ESTÁS LEYENDO...

OSTEOPOROSIS. Antesala de fractura

OSTEOPOROSIS. Antesala de fractura

OSTEOPOROSIS. Antesala de fractura

Una fractura por fragilidad conlleva dolor, discapacidad, e incluso la muerte prematura. De ahí que sea tan importante prevenir la osteopososis, responsable de la mayor parte de las fracturas por fragilidad que se producen en las personas mayores de 50 años. Según datos epidemiológicos, una primera fractura duplica el riesgo de futuras fracturas, y a menudo,
la segunda fractura se produce
durante los siguientes 6-8 meses.

La osteoporosis afecta en España a cerca de 3 millones de personas y es responsable de los 9 millones de fracturas óseas que se producen anualmente en el mundo en personas mayores de 50 años. Las estimaciones indican que, a partir de esa edad, una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres tendrán una fractura osteoporótica, fundamentalmente en la columna, cadera o muñeca a lo largo de su vida. Según el doctor Manuel Díaz diaz curielCuriel, presidente de la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO), la fractura por fragilidad representa en España una cifra superior a la suma de casos de infartos, cáncer de mama y embolia, lo que supone un importante problema socio-sanitario por el impacto en la salud y calidad de vida de los pacientes, dado que conllevan dolor, discapacidad e, incluso, la muerte prematura, pero también por el coste económico y social que supone su tratamiento y sus consecuencias.

La segunda fractura en bandeja
En opinión del doctor Díaz Curiel, “una fractura por fragilidad en pacientes de más de 50 años alerta de la necesidad de evaluar el riesgo de una nueva fractura y un posible tratamiento, ya que, a menudo, la segunda fractura se produce durante los siguientes 6-8 meses”. Por tanto, para abordar la prevención de este grave problema socio-sanitario no solo conviene considerar el diagnóstico de una densidad mineral ósea baja, sino que es fundamental evaluar el riesgo de fractura. En opinión de este experto, “el tratamiento de la enfermedad exige un abordaje integral e individualizado. Existen diferentes fármacos que han demostrado su eficacia en la prevención de las fracturas por fragilidad, por lo que la evaluación de forma individual y la participación del paciente en la toma de decisiones debe ser la norma en la práctica clínica habitual para la selección del tratamiento más adecuado”.

Tus huesos, tu segunda piel
Una manera efectiva de reducir tanto costes como incidencia de fracturas, según los expertos, es implementar estrategias de prevención y realizar un diagnóstico precoz y un tratamiento eficaz. Por ello, FHOEMO, con el apoyo de la Sociedad Española de Investigación Ósea y Metabolismo Mineral (SEIOMM) y la Asociación Española contra la Osteoporosis (AECOS) y el aval de la Sociedad Española de Fracturas Osteoporóticas (SEFRAOS) y la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), entre otras, ha presentado la campaña de concienciación “Tus huesos, tu segunda piel” para transmitir a la sociedad la importancia de prevenir las fracturas por osteoporosis. La campaña también cuenta con el apoyo de Amgen y Ferrer. Según explica el doctor Manuel Díaz Curiel, “a través de esta campaña queremos dirigirnos a mujeres y hombres de más de 60 años con el objetivo de profundizar en la necesidad de cuidarse por dentro como uno se cuida por fuera, para que una fractura no repercuta en su ritmo y calidad de vida”. La campaña pretende, asimismo, fomentar el diálogo entre los pacientes diagnosticados con osteopenia u osteoporosis y su médico para que éste pueda valorar su riesgo de fractura y establecer el tratamiento más adecuado en cada caso. Para hacer llegar este mensaje a la sociedad, esta iniciativa se presentará en 10 ciudades españolas entre los meses de octubre de 2015 y febrero de 2016: Madrid, Santiago de Compostela, Zaragoza, Málaga, Alicante, Toledo, Bilbao, Oviedo, Sevilla y Barcelona, donde personal especializado realizará de forma gratuita densitometrías por ultrasonido a todos los asistentes. Además, un médico ofrecerá charlas sobre los factores de riesgo de la fractura, dará consejos para evitar caídas o accidentes domésticos así como recomendaciones sobre nutrición y hábitos saludables que ayuden a evitar la fractura.

¡Cuídate por dentro y por fuera!
A este proyecto se ha sumado también la actriz Ángela Molina, que ha animado a todas las mujeres a que “acudan al médico para conocer la salud de sus angela molinahuesos, ya que una fractura a partir de los 60 puede romper la vida”. Además, la actriz ha puesto en valor este tipo de iniciativas de concienciación haciendo hincapié en la importancia del cuidado tanto por fuera como por dentro. “La osteoporosis no nos da ninguna pista hasta que un día se produce una fractura. No lo vemos, no lo sentimos, hasta que puede ser demasiado tarde.

Objetivo: aumentar la masa ósea
Según la doctora Aurora Garre, experta médica de Cinfa, “la masa ósea es la densidad y calidad de hueso que tiene una persona en su esqueleto. Esta debe adquirirse durante la infancia y aurora garrejuventud, porque el ser humano alcanza su pico máximo de masa ósea a los 30 ó 35 años de edad, y a partir de ahí, comienza a descender. Este proceso de pérdida suele ser lento, pero la disminución de estrógenos que desencadena la menopausia lo puede acelerar; es por eso que se trata de una dolencia más habitual entre la población femenina”. Pues bien, “la osteoporosis reduce la densidad y la calidad de los huesos, ya que estos se vuelven más porosos. Esto debilita el esqueleto y aumenta el riesgo de que se rompan”.“Una dieta pobre en calcio, el tabaco, el alcohol y un estilo de vida sedentario pueden debilitar seriamente nuestro esqueleto”, advierte la doctora Aurora Garre.

Además del sexo y la edad, otros factores que aumentan el riesgo de padecer esta afección son los antecedentes familiares, ya que existe una predisposición genética, y el hecho de tener una constitución física pequeña o un bajo índice de masa corporal. “También la carencia de calcio y vitamina D, el consumo de tabaco y alcohol o llevar un estilo de vida sedentario pueden debilitar seriamente nuestro esqueleto”, advierte la experta.

10 imprescindibles
Sigue una dieta rica en calcio.
Trata de conseguir todo el calcio que necesita tu esqueleto de una manera natural por medio de la alimentación: lácteos (yogures, quesos, leche…), frutas y verduras (col, espinacas, cebollas, frutos secos…), pescados (anchoas, sardinas, lenguado y salmón) y mariscos. También una dieta rica en proteínas ayuda a prevenir la fractura de cadera.

  1. Asegura tu aporte de vitamina D. Se obtiene con los rayos del sol, por lo que entre quince y veinte minutos diarios de exposición solar te garantizarán la cantidad necesaria de esta importante vitamina, que fija el calcio en el hueso.
  2. Deja el tabaco y reduce el consumo de alcohol. Ambas sustancias dañan los huesos, pero el alcohol, además, disminuye los reflejos y aumenta el riesgo de caídas y posibles fracturas. El exceso de café tampoco es aconsejable.
  3. Practica ejercicio de manera regular. Huye del sedentarismo y realiza alguna actividad física durante veinte o treinta minutos unas tres veces a la semana. Algunos de los ejercicios que te ayudarán a fortalecer tus huesos son caminar, bailar, practicar taichí, yoga o ejercicios de soporte de peso. Evita siempre aquellos que impliquen algún tipo de riesgo.
  4. Cuida tus posturas en el día a día. Vigila la manera en que caminas, te sientas, te acuestas y te levantas. Presta atención, además, a la forma en que coges y trasladas pesos.
  5. Presta atención al caminar por la calle. Mira bien por donde pisas y evita caminar en días de heladas, si vives en una zona fría. Escoge bien los zapatos que utilizas: deben ajustarse a tu pie y los tacones deben ser bajos.
  6. Minimiza los riesgos de caídas en casa. Deja las luces encendidas durante la noche para que puedas ver mejor mientras caminas; retira las alfombras u otros objetos de decoración que puedan hacerte tropezar; instala en el baño barras de seguridad y pavimento antideslizante en la ducha o bañera.
  7. Vigila tu vista. La mejor manera de evitar una caída es ver bien, por lo que es recomendable que acudas a revisarte la vista a un oftalmólogo una o dos veces al año.
  8. Evita los fármacos hipotensores o sedantes. Este tipo de medicamentos puede provocar somnolencia e inestabilidad, por lo que es preferible no tomarlos en la medida de lo posible. Si debes hacerlo, ten mucho cuidado cuando te levantes y desplaces.
  9. Toma suplementos de calcio y vitamina D si es necesario. Tu médico te indicará si necesitas complementar tu dieta con este tipo de aportes, que debes tomar siempre bajo su supervisión y respetando las dosis y pautas de administración que él te señale.




ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.