ESTÁS LEYENDO...

LA FICHA DEL MES: SEQUEDAD VAGINAL

LA FICHA DEL MES: SEQUEDAD VAGINAL

LA FICHA DEL MES: SEQUEDAD VAGINAL

La sequedad vaginal es la consecuencia de una disminución en la cantidad de fluidos producidos en la vagina. Puede provocar picor, irritación y sensación de quemazón en la zona genital, además de dolor en las relaciones sexuales.

Es en la menopausia, al cesar la función ovárica, cuando un porcentaje alto de mujeres manifiestan una pérdida de humedad vaginal. La disminución y fluctuaciones de los niveles de estrógenos son los principales responsables tanto de la disminución de los fluidos vaginales, como de la pérdida de espesor y debilitamiento del revestimiento epitelial de la vagina y los tejidos de la vulva, provocando malestar, escozor, irritación y dolor en la zona. La sequedad puede producir molestias durante el coito y hacerse doloroso (dispareunia) por lo que, si no se soluciona, la mujer puede acabar evitando las relaciones sexuales y provocar problemas en la pareja.

Las causas

  • Lo más habitual es que la sequedad vaginal se deba a una insuficiente cantidad de estrógenos en el organismo, relacionada con muchos procesos y situaciones normales en la vida de la mujer, principalmente la menopausia, pero también el posparto, la lactancia o al finalizar el ciclo menstrual.
  • Esta disminución de estrógenos puede deberse también a terapias hormonales: es el caso de mujeres que toman anticonceptivos hormonales o las sometidas a tratamientos supresores hormonales (como en algunos casos de cáncer de mama, u otro tipo de patologías como los miomas).
  • La vaginitis, o inflamación de los tejidos vaginales, o ciertas enfermedades como la diabetes también pueden causar sequedad en la zona.
  • Otro factor a considerar es el estrés (provoca un aumento en la liberación de cortisol en la sangre, que a su vez produce un desequilibrio en las demás hormonas) y el factor psicológico. Los miedos o temores sobre la práctica sexual pueden ser factores subyacentes a la sequedad vaginal. De hecho, la incidencia del trastorno es mayor en mujeres con una sexualidad escasa que en las que llevan una vida sexual activa.


Qué hacer

  • En las farmacias podrás encontrar distintos tipos de lubricantes (recuerda que estos deben ser de base hídrica) para neutralizar las molestias, así como hidratantes vaginales.
  • Evita cualquier producto que pueda ser irritante: lociones, desodorantes, perfumes…
  • Intenta adoptar distintas posiciones durante las relaciones sexuales para aliviar las molestias y habla con tu pareja sobre cómo te sientes.
  • Consulta con tu médico: existen medicamentos muy eficaces para compensar los cambios hormonales que supone el climaterio, así como cremas vaginales con estrógeno.




ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.