La industria: motor para la recuperación

0
127

Han pasado ya varios meses desde el comienzo de la pandemia, y la Industria Farmacéutica se sigue enfrentando a un reto único para la Humanidad y, también, para la Ciencia. Es ahora cuando tiene la oportunidad para demostrar aún más–, el papel clave que, como sector, juega para la economía y el bienestar de la sociedad.

A lo largo de la Historia, la Industria Farmacéutica ha venido protagonizando grandes avances en forma de vacunas y medicamentos que han permitido alcanzar cotas de salud inimaginables, permitiendo alcanzar esperanzas de vida por encima de los 80 años. Pero al margen de la aportación que hace al bienestar de los ciudadanos, la Industria Farmacéutica es también un motor económico considerable: según datos de Farmaindustria, en España se producen medicamentos por valor de 15.200 millones de euros (el 24% de toda la alta tecnología de nuestro país), lo que nos convierte en líderes en I+D industrial y nos posiciona a la cabeza de Europa en número de investigaciones aprobadas frente a la Covid-19. En concreto, según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, ya son 101 el número de ensayos clínicos frente a la Covid-19 autorizados en nuestro país, que se están llevando a cabo en un total de 162 hospitales de todas las comunidades autónomas, con cerca de 28.000 pacientes participando. En resumen, la innovación es el motor del progreso. Y el sector de la industria farmacéutica lidera ahora mismo la innovación, jugando un papel clave para la reconstrucción de la economía, a todos los niveles.

En España, más de 40.000 personas se dedican al desarrollo de medicamentos a los que, además, deben sumarse otros 160.000 empleos indirectos e inducidos que orbitan en torno a la industria farmacéutica.

Una unión de titanes

En España, la segunda de las compañías más fuertes en número de ensayos clínicos en marcha (más de 200) y gracias a la cual se benefician de un tratamiento más de 200.000 pacientes, es Bristol Myers Squibb. Ahora, tras la unión con Celgene en noviembre de 2019, Bristol Myers Squibb comienza una nueva e ilusionante etapa, convirtiéndose en la quinta compañía farmacéutica a nivel mundial y la séptima en España, cuyo objetivo es transformar la vida de los pacientes a través de la ciencia y ofrecerles medicamentos innovadores que les ayuden a superar el cáncer, la hepatitis C y otras enfermedades graves. Gracias a esta unión ha sido posible combinar la agilidad de una compañía biotecnológica con el alcance y los recursos de una empresa farmacéutica tradicional, para crear una empresa biofarmacéutica líder mundial.

Pioneros en inmunoterapia

La nueva compañía resultante mantiene el foco y el liderazgo en el desarrollo de tratamientos en oncología, hematología y enfermedades cardiovasculares y refuerza su presencia en inmunología, con avances prometedores en lupus o psoriasis. Además, es pionera desarrollando los primeros fármacos de la que ha sido la última revolución en la oncología: la inmunoterapia, una nueva clase de medicamentos capaces de estimular el sistema inmune contra el cáncer, que han cambiado el paradigma del tratamiento en numerosos tumores y que han aumentado las expectativas de supervivencia de los pacientes. Y respecto al futuro, avanza hacia la próxima generación de opciones terapéuticas, como las CAR-T y continúa buscando terapias de vanguardia como la terapia celular, una nueva y fascinante generación de tratamientos que cambian la vida de los pacientes. En resumen, la nueva compañía trabaja con ahínco para transformar la vida de los pacientes a través de la ciencia y contribuir a que España se esté convirtiendo en uno de los líderes mundiales en investigación de medicamentos. Con sus franquicias líderes en oncología, hematología, inmunología y enfermedades cardiovasculares, y con uno de los pipelines más diversos y prometedores de la industria, contribuyen al progreso de la ciencia mientras buscan soluciones para los pacientes de mañana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here