ESTÁS LEYENDO...

Mario Vaquerizo: “Las farmacias están en constante...

Mario Vaquerizo: “Las farmacias están en constante evolución para ayudar a las personas”

Mario Vaquerizo: “Las farmacias están en constante evolución para ayudar a las personas”

Polifacético, enérgico y perfeccionista, Mario Vaquerizo no para

A pesar de no ser su mejor momento, ya que padece una especie de artrosis degenerativa, el cantante de las Nancys Rubias busca el lado positivo de las cosas y ha aprovechado el bache para terminar su libro dirigido a niños Cuentos para niños rockeros (Espasa), una obra muy especial en la que nos desvela sus mitos y algunos secretos de varias de sus influencias. Consejos de tu farmacéutico ha hablado con él para ver en qué momento se encuentra y charlar sobre este nuevo proyecto y sus inquietudes.

Sabíamos que eras polifacético, pero no te hemos visto en proyectos dirigidos al público infantil y, según dices, esta obra es para niños que tengan una visión diferente de la vida. ¿Qué te ha llevado a escribir el libro Cuentos para niños y niñas rockeros?
Pues la verdad es que me encanta escribir en general al ser periodista, pero jamás me había planteado hacerlo para niños. De hecho, aunque me encantan, al proponérmelo en un principio dije que no. Para mi era un terreno desconocido. Hasta el momento había escrito de cosas más directas para mí como de mí mismo, o temas más conocidos, pero, al llegar un momento, me dije ¿y por qué no? Sería todo un reto y eso me encanta, porque escribir para este público no es nada fácil así que estoy muy orgulloso del resultado. He querido mostrar una visión de lo que es para mí el rock and roll: una actitud ante la vida y escribir de las personas que son dueñas de su vida, que han luchado por su sueño y lo han conseguido.

Como comentas, en él repasas la historia de personajes a los que admiras… ¿Qué más nos puedes desvelar de este nuevo libro?
Escribirlo ha sido como encontrarme a mí mismo, una declaración de principios. El prólogo, por ejemplo, tiene que ver mucho conmigo, soy yo.  Con 4 años me crié con mi tía Elena, que me llevó a ver Greese y ahí cambió todo al darme cuenta que me encantaba la música. Yo era más feliz escuchando música que haciendo otras cosas más comunes que hacen los niños a esa edad y ahí me di cuenta de que hay muchas alternativas en la vida y de que los cánones que nos obliga la sociedad a veces no tienes por qué seguirlos. Es verdad que mi infancia la viví en soledad porque el universo que me creé era más atractivo, pero siempre con una actitud positiva, sin dramas… Cuando leí de nuevo este libro que he escrito me di cuenta de que al final, el resultado, ha sido una obra para todos los públicos, no solo para los niños, sino que también para padres, abuelas, tíos porque, al fin y al cabo, estamos hablando de la música, que es universal.

Has aprovechado a terminar la obra ahora que has estado algo más “tranquilo” pero has desvelado que estás pasado por un mal momento a causa de un pinzamiento en la espalda y una especie de artrosis crónica degenerativa ¿Cómo te encuentras?
Me encuentro bien, mejor. Al mostrarme siempre como soy (vital, inquieto) y de repente verme limitado de la noche a la mañana, eso mina bastante, pero me vino bien escribir el libro para el proceso de documentación que hice y sumergirme en la vida de los rockeros de los que hablo. Fue muy analgésico adentrarme en esas vidas. Lo que realmente quería era incentivar y despertar el interés de artistas que mucha gente no conoce. Es verdad que yo no me rindo ante nada. Y mi enfermedad no es nada comparado a otras, aunque te descoloque por los dolores y al no poder hacer tus rutinas diarias.

Como comentas, el dolor continuo de esta patología te hace no seguir el ritmo normal, imagino, y tu eres todo un terremoto… más que por lo físico, como has comentado en alguna ocasión, por lo mental. Según has dicho te ha llegado incluso a minar la personalidad…
Eso es. Yo no sabía lo que eran las endorfinas hasta ahora. Tuve que aceptar el problema de repente. Ahora estoy con un fisio que ha conseguido que mueva el brazo izquierdo. Lo que ayuda, sobre todo, es una actitud positiva. Eso es lo que salva el mundo.

¿Qué consejo darías a la gente que está pasando por ese problema?
Más que una enfermedad lo que tengo son dolencias diarias. Mi consejo es ponerte en las mejores manos y adopar siempre esa actitud de Querer es poder. Yo no he parado hasta conseguir mis objetivos. Por ejemplo, ser periodista y serlo, hacer un libro y escribirlo, etc. Sobre todo, lo importante es que algo no pueda contigo, y esperar que los dolores remitan. Nadie quiere tener dolores, pero bueno. Lo malo es que venga de golpe algo, porque un resfriado puedes habértelo buscado al no ir abrigado, por ejemplo ,o una borrachera pero, de la noche a la mañana encontrarte esto pues dices ¡Uy, esto qué es! Mi consejo es que el instinto de supervivencia del ser humano puede con todo y puede a veces hasta olvidar el dolor. De todo se sale con esfuerzo y tesón. Todos sabemos que hay dolores físicos y emocionales: pérdidas de seres queridos que piensas que no puedes vivir con ello y al final te acostumbras sin olvidarte de ellos, momentos muy duros, pero somos muy afortunados, al fin y al cabo.

Como sabes esta es una revista de salud que se distribuye en farmacias ¿En qué te ha ayudado este establecimiento?
La farmacia forma parte de la vida de la gente. No hay que verlo como un sitio al que acudir solo cuando estás mal. Los farmacéuticos son como médicos en cierto modo. Si te duele la garganta vas allí y te ayudan. Creo mucho en la medicina y los fármacos porque te facilitan tú día a día. Las farmacias se han reconvertido. Ya no solo tienen productos para cuando estás malo, el mundo farmacéutico está en constante evolución para ayudar a las personas. Yo voy hasta para comprar cremas para los tatuajes que me hago… es un servicio muy necesario y muy total. No conozco a nadie que no vaya constantemente a la farmacia.

¿Sueles entonces pedirle consejo al farmacéutico?
Claro. Por ejemplo, con pequeños episodios como infecciones de orina, o si estás algo más cansado en algún momento, etc. Con los farmacéuticos sueles tener confianza porque son auténticos profesionales. Están genial para salvarte tú día a día. Quitando cosas más graves pueden ayudarte. A mí me encantan las farmacias. Yo soy muy de barrio y es muy curioso coincidir con los vecinos allí. Y si es una farmacia de toda la vida ya me encanta. Yo sí suelo acudir a pedir ayuda en general. Creo que hacen muy buena labor. Vas a buscar ayuda y la mayoría de las veces la encuentras.

Está claro que sigues siendo una rock star y siempre te ha encantado la música. Como nos has explicado, a los 4 dijiste a tu tía que te llevara a ver Greese… En esta obra hablas de Mozart a Elvis, pasando por Alaska y Lola Flores… Pues hablando de ídolos, ¿cuál ha sido tu mayor influencia? ¿Quién es tu mayor referencia para ser quien eres?
Quedarme solo con un ídolo sería difícil. Tengo muchos, la verdad. Mi abuela Luisa ha sido un ídolo total, mis padres, mis amigos… Lo que soy se lo debo a ellos. Por otro lado, aunque la gente se ría, haber visto Greese con solo 4 años hizo que Travolta se convirtiera en uno para mí.  En cierto modo soy lo que soy por él. También me encantan Ana Torroja, Los Ramones… Soy muy de referentes, muy mitómano. Cuando me gusta alguien me gusta muchísimo, porque en momentos determinados han significado mucho y me han salvado la vida de cierta manera. También me ha encantado Lola Flores, que me ha marcado mucho por su espontaneidad… Soy muy ecléctica y eso me lleva a tener muchos ídolos e importantes para mí, aunque sea en momentos puntuales.

¿Cuál es tu mayor sueño a nivel personal y profesional?
Pues mira, aunque suene pedante todos mis sueños los he conseguido. Mi vocación de siempre ha sido ser periodista y lo he conseguido.  Quería escribir un libro, hacer un reality… todo lo que me he propuesto en la vida lo he conseguido. Lo que me ha salvado es que lo he conseguido sin pretensiones, más allá de sentirme bien. Ahora quiero estudiar biblioteconomía. Si es que soy profesional hasta por ser estudiante. Mi sueño quizás es que el día tuviera 50 horas, porque así me daría tiempo a hacer todo lo que quiero, como estudiar fotografía, hacer una revista de arte, ir al gimnasio. Trato de hacer todo, pero bien.

Desde luego, no paras. ¿Qué próximos proyectos tienes?
Pues aparte del libro que ha sido un exitazo, la gira con las Nancys Rubias…El caso es que mis aficiones se han convertido en mi medio de vida. Me encanta lo que hago y me pagan por ello. Al final, te puedes reír y trabajar mucho. Soy muy perfeccionista.

PARA CONOCEROS MEJOR

Un libro que te haya marcado (que no sea el tuyo): Tenemos que hablar de Kevin.

Cómo te definirías personalmente: buena persona.

Una canción que te recuerda muy buenos momentos: Chain Reaction de Diana Ross

Un destino por descubrir: no soy mucho de viajar.

Un reto que te queda por cumplir: poder volver al gimnasio y tener en mi día a a día esa rutina.

 

Por Bárbara Fernández



COMPARTIR Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.