ESTÁS LEYENDO...

¡Operación bikini! Adiós invierno, adiós excesos...

¡Operación bikini! Adiós invierno, adiós excesos

¡Operación bikini! Adiós invierno, adiós excesos

La operación bikini definitiva y eficaz

¿Quién ha dicho que las despedidas son tristes? ¡Ni mucho menos!, sobre todo cuando se trata de “mochilas” tan molestas y saboteadoras del look veraniego como los kilos, las durezas de los pies, el sudor impertinente y, por supuesto, la sempiternamente temida celulitis. Con determinación, constancia y la cosmética más novedosa, es posible decirles “bye bye” de forma definitiva y eficaz.

Este año, ¿qué tal afrontar la operación bikini en “modo despedida”?  En toda operación logística –y la puesta a punto antes de las vacaciones lo es en gran medida- resulta fundamental, primero, identificar claramente al enemigo primero y, después, adoptar las medidas más adecuadas en cada caso para acabar con él. Y esta hoja de ruta se puede aplicar con éxito en cuatro de los principales frentes con los que la mayoría tenemos que lidiar en este momento del año, para así conseguir despedirnos de ellos con la mayor de las alegrías… y el mejor de los aspectos.

Bye bye nº1: Kilos, grasa (y hambre) de más

Las cosas claras: la pérdida y el mantenimiento de peso es una carrera de fondo y no hay milagros de última hora que valgan… pero sí ayudas que pueden hacer más fácil desprenderse de esos kilos y acúmulos grasos que sabotean el momento de enfundarse el bañador. Una de las soluciones más novedosas viene de la mano del estudio de la microbiota, ese término tan de moda y que –ahora lo sabemos- está directamente relacionado con la mayor o menor facilidad para perder peso. “El reequilibrio de la microbiota de las personas obesas es uno de los focos actuales de la batalla para combatir el exceso de peso. Concretamente, se está estudiando la acción de dos tipos de bacterias: por un lado, los firmicutes, que necesitan mucha energía y, por lo tanto, requieren una mayor ingesta de alimentos, lo que se traduce en un aumento de peso. Se sabe que cuando los niveles de estas bacterias están elevados, se tiende a engordar y que esta relación es mayor en las personas que llevan unas dietas muy ricas en grasas y proteínas. Y por otro lado, las bacterias ‘buenas’ para el control de peso, los bacteroidetes y las bifidobacterias, que contribuyen a regular varias funciones metabólicas, en particular las relacionadas con las grasas e hidratos de carbono, y también actúan sobre la sensación de hambre”, explicó Virginia Palacios, directora técnica farmacéutica de Vemedia Pharma, durante la presentación de Oenobiol Captador 3 en 1 Plus, un nuevo complemento con efecto prebiótico que reequilibra la microbiota intestinal (“compensando” los niveles de las bacterias “buenas” y “malas” en relación al peso) y que tiene además la acción de captar grasas y azúcares (hasta el 75% de las calorías ingeridas) y de activar la sensación de saciedad (hasta 4 horas). Está recomendado para personas con sobrepeso instalado desde hace tiempo (dos cápsulas al día antes de las comidas principales).

Otra de las novedades tiene como objetivo la grasa (tanto la subcutánea como la acumulada en profundidad) y aúna la acción de los activos naturales más potentes en el control de peso con el coaching nutricional. Se trata del Plan Figurmed 2.5 Zonas Rebeldes, de Arkopharma que incluye el complejo innovador Slim Focus, a base de polifenoles vegetales (extracto de piel y pepitas de uva) y marinos (alga Ascophyllum), que ejerce una triple acción: sobre la ingesta calórica (inhibe las enzimas que favorecen la absorción de grasas y azúcares), sobre la grasa subcutánea (favoreciendo su combustión) y sobre la celulitis y la grasa superficial (tiene un efecto drenante y alisante). El programa se complementa con un servicio de coaching nutricional, ofrecido por nutricionistas de Arkopharma a través de la plataforma Nutrium. Tal y como comentó la gastrónoma y experta en Nutrición Andrea Carucci durante la presentación de este programa, “para hacer dieta es muy importante conocer y controlar nuestros puntos fuertes y nuestras debilidades, adaptarnos a nuestra realidad y, sobre todo, mucha motivación, y en este sentido la ayuda de un coach nutricional es clave”. La experta también hizo hincapié en la importancia que tiene la gestión del estrés al enfrentarnos a los kilos de más: “Cuando hay un exceso de estrés, el organismo no está capacitado para metabolizar bien los alimentos, favoreciendo que éstos se acumulen en forma de grasas y toxinas”.

Con la compra de una caja de producto (dos cápsulas al día /30 días) se incluye una tarjeta, con un código para registrarse en la web www.figurmed.es. Tras el registro, el usuario recibe un código con las instrucciones para descargarse y acceder a la app Nutrium, en la que, durante el mes de tratamiento, recibe recomendaciones personalizadas en tiempo real por parte de un profesional de la nutrición.

Bye bye nº 2: Celulitis

Las cifras hablan por sí solas: el 90% de las mujeres están afectadas de celulitis. O sea, que son muy pocas -¡poquísimas!- las que se libran de la temida piel de naranja. Por tanto, no es de extrañar que, tal y como se desprende de un estudio realizado por Somatoline Cosmetics a través de MB Consultores, tanto la grasa localizada como la celulitis están entre las principales preocupaciones de las españolas, y que para deshacerse de ellas son capaces de operarse (27%), hacer tratamientos estéticos (21%) e incluso renunciar a las compras o al ocio (salir con amigos, viaje, etc.) para poder realizar estas opciones.

Por suerte, cada vez se conocen más cosas sobre las causas que subyacen a este problema y los nuevos productos anticelulíticos tienen muy en cuenta estos hallazgos en sus formulaciones. La doctora Josefina Royo, experta en Medicina Estética y directora general del Instituto Médico Láser (IML) explica que el origen de la celulitis está en el aumento del tejido adiposo, que a su vez se debe al engrosamiento y la multiplicación de los adipocitos o células grasas. “Cuando esto ocurre, es frecuente el desarrollo de celulitis en las zonas predispuestas como muslos, glúteos, cara interna de los muslos, brazos e incluso el escote”.

Uno de los factores más “señalados” entre los relacionados con su aparición son las hormonas, pero tal y como comentan los expertos de Lierac, también tiene un papel importante la estructura de las fibras de colágeno de la hipodermis (una de las capas cutáneas), que es diferente entre hombres y mujeres y que están muy implicada en el aspecto acolchado de la piel: “Cuando los adipocitos están llenos de grasa (lo que hace que aumenten hasta 2.000 veces su volumen) se hinchan y provocan un efecto de tensión sobre las fibras, que repercute en la superficie de la piel, con el famoso efecto piel de naranja”, explican.

La celulitis no surge de un día para otro, sino que en su formación se distinguen varias etapas que es importante conocer (y vigilar) para impedir que vaya a más. La doctora Royo comenta cuáles son: “La primera parte es el edema (hinchazón) que tiene su origen en un trastorno circulatorio periférico que hace que toxinas y residuos celulares almacenados por falta de drenaje (urea, potasio, ácido láctico, agua) se trasformen en un gel espeso que altera los fibroblastos y su producción de colágeno. Después se produce una fibrosis, que hace que la piel superficial se traccione hacia dentro, y que se agrava en una fase siguiente, la esclerosis, caracterizada por nódulos fibrosos que tiran de la piel hacia dentro, dando lugar a los hoyuelos característicos”.

A pesar de estas señas de identidad tan claras y definidas, 3 de cada 10 mujeres no saben diferenciar la celulitis de la grasa localizada. Según comentó la dermatóloga Paloma Borregón durante el evento de celebración de los 10 años de la marca Somatoline en nuestro país, “ambas pueden ir acompañadas o no de sobrepeso y mientras la celulitis es mayoritariamente un problema femenino, la grasa localizada afecta tanto a hombres (sobre todo en el abdomen) como a mujeres (principalmente en caderas y glúteos)”. La diferencia entre uno y otro problema es lo que marca la decisión de usar un producto anticelulítico o uno reductor. La Dra. Borregón ofrece algunas “pistas” al respecto para elegir y acertar con el tratamiento adecuado: “En cuanto al aspecto, la celulitis se caracteriza por piel fría, color claro, pérdida de elasticidad, venitas y piel de naranja, mientras que la grasa localizada es suave y caliente, y la piel es firme. La celulitis se ubica en muslos, nalgas y parte trasera de la rodilla; el vientre, las caderas, las rodillas, la espalda, los muslos y los brazos son los lugares donde se localiza la grasa. Al pinzamiento, la celulitis produce una sensación de dolor y aparición de piel de naranja (macro-nódulos); en la grasa localizada no hay dolor ni piel de naranja. Y en cuanto a los hábitos recomendados, la dieta y el deporte son útiles, pero no suficientes en el caso de la celulitis, mientras que su utilidad es mayor e incluso algunas veces supone la solución del problema de la grasa localizada”.

Respecto a las novedades cosméticas, una de las tendencias es el efecto “frío” con el objetivo de “romper” los adipocitos y movilizar la grasa. Se trataría de la versión “en tubo” de una de las técnicas anticelulíticas más exitosas en el campo de la Medicina Estética: la criolipólisis. Lo explican los expertos de Lierac: “Esta técnica médica se apoya en la siguiente constatación: las células grasas son más sensibles al frío que las otras. El procedimiento se basa en una ventosa que aspira la zona a tratar y la congela a -10ºC aproximadamente durante 30-60 minutos, lo que conduce a la muerte inmediata y definitiva de los adipocitos. El resultado se mantiene de 2 a 3 meses y se consigue una reducción de volumen de entre un 20 y un 30%”. Lierac ha traslado el mecanismo de este tratamiento a la dermocosmética con su producto Body-Slim, que incluye un masajeador reductor para amplificar este efecto.

Bye bye nº3: Durezas & Co.

El “momento sandalia” es uno de los más importantes en esta época del año y, sin embargo, suele quedar eclipsado por otros aspectos de la operación bikini, pero no hay que perder de vista que el buen estado de los pies va mucho más allá de lucir un esmalte de uñas glamouroso. Los expertos de Body Natur sintetizan en una serie de pasos cómo debe ser la puesta a punto de esta sufrida zona corporal:

Eliminar las durezas. El gesto cosmético más eficaz en este sentido es la exfoliación, ya que es la mejor manera de eliminar la piel muerta que se acumula con muchísima facilidad en esta zona y que es el origen de los callos y durezas. La exfoliación periódica suaviza la piel y, además, aumenta la eficacia de las cremas que se aplican después. Para ello se puede recurrir a la tradicional piedra pómez, a las cremas exfoliantes (que incluyen microgránulos de piedra pómez) y a la opción más novedosa, que viene de la mano de los calcetines o “mascarillas exfoliantes”, los cuales actúan a modo de tratamiento de choque eliminando pieles muertas, callos, durezas y rugosidades y mejorando notablemente el aspecto de los pies. Estos productos se aplican sobre la piel limpia y seca, se dejan actuar aproximadamente una hora, enjuagando después con abundante agua. Se recomienda utilizarlos cada tres meses.

Vigilar la humedad. Los expertos insisten en la importancia de secar muy bien los pies, tanto después de la ducha como en la playa y la piscina, sobre todo entre los dedos, para evitar la aparición de hongos.

Aplicar crema hidratante todas las noches. Es una rutina que hay que convertir en imprescindible ya que resulta fundamental para asegurar el buen estado y la suavidad de la piel de esta zona.

Cortar las uñas de los pies cuadradas (no redondas). Un consejo muy importante a seguir para así evitar uñeros y otros problemas. Para ello, es mejor utilizar un corta uñas, realizando un corte recto y limpio.

Evitar el uso de calzados sintéticos y que aprieten el pie. Lo mejor es optar con un modelo de zapato holgado, de calidad y con horma flexible.

La postura también cuenta. No cruzar las piernas es un gesto estupendo para mejorar la circulación, evitando con ello problemas “podales” tan típicos de esta época del año como la hinchazón.

Bye bye nº 4: Sudor

El sudor nunca es un compañero de viaje agradable, pero cuando empieza a subir la temperatura se convierte, literalmente, en insoportable. Se trata de un proceso natural del organismo ya que, como explican los expertos de Freshly Cosmetics, “la acumulación de toxinas en el cuerpo es habitual y los órganos son los encargados de limpiar el organismo. En concreto, la piel necesita eliminar estas toxinas a través del sudor, necesita transpirar para mantener la temperatura corporal, de ahí la importancia de elegir un desodorante que permita que la piel respire de forma natural”.

Sin embargo, este “détox natural” tiene como efecto colateral el mal olor, que en verano se hace todavía más evidente y que tiene como principales  “culpables” dos glándulas sudoríparas presentes en el cuerpo: las ecrinas (99% agua y 1% sales minerales), cuya principal función es la del control de la temperatura, y las apocrinas (presentes en axilas, ingles y pubis), que secretan principalmente grasas. “Tanto unas como otras producen un sudor originalmente inodoro. Sin embargo, debido a la acción de las bacterias presentes en la piel, las grasas presentes en el sudor de las glándulas apocrinas son digeridas y convertidas en ácidos volátiles, que tienen un olor fuerte y desagradable”, dicen estos expertos.

Los desodorantes de nueva generación tienden cada vez más a eliminar, o al menos minimizar, el contenido de algunos de los ingredientes más característicos de estos productos. Uno de ellos es el alcohol. “Con él se pretende conseguir un secado rápido y casi inmediato. También es utilizado para desprender un perfume agradable y mantener así la sensación de frescura en la piel, pero su uso continuado sobre la piel resulta agresivo e irritante, por lo que hay que evitar su uso especialmente en el caso de las pieles sensibles y con dermatitis”, señalan desde freshly Cosmetics.

Otro de los ingredientes a evitar son los parabemos, que se utilizan como conservantes por sus propiedades bactericidas, y que en determinadas cantidades pueden ser tóxicos. Su uso en cosmética está permitido con ciertos límites. Se identifican en las etiquetas con el sufijo –paraben: methylparaben, butyloparaben…

Y el tercero en discordia son las sales de aluminio, una serie de compuestos que actúan como antitranspirantes, taponando las glándulas sudoríparas con el objetivo de frenar la cantidad de sudor generado y, en consecuencia, la carga bacteriana, responsable de metabolizar el mal olor. A este ingrediente se le han atribuido efectos nocivos no demostrados, “pero, además,  su uso se desaconseja porque reduce la capacidad de transpiración de la piel, taponando las glándulas sudoríparas de la axila e impidiendo que se liberen toxinas de forma natural”.

Ingredientes aparte, a la hora de elegir el desodorante perfecto los expertos de Chilly recomiendan tener en cuenta otra serie de cuestiones:

Un aroma suave y natural: su fragancia no debe ser más fuerte que la del perfume que se usa habitualmente. “En este sentido, los extractos de frutas y plantas son ideales para conseguir un aroma delicado y agradable, con la garantía de que no resultan agresivos para la piel”.

Duración: en el mercado existen desodorantes que ofrecen hasta 48 horas de eficacia.

Antioxidante: “se recomienda buscar un desodorante con vitamina E, que ayuda a combatir los radicales libres y prevenir el envejecimiento de la zona de la axila”.

Protección e hidratación: es importante buscar productos que contengan agentes emolientes que ayudan a calmar la zona tras la depilación, a la vez que previene posibles complicaciones.

 





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.