ESTÁS LEYENDO...

La mitad de los jubilados sufren al menos dos enfe...

La mitad de los jubilados sufren al menos dos enfermedades crónicas

La mitad de los jubilados sufren al menos dos enfermedades crónicas

 

En los países desarrollados más de la mitad de personas en edad de jubilación sufren al menos dos enfermedades crónicas de forma simultánea y más del 95% de los recursos destinados se emplean para su tratamiento y menos del 5% a su prevención. Una situación que se agrava por el enfoque fragmentado en su atención médica, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) lleva a malgastar entre el 20 y el 40% de los recursos (sobreuso de medicinas, pruebas diagnósticas duplicadas, utilización inadecuada de los servicios, etcétera). Así lo ha manifestado Armin Karch, vicepresidente de South Western Europe de Fresenius Medical Care (FMC), en el marco del 20º Congreso Nacional de Hospitales que se acaba de celebrar en Sevilla.

Las enfermedades crónicas tienen carácter epidémico y representan un desafío para la política y economía sanitarias, por lo que “los sistemas sanitarios tienen que afrontar un proceso de cambio que les permita hacer frente a este nuevo desafío. Concretamente, la enfermedad renal, en cuyo tratamiento sustitutivo FMC es líder, es una de las enfermedades crónicas que más recursos humanos, técnicos y farmacológicos consume, en un contexto en el que este tipo de condiciones tienen un impacto importante en la economía de la salud, tanto en países desarrollados como en aquellos en vías de desarrollo”, comentó Karch.

Frente a esta situación, este experto aboga por un mayor enfoque en la prevención de las enfermedades crónicas, así como por una reorientación del sistema hacia una mayor coordinación entre atención primaria y especializada, organizando la asistencia alrededor del paciente y en base a criterios objetivos, basados en la evidencia. “Aplicando los principios de Value Based Healthcare”, argumentó el vice presidente de FMC, “los agentes que intervienen en el cuidado de estos pacientes deben adecuar los recursos
empleados a la situación de cada persona. De este modo, se puede contribuir a la mejora de su calidad de vida y a la sostenibilidad del sistema. La reducción de la tasa de hospitalización y, en general, la des-hospitalización del paciente crónico y fomento del tratamiento ambulatorio y domiciliario serán unos de los grandes desafíos que debemos
superar”.

En este nuevo panorama cobra valor la valiosa aportación de las tecnologías de la información, con múltiples soluciones digitales que impactan de forma práctica en el modo de provisión de servicios sanitarios y en la mejora de los resultados de salud (inteligencia artificial, m-health, Internet-of-things, … entre otros). En este contexto, Karch hizo
referencia a la importancia del big data en la generación de modelos predictivos y algoritmos de decisión, cuya aplicación práctica ya es una realidad y con los que ya trabaja FMC en el ámbito del paciente en diálisis. “Contamos con una gran experiencia gracias al volumen de tratamientos que administramos: dializamos a un paciente cada 0.7 segundos en el mundo y administramos 46 millones de tratamientos al año. Esto genera un gran número de datos que nos permite desarrollar modelos predictivos en relación con
posibles riesgos de complicaciones en el paciente. Sin adaptar el modelo a esta nueva realidad, no se podrán mejorar los resultados de salud y no podremos hablar de un sistema sanitario sostenible”, concluyó Armin Karch.

 





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.