ICL, nueva técnica para eliminar la miopía alternativa al láser

0
1434
ICL

En personas con menos de 50 años y más de 6 dioptrías de miopía, plantearse una operación para eliminar las gafas es habitual. Pero muchos de ellos, al hacerse las pruebas, descubren que la calidad de su córnea no les permite someterse a la operación láser. El láser es la técnica por excelencia que más se usa en este tipo de intervenciones. Pero no siempre es la mejor. La ICL es más completa: es reversible, consigue mejores resultados y puede realizarse con independencia del estado de la córnea. En Granada, la doctora Inmaculada Gascón la practica en el Hospital Vithas la Salud. El Hospital Vithas la Salud pertenece al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 19 hospitales y 25 centros especializados Vithas Salud.

La Cirugía Refractiva con Implante de Lente Ocular, o ICL, es la mejor técnica que existe ahora mismo para corregir ciertos defectos de la vista, como miopías muy altas. El proceso consiste en introducir una lente entre el cristalino y el iris, como una lentilla de contacto que llevas siempre puesta. Es reversible, y permite volver a intervenir si volviesen a surgir dioptrías, como suele ocurrir con las mujeres cuando se quedan embarazadas.

Además, la ICL es tan rápida como el láser y tiene mejores resultados en miopías elevadas. El láser debilita y deforma la córnea, y por eso requiere muchas pruebas previas que acrediten que se puede trabajar sobre las córneas del paciente. En una operación con láser para eliminar muchas dioptrías lo normal es que el paciente pierda definición en la visión nocturna, que vea halos y destellos alrededor de las luces. La ICL no tiene este efecto secundario porque no toca la córnea del paciente.

La doctora Inmaculada Gascón, oftalmóloga de Vithas la Salud, practica esta técnica en Granada. Explica que el láser es la técnica más extendida, pero no siempre la más eficaz para eliminar la miopía. Teniendo cualquier defecto en la córnea, la posibilidad de la operación con láser queda descartada. Muchas clínicas aún no ofrecen la posibilidad de intervenir con una ICL porque es una técnica más novedosa y requiere una preparación especial. Solamente requiere anestesia local, se tarda apenas 15 minutos por ojo, y el post operatorio apenas tiene molestias.

La doctora Inmaculada Gascón viene operando a sus pacientes en el Hospital Vithas la Salud desde el año 2009. En su consulta ofrece esta posibilidad a aquellos pacientes miopes que se han quedado sin operar por tener la córnea fina o inestable, el ojo seco, glaucomas, o cualquier otra anomalía que elimina la opción del láser. “En la ICL lo único necesario es que la lente quepa en el ojo. Los resultados son espectaculares. Quitas por ejemplo 12 dioptrías sin inducir halos, picor, ni resecar el ojo. Cuantas más hago más me gusta esta técnica. Los halos a veces llevan aparejada pérdida de agudeza visual durante el día. La ICL no merma la visión”. Lo normal es operar cada ojo por separado, con una semana de margen entre ambos. Después el paciente queda listo para siempre. Si un paciente llega a la consulta de la doctora Gascón para operarse de miopía, en un plazo de una semana ya tendrá listo un ojo, y en otra semana ya no será miope nunca más.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here