ESTÁS LEYENDO...

La GRIPE: ¡Vuelta a casa por Navidad y Fin de Año!...

La GRIPE: ¡Vuelta a casa por Navidad y Fin de Año!

La GRIPE: ¡Vuelta a casa por Navidad y Fin de Año!

La gripe es una enfermedad estacional, con un patrón de incidencia muy similar año tras año.

Habitualmente el umbral de incidencia de la gripe, es decir, el momento en el que podemos considerar que comienza la epidemia, se supera en las últimas semanas del año (semana 50-52), esto es, alrededor de Navidad, con una onda de intensidad variable que suele durar entre 8-12 semanas. “No se pueden hacer previsiones para la temporada 2018-2019, ya que el virus de la gripe es imprevisible. En todo caso, y sin poder aventurar la intensidad de la onda epidémica, lo que sí que esperamos es que vuelva con fuerza por Navidad”, ha asegurado el doctor Manuel García Cenoz, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública del Servicio de Epidemiología y Prevención Sanitaria del Instituto de Salud Pública de Navarra, durante el Congreso Nacional de SEMERGEN.

Solo en España entre 8.000 y 14.000 muertes anuales están asociadas con la gripe, y hay 1,3 millones de consultas médicas por gripe al año y 140.000 visitas a urgencias hospitalarias. Es decir, la gripe es una enfermedad grave y la mejor forma de prevención es la vacunación. Bajo esta premisa se celebró recientemente en Sevilla el IX Simposio de la Asociación Española de Vacunología, en el que participaron más de 50 ponentes y 300 especialistas en vacunas y comunicadores. Los expertos allí reunidos han resumido los objetivos de la OMS en lo que se refiere a la vacuna antigripal: que en 2022 haya una vacuna que proteja frente a la gripe grave al menos durante un año y que en 2027 esa vacuna proteja durante 5 o más años. Es decir, que el principal objetivo es conseguir una vacuna universal de protección ampliada, ya que cada año las formulaciones de la vacuna deben cambiarse y administrarse de nuevo, para proporcionar protección contra las cepas potencialmente circulantes.

A pesar de todo ello, las coberturas vacunales frente a gripe se mantienen en niveles bajos en nuestro país y no llegan al 56% en el grupo donde la cobertura es más alta, que es el de mayores de 65 años, muy lejos del 75% mínimo recomendado por la Organización Mundial de la Salud. La temporada de gripe 2017-2018 se caracterizó por llegar pronto (el umbral se superó en la semana 50) y con una intensidad moderada, aunque en el grupo de las personas mayores fue alta, con un importante número de ingresos hospitalarios. El virus que circuló mayoritariamente fue el virus de la gripe B y la vacuna tuvo una efectividad moderada. En este sentido, según el doctor Raúl Ortíz de Lejarazu, director del Centro Nacional de Gripe de Valladolid, la única forma de rebajar el impacto de la gripe, que afecta cada año de media al 6% de los españoles, sería ampliar la cobertura de la vacuna a los niños y jóvenes, enfermos crónicos, personal sanitario, etc. “La incidencia podría bajar hasta un 40%”, afirma.

El futuro: las vacunas de protección ampliada

Encontrar una vacuna universal de la gripe que proteja de todas las cepas es un reto en microbiología y evitaría una catástrofe como la de la llamada “gripe española” de 1918. Los objetivos actuales sobre una vacuna antigripal definitiva es lograr una vacuna en 2022 que proteja frente a la gripe grave más de un año y en 2027 una vacuna que proteja durante más de 5 años. El doctor Ortiz de Lejarazu ha asegurado que “las vacunas de la gripe de protección ampliada son el futuro y están en la línea de carrera. La Organización Mundial de la Salud ha dado el banderazo de los objetivos a 5 y 10 años para las denominadas NGIV, Next Generation Influenza Vaccines o Vacunas de Gripe de Próxima Generación”. La efectividad vacunal globalmente es del 65%, pero varía en función de las características de la vacuna, del virus, de la población y del objetivo que se persigue prevenir, yendo desde menos del 10% hasta casi el 90%. “Los retos futuros de la vacuna antiripal son formulaciones que confieran una protección más extensa y duradera, así como el incremento de coberturas vacunales, especialmente en grupos como embarazadas y sanitarios o la población pediátrica.”

Para lograr una vacuna antigripal definitiva “hay que tener en cuenta que se necesita mayor amplitud de respuesta, mayor duración de la inmunidad, y lograr un mecanismo de producción sencillo.”

1 2


COMPARTIR Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com