ESTÁS LEYENDO...

INFUSIONES Momentos de relax

INFUSIONES Momentos de relax

INFUSIONES Momentos de relax

“Soy muy aficionado a las infusiones y me gustaría hacer las mezclas a mí con plantas a granel. ¿Qué aspectos o recomendaciones debo tener en cuenta para hacer una buena mezcla de infusión?” Álvaro (Cáceres)

La pregunta me parece muy interesante ya que a simple vista se puede pensar que todas las plantas se preparan igual a la hora de realizar una infusión y no es así. Por lo que primero explicaré qué tipos de tisanas hay y cómo se preparan de manera que mantengan todas sus propiedades, y además qué otras consideraciones de deben tener en cuenta.

Lo que hay que saber
Una tisana, vulgarmente llamada infusión, se consigue mediante la extracción, por medio del agua caliente, de los principios activos de las plantas. La forma de prepararlas dependerá de 2 parámetros que habrá que tener en cuenta antes de colarla: el tiempo de cocción y el de reposo, que dependen principalmente de la consistencia de la planta y de sus características propias. A partir de estos parámetros podemos clasificar las tisanas en:

1. Una Infusión simple: haremos una infusión si la planta es de consistencia débil y delicada como flores u hojas tiernas (manzanilla, menta por ejemplo) o si se trata de una planta muy rica en aceites esenciales. La infusión se efectúa vertiendo agua hirviendo sobre la planta y tapándola inmediatamente, para conservar al máximo esos aceites esenciales, ya que se evaporan con facilidad.
El tiempo de reposo es el necesario para que la tisana se pueda tomar sin quemarse.

2. Decocción ligera: si la planta es de consistencia más fuerte, como los tallos o algunas semillas, efectuaremos una decocción ligera, dejando que la tisana tapada hierva entre ½ minuto y 3 minutos. Dejaremos un tiempo de reposo doble del de cocción.

3. Decocción prolongada: si se trata de raíces o partes más duras del vegetal, el tiempo de cocción es de 3 a 15 minutos o más. En las decocciones largas se completa el agua perdida en el proceso de ebullición. El tiempo de reposo sigue siendo el doble que el de cocción. Ejemplo: la frángula.

Para convertirte en un experto…

  • No mezcles en una misma tisana plantas que precisen diversas formas de preparación. Éste punto es muy importante y muchas veces no se tiene en cuenta.
  • Intenta que el tamaño de trituración de los componentes sea parecido, para que la mezcla sea lo más perfecta y uniforme posible.

  • El gusto de la tisana puede mejorarse con la adición de alguna planta aromática como las siguientes: anís verde, hinojo, corteza de naranjas amargas.
  • Las tisanas se preparan al momento, aunque pueden conservarse en la nevera de la mañana hasta la noche.




ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.