GLAUCOMA Habla el experto

GLAUCOMA Habla el experto

Un glaucoma puede degenerar en ceguera si no se siguen adecuadamente el tratamiento y los diferentes controles médicos. Si eres diabético, padeces miopía magna, estás en la tercera edad o tienes antecedentes familiares de glaucoma, lee con atención.

La Asociación de Glaucoma para Afectados y Familiares (AGAF) tiene por objeto la investigación y prevención del glaucoma, así como la defensa, la información, la solidaridad, el apoyo mutuo y el tratamiento de los derechos de las personas afectadas de glaucoma y sus familiares, luchando contra toda discriminación y potenciando una mayor integración social de los afectados. El doctor Javier Paz Moreno-Arrones, del Hospital Universitario Príncipe de Asturias en Alcalá de Henares trabaja estrechamente con ellos y ha participado en conferencias organizadas por esta asociación con el fin de ayudar a prevenir una enfermedad que puede degenerar en ceguera si no se trata a tiempo.

Sin título-2 copiarLa prevención es fundamental a la hora de evitar el glaucoma. ¿Qué síntomas nos deben hacer sospechar de su posible aparición en el día a día?
El glaucoma primario de ángulo abierto, que es el subtipo más común de glaucoma, es una enfermedad de los ojos que ocurre cuando la presión de líquido que se encuentra dentro de los mismos, aumenta por encima de los 21 mmHg, conllevando este aumento de presión a la pérdida de visión debido al daño que ésta produce en el nérvio óptico. Sólo un 50% de las personas que tienen glaucoma están diagnosticadas por el oftalmólogo, ya que por lo general, es una enfermedad que no presenta síntomas en estadíos precoces. Debido a ello, a esta entidad se la denomina “el ladrón silencioso de la vista”.

A medida que el glaucoma progresa, se desarrollan puntos ciegos en el campo visual del paciente, que pueden pasar desapercibidos hasta que el nérvio óptico presente un daño grave. Otro subtipo de glaucoma es el glaucoma de ángulo estrecho. En este glaucoma el ángulo de drenaje del líquido del ojo se bloquea, por la peculiar conformación del ojo que presentan estos pacientes. Los pacientes que presentan este glaucoma, por lo general no presentan síntomas antes de un ataque, aunque algunos síntomas iniciales pueden ser visión borrosa, halos alrededor de las luces, dolor de cabeza o dolor ocular leve. Durante un episodio de glaucoma agudo se produce un aumento súbito de la presión intraocular, el paciente presenta síntomas como dolor y enrojecimiento ocular, visión borrosa, de arco iris o halos, náuseas y vómitos. Hay otro subtipo de glaucoma denominado glaucoma de tensión normal, caracterizado por tener estos pacientes la presión dentro de los límites normales, pero presentan signos y síntomas de glaucoma, como el daño en el nervio óptico y la pérdida de parte del campo de visión. En este tipo de glaucoma el paciente se encuentra asintomático hasta las fases avanzadas de la enfermedad.

Por último, algunas personas pueden no presentar síntomas de glaucoma, pero pueden tener una presión ocular más alta de lo normal; es la denominada hipertensión ocular. No presentan repercusión ni en el campo visual ni en el nérvio óptico, por lo que también se encuentran asintomáticos.

Qué factores de riesgo deben hacernos permanecer en alerta. En qué medida afectan los factores hereditarios en la aparición de glaucoma, y en qué medida los ambientales.
El glaucoma puede presentarse en cualquier persona y a cualquier edad. Sin embargo, existen algunos factores de riesgo a tener en cuenta, y que deben de poner en alerta al oftalmólogo, como son la raza, ya que el glaucoma de ángulo abierto es más frecuente entre afroamericanos y latinos. La edad también influye, debido a que es más frecuente en las personas de más de 60 años y los afroamericanos presentan mayor riesgo de padecerlo a partir de los 40 años.

Entre los factores genéticos destaca el antecedente familiar ascendente directo (padres o abuelos). Debido a ello, se aconsejan revisiones periódicas a partir de los 40 años si hay antecedentes en la familia de glaucoma. Los traumatismos oculares pueden provocar un cierto riesgo de padecer glaucoma, por lo que todas las personas que han recibido un golpe directo al ojo deben de revisarse la tensión ocular de manera regular. De todos modos, debido a la ausencia de síntomas que el glaucoma provoca en los pacientes, desde la sociedad española de glaucoma, se recomienda una exploración oftalmológica anual a todas las personas a partir de los 40 años, independientemente de sus antecedentes personales o familiares.

¿Existen estudios que afecten a la regeneración de fibras nerviosas del nervio óptico? ¿Qué futuro tiene la medicina regenerativa ocular en el glaucoma?
Existen hasta el momento diversos estudios que han descubierto medios para estimular de forma eficaz la regeneración de las fibras nerviosas del nervio óptico dañadas, en animales de experimentación. Estos hallazgos suponen un paso importante para alcanzar la meta de la regeneración del nervio óptico, que tiene implicaciones importantes para el tratamiento de diversas enfermedades neurológicas, entre ellas el glaucoma. Además, estos estudios arrojan luz en cuanto al posible tratamiento del glaucoma, y nos acerca cada vez más a la ideal situación de poder restaurar la función del nervio óptico tras la pérdida de visión causada por el daño del mismo. Sin embargo, queda mucho trabajo por delante antes de que se pueda aplicar al ser humano, pues se debe encontrar una manera de suministrar un nivel suficiente de estimuladores de la regeneración de fibras nerviosas al ojo durante un periodo suficiente como para no provocar daños colaterales. Además suponiendo que las fibras nerviosas de la retina lleguen a crecer de una manera adecuada, hasta llegar a los lugares correctos cerebro, donde reside la visión, ya que para tener una visión estructurada es necesario contar con una representación topográfica del espacio visual en el área cerebral.

Más información en www.asociaciondeglaucoma.es
Solicita tu ejemplar de la Guía de Consejos para familiares de afectados por glaucoma en asociaciondeglaucoma@yahoo.es o en los teléfonos 918 895 889 y 630 269 608 (portada guía)





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.