurso al paciente concreto al que nos dirigimos o porque el paciente en ese momento no es capaz de comprender y/o digerir adecuadamente la información recibida. En cualquier caso, resultaría adecuado aportarle diferentes links de calidad en los que pueda obtener o ampliar la información que precise.

CLAVES PARA IDENTIFICAR WEBS Y APPS FIABLES

1.      Calidad de la Información.

Resulta imprescindible que la información este contrastada y este basada en fuentes rigurosas, que preferiblemente aparecerán indicadas y enlazadas para poder consultarlas.

Puede parecer algo básico, pero si hacemos un repaso de la información disponible en la red veremos que no es así la mayoría de las veces.

2.      Comprensible para el usuario.

Este segundo punto, es a mi entender con el primero, un aspecto fundamental a tener en cuenta. En varias ocasiones he comentado que veo a los profesionales sanitarios como “traductores” de información para los pacientes. Porque la información fiable, de calidad y contrastada esta disponible en la red, los pacientes pueden acceder a muchas fuentes primarias a través de buscadores especializados como PubMed, Medes, Google Académico, … pero esa información de poco les servirá si no son capaces de comprenderla, ponerla en perspectiva, valorar el grado de evidencia con que cuenta, etc. Un trabajo que sin embargo si que podemos realizar, en general, los profesionales sanitarios, redactándola en un lenguaje que el usuario sea capaz de comprender.

3.      ¿Quién aporta la información?

Resulta muy útil saber quién está detrás de la información que aparece en una web o en una App de salud, porque no es lo mismo que proceda de un profesional sanitario de referencia, una sociedad científica, una agencia gubernamental, … a que proceda de un blog o un foro en el que su autor pueda ni siquiera aparecer identificado con su nombre real. La lógica nos llevaría a fiarnos menos en esos caso, pero no es así en muchos casos, igual que en mundo offline en muchas ocasiones una persona se fía más de lo que le ha comentado un vecino o un amigo que de lo que le ha dicho el profesional sanitario que le ha atendido.

Si bien es cierto que puede haber usuarios muy formados en alguna patología concreta, como puede ser el caso de un paciente experto, no debemos dar fiabilidad a las informaciones que no provengan de profesionales.

También es importante saber quién está detrás de la información para poder valorar si existe algún conflicto de interés que deba de ser tenido en cuenta.

4.      Actualización de la información.

Comprobar que la información es actual o se han realizado actualizaciones para adaptarla a los últimos avances en los conocimientos científicos. No olvidemos que estamos hablando de salud, un campo en el que, afortunadamente, se producen avances continuamente.

En el caso de las Apps es importante también comprobar que la aplicación se actualiza periódicamente para que así funcione adaptada a los cambios que los diferentes sistemas operativos van sufriendo de manera periódica.

5.      Seguridad.

Es el aspecto más complicado de evaluar para los que no somos profesionales de la informática o la tecnología, pero al menos debemos asegurarnos que los links que recomendemos cumplen el RGPD y, en el caso concreto de las Apps, comprobar a que nos piden acceso, ya que es bastante habitual que al descargarnos una app está nos pida acceso a otras aplicaciones de nuestro móvil o tableta que no son necesarias para la función que tiene y que podrían estar recogiendo información por ejemplo sobre el uso que realizamos del teléfono o sobre donde estamos o hemos estado.

App de salud MIS RECOMENDACIONES

•      Busca sellos de calidad: Existen muchos, por ejemplo el WMA (web médica acreditada), el WIS (web de interés sanitario), el HONCode, … Estos sellos nos indican que una web en un momento determinado cumple los requisitos de calidad que el sello exige, pero en la práctica, durante el periodo entre la concesión del sello y su renovación las webs no son revisadas, por lo que podría darse el caso de que dejen de cumplir esos requisitos.

•      Apóyate en la información que proporcionan las Agencias Estatales o Autonómicas, las Sociedades Científicas, de información proveniente de Guías clínicas como Fisterra o Guía Salud, de Asociaciones de pacientes, etc. Esta información no siempre está enfocada a pacientes, pero cada vez es más común que dentro de las propias webs haya apartados dirigidos a ellos en los que la información está adaptada para asegurar una correcta comprensión, evitando los tecnicismos y el lenguaje especializado.

•      Decálogo “tecnología basada en la información veraz” un proyecto de AIES y Salud Sin Bulos, que próximamente será presentado y que recoge en 10 puntos un conjunto de recomendaciones en el ámbito tecnológico para la creación o implantación de tecnologías que aseguren la información veraz y contrastada en la lucha contra la desinformación en salud.

•      A la hora de recomendar una App de salud puedes basarte en los recopilatorios o guías que han realizado por ejemplo la Fundación TIC Salut de la Generalitat de Cataluña, el Distintivo AppSaludable de la Agencia de Calidad Sanitaria de la Junta de Andalucía, el iSYScore de la Fundación iSYS, la guía FarmaApp del farmacéutico Pablo Arriola disponible para descarga gratuita en este enlace o el ebook del que yo misma soy autora, La FarmAPPedia, un catálogo de Apps de uso y recomendación en la Farmacia, que puedes descargar también gratuitamente desde mi web.

¿Qué te han parecido las razones y los criterios para recomendar Links? ¿Estás o no de acuerdo con mi punto de vista? ¿Te animas a unirte al conjunto de profesionales sanitarios que ya estamos recomendando Webs y Apps de calidad a nuestros pacientes?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here