ESTÁS LEYENDO...

“La composición de la microbiota intestinal ...

“La composición de la microbiota intestinal inicialmente viene determinada por condiciones ambientales”

“La composición de la microbiota intestinal inicialmente viene determinada por condiciones ambientales”

Según el doctor Fernando Azpiroz  en la sesión inaugural de las  XIX Jornadas Internacionales de Nutrición Práctica

Las XIX Jornadas Internacionales de Nutrición Práctica han arrancado esta tarde en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. La sesión inaugural de esta decimonovena edición de las Jornadas ha corrido a cargo del Dr. Fernando Azpiroz Vidaur, Profesor de Medicina de la Universitat Autònoma de Barcelona y Jefe de Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitari Vall d´Hebron de Barcelona. En su conferencia “Dieta, síntomas digestivos y gas intestinal”, el Dr. Azpiroz ha explicado que en condiciones anormales el aparato digestivo puede originar sensaciones aversivas en forma de síntomas. “Estos síntomas digestivos, en ausencia de una causa orgánica, pueden estar relacionados fundamentalmente con tres factores: con un contenido intraluminal anormal, por ejemplo retención de gas, con un control anormal de la función digestiva, por ejemplo una alteración de la motilidad o bien con un aumento de la sensibilidad del tubo digestivo”.

La microbiota constituye un ecosistema complejo de microorganismos que tiene efectos beneficiosos para el huésped. Mientras que la cantidad de microorganismos en la parte superior del tubo digestivo es relativamente baja, el colon proporciona un nicho adecuado y aloja una gran cantidad de población de la microbiota humana. “La composición de la microbiota intestinal inicialmente viene determinada por condiciones ambientales, como el tipo de parto, alimentación, contacto con la madre, otros familiares y animales domésticos o de granja. Posteriormente, la composición de la microbiota intestinal se puede ver influenciada por la dieta. Por ejemplo, el volumen de gas evacuado por el ano aumenta inicialmente con la ingesta de un residuo fermentable (prebiótico) pero con el consumo regular, el volumen de gas evacuado vuelve al nivel basal”, ha explicado el Dr. Azpiroz.

Para finalizar su conferencia, el Dr. Azpiroz ha señalado que “una proporción significativa de pacientes con síntomas digestivos sin causa orgánica refieren síntomas que ellos mismos relacionan con un exceso de gas intestinal. Este tipo de síntomas, como la flatulencia o la distensión abdominal, se pueden modificar con la dieta específicamente en función de la cantidad de residuos fermentables y con la actividad de la microbiota intestinal. Estudios recientes sugieren que estos factores podrían influenciar las sensaciones inducidas por la ingesta y, por tanto, podrían ser de utilidad en el tratamiento de los síntomas relacionados con el gas intestinal”.

Durante esta primera jornada, el Dr. Alejandro Cifuentes, Director del Laboratorio de Alimentómica del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, ha presentado los últimos resultados obtenidos en su laboratorio sobre las posibilidades de la Alimentómica en los estudios sobre Alzheimer y para determinar el efecto anti-proliferativo de los ingredientes alimenticios contra diferentes células antitumorales. Tal y como ha explicado el Dr. Cifuentes “estas estrategias en alimentómica han permitido por un lado la identificación de biomarcardores para la detección precoz de la enfermedad de Alzheimer lo que permitirá investigar el efecto de la dieta en esta enfermedad. Por otro lado, la identificación de genes asociados con el metabolismo, cuya expresión en líneas tumorales está alterada por ingredientes alimenticios, proporciona evidencia a nivel molecular del efecto anti-proliferativo de los alimentos”.

Otros de los temas que se han tratado, ha sido la Nutrición Molecular y el Metabolismo. En este sentido, el Dr. Fermín Milagro Yoldi del Departamento de Ciencias de la Alimentación y Fisiología de la Universidad de Navarra ha explicado que “gracias a estudios de tipo GWAS (estudios de asociación de genoma completo) se están identificando nuevas variantes genéticas que tienen relación con el desarrollo de las enfermedades crónicas relacionadas con la dieta“.

Tal y como ha señalado el Dr. Milagro Yoldi desde una perspectiva de la biología de sistemas, las respuestas individuales a la dieta pueden ser explicadas en parte por mecanismos genéticos relacionados con la absorción, biotransformación, metabolismo, distribución o excreción de nutrientes, y con efectos resultantes sobre el transcriptoma, el epigenoma y los perfiles proteómicos y metabolómicos. “Por ello, se está incidiendo en el estudio de estos marcadores en diferentes tejidos (sangre total, células blancas, saliva, orina, heces…) con el fin de identificar los individuos que responden de manera similar a una dieta”. Siguiendo esta línea el Dr. Milagro ha explicado que “diferentes biomarcadores epigenéticos han sido identificados como predictores tempranos de pérdida de peso y de mantenimiento del peso corporal después de la pérdida de peso, lo que permite pensar en su utilización en la personalización de los tratamientos de pérdida de peso. Sin embargo, debido a la gran variabilidad en la medición de las marcas epigenéticas (en especial la metilación del ADN y la expresión de los miRNAs en sangre o en células blancas), así como a la gran cantidad de factores que influyen sobre ellas (incluyendo la edad, el estado inflamatorio, la dieta, infecciones, ejercicio físico…), el estado de conocimiento de este tema está claramente por detrás del de los marcadores genéticos”.

Para finalizar este primer día de las Jornadas Internacionales de Nutrición Práctica, el Dr. Carlos Enrich i Bastús, Jefe del grupo de Endocitosis y Tráfico Intracelular de Membranas, Investigadores del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer, ha hablado sobre el colesterol, la migración celular y cáncer. Tal y como ha explicado el Dr. Enrich i Bastús, resultados recientes de su grupo de investigación han demostrado que el colesterol, un componente básico de las membranas biológicas, es además crucial para determinar la localización y función de un subgrupo específico de proteínas SNARE que impactan directamente en el tráfico de las integrinas y son fundamentales para regular la migración celular. Según ha señalado el Dr. Enrich i Bastús “esto abre perspectivas novedosas aplicables al estudio del cáncer a partir del “interplay” entre la homeostasis del colesterol (metabolismo y del transporte) y el impacto que esto puede tener en la localización y función de las proteínas SNARE y la maquinaria de la migración celular”.

 





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.