LUMBALGIA

LUMBALGIA

“Hace unos días al coger en brazos a mi hijo pequeño me hice una contractura en la zona baja de la espalda que ha sido diagnosticada por mi médico de cabecera como lumbalgia. Tengo un dolor bastante fuerte y molestias estomacales leves con los antiinflamatorios que me han recetado. Me gustaría saber si hay algún tratamiento natural que me pueda aliviar”. Nos escribe… Salud R. (Logroño)

La lumbalgia que describes sería clasificada como aguda debido a que se ha producido de forma brusca debido a un tirón o sobreesfuerzo muscular, por lo que en principio, con el tratamiento adecuado, reposo y habiendo descartado otras complicaciones osteo-articulares (hernias, pinzamientos…), en unas semanas empezarás a notar alivio y mejorará tu dolor de espalda.

¿Hay tratamiento natural?
En lo referente a la posibilidad de hacer un tratamiento más natural para evitar los efectos secundarios de los antiinflamatorios, existen distintas alternativas y con buenos resultados: plantas medicinales para tomar por vía tópica, o para aplicar por vía local sobre la zona dolorida que te pueden ayudar mucho.

1. Sauce (Salix Alba): la denominada la aspirina natural. Su contenido en salicina en su corteza ofrece un excelente efecto analgésico y antinflamatorio que ayuda a calmar el dolor de espalda de forma muy efectiva. A pesar de sus beneficios hay que tener las siguientes contraindicaciones: las personas que tengan alergia a la aspirina o medicamentes con presencia de acido acetilsalicílico no deben usar la corteza de sauce blanco. También deben abstenerse las personas con reacciones estomacales fuertes o si se padece de úlceras gástricas, hemorragias intestinales o problemas de coagulación. La dosis aconsejada seria entre 120-250mg de salicina al día.

2. Hipérico: también es una excelente planta para combatir los dolores de espalda, ciática, gota… Pero hay que tener en cuenta que es fototóxica (puede producir lesiones cutáneas con la exposición solar) y que no se debe dar si se toma medicamentos antidepresivos.

3. Romero: otra excelente planta relajante de la musculatura que se puede usar para aplicar sobre la zona afectada de dolor. Si haces una mezcla de 10 gotas de aceite esencial de romero mezclado con un 100 ml de aceite de oliva y realizas un buen masaje una vez al día, puede resultar muy gratificante para ir rebajando el dolor.

Mi truco consiste en combinar plantas por vía oral (hipérico, sauce…) con masajes con alguna crema o aceite que contenga planta medicinal o aceite esencial de efectos analgésicos y antiinflamatorios, como el romero, para mejorar lo antes posible el dolor. Por último, conviene recordar que aunque se trate de plantas medicinales se debe consultar siempre con el médico o farmacéutico para tomar la dosis correcta y valorar posibles contraindicaciones o precauciones que se deban tener en cuenta.



COMPARTIR Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.