ESTÁS LEYENDO...

Las intolerancias alimentarias no causan anafilaxi...

Las intolerancias alimentarias no causan anafilaxia

Las intolerancias alimentarias no causan anafilaxia

Tras el fallecimiento de una niña de cinco años en un colegio de Palma de Mallorca, la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), aclara que las intolerancias y las alergias alimentarias son diferentes y que una intolerancia no puede causar una anafilaxia y, por tanto, tampoco la muerte. De momento, se desconoce la causa exacta del fallecimiento de la menor, que ocurrió tras la comida. Desde la SEICAP se recuerda que programas como el de Alerta Escolar, implantado en Baleares, permiten la identificación por parte de los centros educativos y de los servicios de emergencias de alumnos con riesgo para actuar en situaciones de riesgo vital.

Las intolerancias alimentarias, como la de la lactosa o el gluten, “surgen debido a alteraciones metabólicas que impiden que el intestino absorba determinados tipos de nutrientes, lo que puede provocar diarrea o dolores tipo cólico”, indica el doctor Luis Echeverría, coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Alimentaria de la SEICAP. Por su parte, “las alergias alimentarias se deben a alteraciones del sistema inmunológico que reacciona ante alimentos con síntomas que van desde los digestivos a los respiratorios y cutáneos, pudiendo llegar a ser más grave y provocar una anafilaxia, con dificultad para respirar, mareo o incluso pérdida de conciencia, que puede poner en peligro la vida del paciente de no ser atendida de forma precoz”, advierte.

Las intolerancias alimentarias se confunden a menudo con las alergias alimentarias “porque las medidas a seguir son las mismas: evitar el alimento. Pero hay que tener claro que las consecuencias de tomarlo son diferentes. De hecho, los intolerantes pueden comer pequeñas cantidades del alimento sin ver comprometida su vida”, sostiene el doctor Echeverría. Los síntomas de las intolerancias son de tipo digestivo y no alérgico y la ingesta del alimento puede provocar daño crónico en el intestino, “pero nunca una anafilaxia”, comenta.

Prevención en los colegios

Tanto si se trata de una alergia alimentaria como de una intolerancia, “es preciso que el centro educativo esté informado del diagnóstico y las medidas a seguir en cuanto a su alimentación, así como de las consecuencias que pueden tener lugar en caso de ingesta accidental”, explica la doctora Escarrer, presidenta de SEICAP y coordinadora del programa Alerta Escolar en Baleares.

Por ello, desde SEICAP se insiste en la importancia de que los centros educativos tengan protocolos de prevención y actuación frente a situaciones de emergencia. “Es fundamental que los colegios o escuelas infantiles estén preparados para este tipo de urgencias de tal manera que se permita un diagnóstico temprano de la anafilaxia y, por tanto, un uso precoz de la adrenalina que permite salvar vidas”, advierte la doctora Escarrer.  En este sentido, en comunidades como Baleares o Galicia tienen el programa Alerta Escolar, que permite tener identificados a los niños en riesgo “para que el centro educativo tenga contacto permanente con el servicio de emergencias y puedan actuar en situaciones urgentes”, indica. Además, el programa incluye la formación de personal docente en la atención de reacciones, como las provocadas por las alergias alimentarias, así como de patologías crónicas que pueden ver comprometida la salud de los alumnos diagnosticados.

Por último, advierte de la necesidad de que “la sociedad también tenga información acerca de lo que son las alergias alimentarias, pues sabemos que están en aumento y no es difícil tener a alguien en nuestro entorno con esta patología”. Así, aquellos lugares donde se sirve comida “deberían concienciarse y estar preparados para situaciones de este tipo, incluso disponer de autoinyectores de adrenalina y saber usarlos en caso de necesidad pues, insisto, su uso rápido y precoz salva vidas”, informa la doctora Escarrer.



COMPARTIR Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.