ESTÁS LEYENDO...

Papillas Nutriben sin azúcares añadidos

Papillas Nutriben sin azúcares añadidos

Papillas Nutriben sin azúcares añadidos

Una de las principales amenazas para la salud de adultos y niños es el consumo excesivo de azúcar. Hace décadas que la OMS recomienda reducir la ingesta de azúcar libre, es decir, todo los que se añaden a los alimentos, junto a los que también están presentes de forma natural en la miel, los  jarabes y los zumos de fruta. Es sabido que la ingesta abusiva de azúcar en la dieta de un bebé puede traducirse en diferentes riesgos para su salud: problemas de peso que pueden conducir a la obesidad, o más probabilidades de sufrir alteraciones metabólicas a temprana edad, algo que podría desencadenar en un caso de diabetes o hipertensión, entre otros.

Hoy en día resulta difícil imaginar una vida sin nada de azúcar; si para muchos ya es un reto reducir la cantidad de azúcar en la dieta, imaginen a aquellos que tienen limitada su ingesta por prescripción médica. Por suerte, en el caso de bebés y niños se cuenta con un escenario más favorable para combatir su ingesta desmesurada.

¿Por qué es más fácil controlar el consumo de azúcar en los más pequeños? La educación del paladar es un punto trascendental en el proceso de adaptación alimenticia en bebés y niños. Cuando comienzan con su alimentación más sólida es importante conocer los límites, ya no solo del azúcar, sino de otros compuestos como la sal o las grasas. Es importante hacerlo desde temprana edad, ya que sus primeras dietas serán las que determinen el carácter de su paladar en sus próximos años de vida y en edad adulta.

Tanto en adultos como en niños, la OMS recomienda reducir la ingesta de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta calórica total. Sugiere además que se reduzca aún más la ingesta de azúcares libres a menos del 5% de la ingesta calórica total. Contiene azúcar naturalmente presente. Excepto las papillas lacteadas con miel, variedades de papillas con cereales y miel, papilla cacao con galletas maría y papillas desayuno. Un exceso de sal o azúcar podría derivar en una cierta dependencia para el paladar, que sería incapaz de tolerar sabores “insípidos” “poco dulces” o “sosos”. Disfrutar del sabor natural de los alimentos cuando nuestro paladar ha estado acostumbrado a sabores muy dulces no es tarea fácil. Caso contrario cuando el paladar está “inmaculado” y todavía no ha degustado comidas con alta carga de sal o azúcar. Es decir, los niños cuentan con la capacidad de acostumbrarse a nuevos sabores, sin necesidad de aditivo alguno.

¿Cómo ha logrado Nutribén reducir los niveles de azúcar en sus papillas? Las papillas de cereales destinadas a lactantes y niños pequeños deben ser sometidas a un tratamiento tecnológico que permita su fácil dispersión en agua, leche u otro líquido que se adecúe a una fácil digestión. Los cereales pueden ser tratados de dos formas, bien por calor o por enzimas. En el caso de Nutribén se apuesta por un proceso de calor sobre el almidón, que se conoce como hidrólisis térmica.

¿Por qué razones?

Menor producción de monosacáridos y disacáridos (azúcares):
• Menos azúcares acordes con las crecientes recomendaciones de la OMS y otras instituciones.
• Menor sabor dulce: Baja el umbral de los niños al sabor dulce, evitando preferencia por este sabor a edades adultas.

Mayor calidad de polisacáridos (almidones):
• Papillas más espesas.
• Menos cantidad para espesar.
• Fácil preparación.
• Evita sobredosificación = sobre alimentación

Las papillas Nutribén Innova® presentan un alto porcentaje de cereales, con FOS y están enriquecidas con 11 vitaminas y minerales. Se presentan al mercado en 6 referencias en tamaño de 600 gramos.





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.