ESTÁS LEYENDO...

FLUSHING Rojos “hasta la médula”

FLUSHING Rojos “hasta la médula”

FLUSHING Rojos “hasta la médula”

Una persona predispuesta puede ponerse roja por muchos motivos. Se trata de un fenómeno incontrolable llamado flushing, que no es otra cosa que enrojecer visiblemente y sin que podamos hacer nada para evitarlo. Una nueva sustancia, la bromonidina, y técnicas como el láser o la luz pulsada lo controlan eficazmente.

El flushing es un enrojecimiento de la cara, transitorio o permanente, que causa una gran incomodidad personal, laboral y social a quien lo padece. Se produce por una vasodilatación de la circulación facial, en personas predispuestas genéticamente, y puede ser espontánea, sin motivo aparente, y/o en respuesta a estímulos como el frío y el calor, la exposición solar, la fiebre, la ingestión de comidas copiosas, calientes o picantes, la ingesta de alcohol o de ciertos fármacos y también en respuesta a emociones. También suele asociarse a la menopausia. El flushing también es propio de ciertas enfermedades, siendo la más frecuente la rosácea.

salleras

Del camuflaje a la bromonidina
Según explica la doctora Montserrat Salleras, Jefa de Dermatología del Hospital Sagrado Corazón de Barcelona y miembro de la AEDV, tradicionalmente el tratamiento cosmético consiste en camuflar con cremas de tonalidades verdosas y maquillajes cubrientes. Existen también descongestivos tópicos, que son refrescantes. Sin embargo, no es hasta la llegada de la novedosa bromonidina, que se puede hablar de revolución en este campo. Se trata de un medicamento que cierra los vasos sanguíneos (agonista alfa adrenergico), y que, aplicado por la mañana en crema, evita el enrojecimiento durante aproximadamente 12 h. Actúa a los 30 minutos de aplicación, y no tiene efectos secundarios de relevancia, ni efecto rebote. Según los expertos, será este año cuando llegue a nuestro país.

En cualquier caso, según la doctora Montserrat Salleras, una persona con flushing debe evitar todos los cosméticos agresivos, que son los que llevan ácidos, como el glicólico o el retinoico, peelings o exfoliantes.

Tecnicas estéticas
Según la doctora Salleras, el tratamiento con láser o luz pulsada resulta muy eficaz. Este se realiza en varias sesiones que mejoran mucho la evolución del proceso y cierran los vasos sanguíneos faciales de forma permanente. De ambas técnicas se requiere una sesión mensual durante 3-4 meses. El precio suele rondar los 300-400 euros por sesión y la piel queda enrojecida 48-72 h, aunque se puede maquillar y, sobretodo proteger del sol: es por ello que se recomienda seguir estos procedimientos en invierno y siempre por el dermatólogo, que es el especialista idóneo para realizar el diagnóstico y decidir el tratamiento tópico, oral o láser más eficaz para cada caso.





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.