ESTÁS LEYENDO...

La psoriasis, relacionada con el aumento de infart...

La psoriasis, relacionada con el aumento de infartos y otros eventos cardiovasculares

La psoriasis, relacionada con el aumento de infartos y otros eventos cardiovasculares

Existen muchas comorbilidades asociadas a la psoriasis, como la enfermedad cardiovascular, obesidad, depresión,  dislipemias, hipertensión, síndrome metabólico  y diabetes. Estas conclusiones se han abordado durante la celebración de una reunión nacional con dermatólogos, organizada por AbbVie en Madrid. La psoriasis afecta al 2,3% de la población española. Se trata de una enfermedad inflamatoria crónica caracterizada por lesiones rojizas escamosas en la piel. Las personas con psoriasis corren riesgos relativamente más altos de padecer cardiopatías, accidente cerebrovascular, hipertensión y diabetes. Los estudios han documentado que entre esas personas las tasas de depresión y ansiedad son más altas que entre la población en general.

“La psoriasis moderada a severa se ha visto relacionada con el aumento de infartos de miocardio y otros eventos cardiovasculares por calcificación de las coronarias. Además, se ha encontrado que los pacientes con psoriasis tienen mayor incidencia de presentar hígado graso y enfermedad renal. Al identificar estas relaciones, pacientes y profesionales médicos deben ser conscientes de las mayores probabilidades de sufrir graves enfermedades concomitantes, algo especialmente importante en los casos de psoriasis severa”,comenta el Dr. Jose Manuel Carrascosa del Departamento de Dermatología del Hospital Germans Trias i Pujol, Barcelona.

Psoriasis y enfermedad cardiovascular
La incidencia de infarto de miocardio en los pacientes con psoriasis es mayor que en la población general, habiéndose demostrado que el riesgo está especialmente aumentado en los pacientes jóvenes que padecen psoriasis severa. En un estudio prospectivo que incluyó a 78.061 mujeres, 1.813 (2,3%) con psoriasis de 14 años de seguimiento reveló que la psoriasis se asoció de forma independiente con un incremento del riesgo de diabetes e hipertensión arterial. Además de estas relaciones, en una reciente investigación se ha observado un mayor riesgo de arritmias en pacientes con psoriasis, asociación aún mayor en artritis psoriásica respecto a la población normal.

“La psoriasis y la artritis psoriásica se asocian con un mayor riesgo de eventos cardiovasculares y de mortalidad cardiovascular. Además de los factores clásicos de aterosclerosis, la gravedad de la afección cutánea influye en el aumento del riesgo cardiovascular en estos pacientes. El tratamiento activo de la enfermedad y el manejo de los factores de riesgo cardiovascular clásicos son fundamentales para disminuir la morbilidad cardiovascular en estos pacientes”, explica el Dr Carlos Guijarro, especialista en Medicina Interna – Consulta de Riesgo Vascular del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, Madrid.


Psoriasis y enfermedad hepática
El hígado graso es actualmente la principal causa de enfermedad hepática en los países occidentales. El hígado graso no alcohólico resulta especialmente frecuente en pacientes con psoriasis (59,2% en pacientes con psoriasis versus 20% en pacientes sin psoriasis). “Más allá de la atención de la psoriasis, el dermatólogo debe jugar un papel fundamental en la identificación de la enfermedad hepática por hígado graso de sus pacientes mediante el diagnóstico, derivación a un médico hepatólogo, y el planteamiento de estrategias coordinadas de tratamiento psoriasis-hígado graso”, comenta el Dr. Antonio Olveira, especialista en Hepatología del Hospital La Paz, Madrid.

Relación entre psoriasis y enfermedad renal
Recientes investigaciones describen una alta incidencia de enfermedad renal crónica en pacientes con psoriasis, especialmente en aquellos con psoriasis severa, cuyo riesgo aumenta un 90% de padecer ERC respecto a la población sin psoriasis. “La manifestación cutánea extensa propia de la psoriasis es la más importante y precoz, junto con otras manifestaciones como la artritis psoriásica y nos puede expresar una afectación de otros órganos. Aquellos pacientes que manifiesten una psoriasis entre moderada y severa deben hacerse controles y examinar de forma periódica el estado de sus riñones”, explica la Dr. Emilio Gonzalez Parra, Servicio de Nefrología  de la Fundación Jiménez-Díaz, Madrid.



COMPARTIR Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.