ESTÁS LEYENDO...

Los niños también pueden sufrir uveítis

Los niños también pueden sufrir uveítis

Los niños también pueden sufrir uveítis

Se trata de la inflamación de la capa media del ojo, una enfermedad asociada a la artritis idiopática juvenil

La uveítis o inflamación de la capa media del ojo también puede afectar a los niños y, en esta franja de edad, esta patología ocular puede estar asociada a la artritis idiopática juvenil (AIJ). De los tres tipos que existen -según la zona anatómica del ojo afectada-, en la infancia suele ser más común la uveítis anterior seguida de la uveítis intermedia, según ha explicado la Dra. Esperanza Pato, reumatóloga del Hospital Clínico San Carlos (Madrid) y coordinadora del Curso básico de patología ocular inflamatoria de la Sociedad Española de Reumatología, que se ha celebrado este fin de semana en Madrid.

A juicio de la especialista, “hay muchas causas y
muy diversas que producen uveítis, de ahí su
complejidad diagnóstica. No obstante,
probablemente los principales motivos sean de
origen infeccioso y autoinmune”. En cuanto
a la incidencia de esta patología ocular, se estima que en los países desarrollados la uveítis afecta a 52 personas por cada 100.000 habitantes al año y supone la tercera causa de ceguera en estos países en pacientes en edad laboral.

Según la coordinadora del curso de patología ocular inflamatoria, “la clave para un buen diagnóstico es hacer una exploración oftalmológica orientada hacia la inflamación ocular y hacer una anamnesis dirigida hacia alguna de las muchas causas que pueden producir uveítis (procesos puramente oftalmológicos, infecciones, enfermedades sistémicas, autoinmunes, etcétera), sin olvidar el patrón de afectación ocular y la historia clínica del paciente”.

Entre las principales novedades en este campo, la Dra. Pato asegura que “la tomografía de coherencia óptica (OCT) ha sido un gran avance para la valoración diagnóstica y pronóstica de las uveítis. Y en el campo del tratamiento la utilización de fármacos biológicos, y los implantes de corticoides intraoculares de liberación retardada han sido muy relevantes para el control de la enfermedad”.

Las características especiales de muchos de los cuadros de inflamación ocular hacen que para su abordaje diagnóstico y terapéutico sea necesario el trabajo conjunto entre reumatólogos y oftalmólogos.

Una apuesta por mejorar la formación de reumatólogos
Este curso ha sido teórico y práctico con el objetivo de ser una primera aproximación a la patología inflamatoria ocular, centrada, sobre todo, en su relación con las espondiloartropatías. En la primera sesión se hizo una revisión teórica y un primer acercamiento, por parte de oftalmólogos, a la anatomía del ojo y a parte de la patología inflamatoria: síndrome seco, episcleritis y escleritis. El segundo día se realizó una revisión teórica, por parte de oftalmólogos y reumatólogos, de la semiología de las uveítis y de la in­flamación ocular, su enfoque diagnóstico, actualización terapéutica y presentación de casos clínicos para discusión con los asistentes.

Además hubo una parte práctica con presencia de pacientes para que los alumnos se familiarizasen con el aparataje oftalmológico básico, especialmente lámpara de hendidura, retinografía y OCT. “Se ha intentado aportar algo de formación sobre una afección que habitualmente no se ve en las consultas de Reumatología y de la que, en general, hay poca información y formación a lo largo del periodo de la residencia”, concluye la Dra. Pato.





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.