dermatitis atópica
Unhappy Child Sitting On Floor In Corner At Home

El 50% de los pacientes padecen depresión y ansiedad

Se trata de una patología que también es muy incapacitante para las personas adultas. La prevalencia de la dermatitis atópica en España se estima en un 3,4 por ciento de la población general, del cual el 60 por ciento de los casos son infantiles, destacando que en el 19,1 por ciento de estos casos se produce en niños de 0 a 5 años. “Tal y como indica la doctora Milagros Lázaro, coordinadora del grupo de trabajo sobre dermatitis atópica del Comité de Alergia Cutánea de la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica (SEAIC), las personas que viven con esta patología ven sus efectos en la piel (enrojecimiento, hinchazón y lesiones) pero también sienten el efecto debilitador que tiene en sus vidas diarias, como el picor persistente, la piel agrietada, gruesa y supurante. Además, esta afección puede provocar efectos psicológicos negativos tales como alteraciones del sueño, ansiedad, depresión o aislamiento. Para Jaime Llaneza, presidente de la Asociación de Afectados por la Dermatitis Atópica (AADA), “vivir con DA es vivir con un picor constante que no te deja disfrutar con normalidad de cosas más sencillas y cotidianas”.

 

Extrínseca e intrínsica

Para la mayoría de los alergólogos y dermatólogos la dermatitis atópica no está reconocida como una alergia pura, aunque si se le considera una enfermedad heterogénea que puede presentarse en dos variantes en función de la identificación de un desencadenante alergénico: la forma atópica o extrínseca, en la que intervienen alérgenos del entorno (ya sean ambientales o alimentarios), y la forma no atópica o intrínseca que, al igual que la variante extrínseca, está vinculada a una predisposición genética, alteraciones inmunológicas o alteraciones vasculares, pero en la que no existe una relación de causa-efecto con alérgenos reconocidos. “Las causas que la provocan no son fáciles de determinar, a la propia enfermedad se asocian en ocasiones factores agravantes y por tanto, su diagnóstico y manejo es a menudo complicado”, afirma el doctor Joaquín Sastre, presidente de la SEAIC.

 

Tratamiento

La DA es una enfermedad multifactorial en la que el tratamiento debe ir dirigido a mejorar la barrera cutánea, evitar la deshidratación y tratar la inflamación en las fases agudas de la enfermedad. En general, se aplican corticosteroides tópicos o inhibidores de la calcineurina. En este aspecto, en cuanto a tratamientos tópicos, se han producido novedades recientes, como el desarrollo de inhibidores de la fosfodiesterasa 4 PDE4. La alergóloga destaca que “los casos más graves exigen recurrir a tratamiento por vía sistémica administrando fármacos denominados inmuno-supresores, no carentes de efectos adversos. En este campo, disponemos de un futuro prometedor, con la incorporación de los llamados medicamentos “biológicos”.

 

 

 

 

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.