Consejos para ayudar a comer al paciente con Parkinson

0
2979

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo, crónico e invalidante que afecta a más de 160.000 familias en España, de las cuales el 10% presenta la enfermedad en estado avanzado. Cursa una serie de síntomas motores que abarcan desde rigidez, lentitud de movimiento o dificultades en la coordinación; y síntomas no motores como dificultades en el habla o problemas de deglución y disfagia que impiden disfrutar de las comidas y nutrirse adecuadamente. Para la mejora de su calidad de vida, las personas con párkinson necesitan, además de un tratamiento farmacológico, unas terapias rehabilitadoras específicas que se van adaptando a sus necesidades en función de la progresión de la enfermedad y a las que pueden acceder a través de las asociaciones de párkinson.

La Navidad es una época de celebración y reencuentro en la que es habitual disfrutar de la familia alrededor de la mesa. Por esto es muy importante que las personas con párkinson presten especial atención a su alimentación para cuidar su salud. Las enfermeras del Programa Contigo, servicio de atención de la Federación Española de Párkinson (FEP) y que cuenta con la colaboración de la compañía biofarmacéutica AbbVie, ha elaborado una serie de recomendaciones sobre alimentación para que las personas con párkinson, familiares y cuidadores puedan disfrutar de estas fechas evitando imprevistos.

En este sentido, Lidia Sotillos, enfermera de la FEP, explica la importancia de una buena alimentación durante todo el año en general, pero especialmente en esta época: “Todos tenemos que prestar atención a la alimentación para cuidar nuestra salud, más aún las personas con párkinson ya que algunos síntomas de la enfermedad están estrechamente ligados con el acto de alimentarse, como la disfagia o dificultad para tragar. Por esto es importante comprender los inconvenientes que pueden presentarse y saber cómo podemos evitarlos”.

Así pues, desde la FEP se ha trabajado sobre los diferentes inconvenientes que pueden presentarse en la alimentación y se han recopilado una serie de consejos útiles para personas con párkinson y cuidadores. “Muchos de los síntomas del párkinson pueden reducirse si tomamos precauciones, por ello hemos creado este documento ya que a través de consejos muy sencillos se pueden evitar grandes imprevistos. Por ejemplo, la forma en la que se sienta la persona con párkinson puede influir en el proceso de ingesta, y simplemente adoptando una buena postura se podrían evitar problemas de disfagia como los atragantamientos”, destaca Sotillos.

Estas recomendaciones no solo sirven de guía a la hora de sentarse a comer, sino que intentan fomentar su autonomía a través de consejos específicos sobre la autoalimentación o la higiene bucal.

Por otra parte, las profesionales de la FEP hacen énfasis en la necesidad de que los cuidadores conozcan estas recomendaciones ya que muchas de ellas tienen que ver con la preparación de las comidas, las texturas de los alimentos y la adaptación del espacio. “Llevar una dieta equilibrada y saludable permitirá a las personas con párkinson prevenir otras enfermedades asociadas a la patología y mejorar el estado nutricional. Además, si creamos un ambiente agradable y atendemos a los gustos de la persona, ésta se sentirá cómoda y tranquila, lo que facilitará la autoalimentación y la deglución”, destaca Sotillos.

consejosAlimentacionNavidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here