Cerca de 35 ponentes y más de 800 congresistas se reúnen en el 20º Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer

0
115

Avances en prevención, enfermedades genéticas, cáncer de útero, importancia de la vacunación, necesidades terapéuticas en cada una de las etapas de la mujer, beneficios del abordaje de la obesidad o el riesgo de fractura osteoporótica. Estos son algunos de los temas que, durante 3 días, se van a abordar en el 20º Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer (SAMEM 2020). Un encuentro organizado por el Centro Médico Instituto Palacios que, en sus 20 años de vida, se ha convertido en un referente en temas de la Salud y Medicina de la Mujer y que este año congrega a cerca de 35 ponentes y más de 800 participantes.

La sesión inaugural ha corrido a cargo del Dr. Jesús Sánchez Martos, quien ha actualizado las nuevas estrategias en salud de la mujer. “La investigación y los diferentes estudios han marcado el desarrollo de nuevas estrategias preventivas y terapéuticas en salud de la mujer. Desde la quimioterapia individualizada, pasando por la genética, microbiota e inmunidad, representan en la actualidad parte de los avances en la salud de la mujer” ha comentado el Dr. Sánchez Martos.

Según el Dr. Santiago Palacios, director del Instituto Palacios Salud de la Mujer y presidente del congreso, “La principal misión de este encuentro siempre ha sido contribuir a difundir información clara y útil sobre las novedades en el diagnóstico y tratamiento médico de la mujer, actualizando conceptos, aunando criterios de las Sociedades Científicas y llamando la atención sobre los problemas clínicos. A pesar de que estos pueden pasar desapercibidos, es necesaria la elaboración de protocolos de actuación y, sobre todo, recalcar la importancia de la prevención”. “Durante esta edición, se ha procurado diseñar un programa que ofrezca respuestas a muchas de las preguntas que actualmente están en el tintero, desde la anticoncepción segura a la preservación de la fertilidad, así como las relacionadas con la microbiota humana, las enfermedades osteoarticulares o el estado nutricional de la mujer”, concluye el Dr. Palacios.

Y es que la mujer presenta algunas diferencias en la manifestación de ciertas enfermedades, así como en la necesidad de aplicar una manera especializada de prevenirlas y tratarlas. Durante la peri y postmenopausia, el declive de la función ovárica y el proceso biológico del paso de los años hacen que emerjan abordajes preventivos y terapéuticos específicos. Entre ellos destacan los sofocos, la atrofia del tracto genitourinario, la perdida de masa osteomuscular o la enfermedad venosa.

La prevención de la obesidad también se convierte en un punto de especial relevancia, puesto que hoy por hoy, en mujeres jóvenes, el sobrepeso se asocia a infertilidad y a complicaciones durante la gestación, como la presencia de hipertensión arterial, preeclampsia o diabetes gestacional mucho más frecuentes que en la mujer de peso normal. En la menopausia, la obesidad también puede generar diabetes, enfermedades cardiovasculares e incluso cáncer, de hecho, el cáncer de mama y de endometrio es hasta 12 veces superior en mujeres obesas y, además, se trata de un cáncer con peor pronóstico y peor respuesta a los tratamientos. Por ello, como concluyen los expertos, los abordajes de control de peso son fundamentales para la prevención.

Tampoco podemos olvidar la importancia de una buena hidratación, en todas las etapas de la mujer, y el mantenimiento de la microbiota a través de la alimentación. De hecho, la microbiota se presenta como un código de barras que refleja el estado de salud, se trata del conjunto de microorganismos vivos que habitan en el cuerpo humano. Tenemos unos 100 billones de bacterias por individuo y cada uno dispone de un código bacteriano único que refleja la edad, la nutrición y el medio ambiente. La microbiota urogenital supone el 9% de todo el microbioma humano y es fundamental para mantener la salud vaginal.

La osteoporosis también ha sido uno de los temas tratados durante el congreso, pues cuenta con mayor prevalencia entre las mujeres que entre los hombres. Se trata de un problema de salud pública, con importante repercusión médica, por la morbi-mortalidad que conlleva, y socioeconómica por los gastos directos e indirectos que genera. Es una enfermedad silente que no ofrece síntomas hasta que acontecen las fracturas y estas incrementan notablemente el riesgo de otras posteriores en otras localizaciones, por lo que se convierte en necesario asegurar que quien tiene mayor riesgo reciba el tratamiento oportuno. Los expertos resaltan que, además, la edad avanzada, las caídas recientes, la baja densidad mineral ósea y ciertas comorbilidades, también son factores de riesgo que hacen que la fractura ocurra por primera vez o vuelva a producirse.

En cuanto a las enfermedades genéticas, hoy, gracias a los avances de la medicina, se detectan cientos de ellas consiguiendo abordarlas en estadios tempranos. Por otra parte, en los últimos años también ha existido un avance importante en la prevención de otras enfermedades gracias a la vacunación, que van actualizándose de manera continua como es el caso de la nonavalente para el papiloma humano.

Durante las jornadas, también se han tratado los avances en salud de la mujer de los últimos años, que se pueden resumir en 10:

Quimioterapia individualizada: el diagnóstico precoz y las terapias individualizadas marcan el progreso en los pacientes con cáncer ginecológico y de mama. Estudios de resistencia a quimioterapias ayudan a elegir el más apropiado

Inmunoterapia: la creación de terapias que se dirigían a la inmunogenicidad del tumor está consiguiendo mejorar la supervivencia

SERMs: son moléculas no hormonales que se depositan en el receptor de estrógenos para hacer funciones estrogénicas en unos tejidos y antiestrogénicas en otros.

Anticoncepción hormonal a medida: gracias a los diferentes gestágenos, hoy podemos individualizar y dar el anticonceptivo hormonal que sea más apropiado para cada mujer.

Microbiota: la microbiota urogenital aporta el 90% de todo el microbioma humano y protege frente a la colonización y proliferación de microorganismos patógenos.

Inmunidad vaginal: la aparición de vaginitis de repetición o tener mayor riesgo de lesiones virales depende de la capacidad inmunológica vaginal local.

Láser, radiofrecuencia: gracias al calor y al aumento de colágeno y la neovascularización, tanto el láser como la radiofrecuencia pueden mejorar la atrofia vaginal y la incontinencia urinaria.

PRP: el PRP, o plasma rico en plaquetas, tiene los factores de crecimiento plaquetarios implicados en la regulación de procesos de proliferación y diferenciación celular. Hoy en día se pueden utilizar en diferentes patologías vulvo-vaginales como es en las fisuras valvulares.

Estetrol: es el cuarto estrógeno natural humano, detectado en el feto humano y en la mujer embarazada. Se va a utilizar en combinación con gestágenos como anticonceptivo y como terapia hormonal en la menopausia.

Intracrinología: es la capacidad local de transformar una prohormona inactiva en hormonas activas. Es el caso de la prasterona intravaginal para la atrofia vulvo-vaginal.

Todo este programa se complementa con una charla médico-paciente que el Dr. Santiago Palacios, presidente del Congreso y director del Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer mantendrá con la conocida actriz Loles León, en “Cómo mantener la salud de la mujer durante la menopausia” donde debatirán las distintas inquietudes que pueden surgir en esta etapa de la vida femenina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here