ESTÁS LEYENDO...

PIEL & CUERPO A PUNTO Empieza la cuenta atrás...

PIEL & CUERPO A PUNTO Empieza la cuenta atrás

PIEL & CUERPO A PUNTO Empieza la cuenta atrás

La operación bikini se ha convertido en una estrategia que va mucho más allá del tándem “crema corporal-dieta”. Cada vez hay más opciones para poner rostro y cuerpo a punto antes de que empiecen las vacaciones. Te revelamos todos los secretos

Exprés, intensivo, en tiempo récord… son las condiciones que se exigen a los cuidados cosméticos que se aplican en esta época del año. La inminencia del calor, el verano y las vacaciones hacen que la lista de cosas por hacer para lucir una figura 10 y exponer la piel al sol en las mejores condiciones sea larga y difícil de encajar en la rutina diaria. Por suerte, las ayudas cosméticas disponibles no sólo cumplen todas estas condiciones sino que facilitan mucho este plan de puesta a punto debido a su formulación (concentración de activos), forma de acción (varias funciones en una), etc.

Rostro: de la opacidad a la luz
Llegada esta época del año, el cansancio acumulado no sólo pasa factura al organismo sino también al aspecto de la piel, siendo el principal efecto la barranguerpérdida de luminosidad que, tal y como explica Aurora Barranger, experta en dermocosmética de Laboratorios Uriage, “se produce debido a que la renovación celular se ralentiza, impidiendo que la epidermis refleje la luz de forma adecuada y natural”. Para devolver al rostro toda su luminosidad, la experta da una serie de consejos:

  1. Piel limpia. “El primer paso para una piel luminosa es la limpieza diaria, ya que los restos de maquillaje y la polución obstruyen los poros, favoreciendo la aparición de espinillas y restando vitalidad a la epidermis”, comenta la experta.
  2. Masajes. Para activar la circulación sanguínea, da muy buenos resultados realizar un masaje facial con las yemas de los dedos. El momento de aplicación de la crema es el más adecuado para realizar este mini-masaje.
  3. Exfoliación. La experta recomienda utilizar una exfoliante para el rostro una vez por semana, para estimular así la renovación celular. En esta época del año hay que buscar un producto exfoliante suave que favorezca el proceso natural de eliminación de células muertas por parte de la piel y que, a ser posible, incluya sustancias antioxidantes y antiinflamatorias que ayuden a prevenir el daño futuro. Evita las exfoliaciones abrasivas y, también, productos como los tónicos faciales que contengan alcohol y otros ingredientes astringentes, ya que pueden alterar el pH de la piel y resecarla en exceso.
  4. Hiper-nutrición. Aplicar una mascarilla una vez por semana también aporta luz al rostro, ya que lo nutre en profundidad. Además, aumenta las “reservas” de hidratación de las células, un buen recurso frente a los factores ambientales del verano.
  5. Hidratación diaria. El uso de una hidratante adaptada a tipo de piel es fundamental para mantener los niveles adecuados de agua cutánea. Estos productos protegen y refuerzan la barrera de la piel para así evitar que se reseque. En este momento puede ser recomendable sustituir la hidratante habitual por un serum ligero, que nutre la epidermis, mejora la textura de la piel y sirve como base excelente para aplicar encima el protector solar.
  6. Fotoprotección. El factor de protección no es patrimonio exclusivo de la bolsa de la playa, sino que, tal y como recomienda la experta, es importante utilizar protección solar todo el año, así como filtros biológicos para evitar el envejecimiento prematuro y proteger contra los radicales libres.
  7. Zonas “maltratadas”. Asimismo, no hay que olvidar que la piel de los labios y del contorno de ojos es más fina y delicada que el resto, de ahí la necesidad de utilizar productos específicos que respeten estas zonas y la preparen para los “embates” de la época estival.
  8. No fumar. Hay que procurar evitar el tabaco ya que, además de otros múltiples efectos negativos en el organismo, acelera el envejecimiento de la epidermis.
  9. Hidratación interior. Los expertos insisten en la necesidad de consumir al menos dos litros de agua al día, una cantidad que es recomendable aumentar cuando suben las temperaturas. Recuerda que las frutas y las verduras son ricas en agua, así que también “suman” en ese cómputo diario.

Pelo: el parche antes de la herida
Verano es sinónimo de un nuevo arsenal de “armas de deshidratación masiva” para el cabello: calor, humedad, cloro, agua salada… las cuales tienen un objetivo común: la cutícula, dando como resultado tras las primeras exposiciones al sol un cabello triste, opaco y decolorado (especialmente en el caso de los teñidos). La clave para prevenir estos daños (que afectan incluso a las melenas más cuidadas) es preparar el cabello durante las semanas anteriores mediante una sobredosis de hidratación que no sólo mejore su aspecto sino que le proporcione las reservas necesarias para los efectos “desecantes” de los meses de calor. Una buena opción es utilizar productos (champú y acondicionador) que incorporen ingredientes como el aceite de argán, una sustancia de reconocido poder hidratante, nutritivo y reparador que ayuda a mantener la cutícula sana, lisa y preparada para minimizar los efectos de las agresiones medioambientales.

Los serums y aceites capilares son otra buena elección: con 3-4 nueces de producto aplicado uniformemente sobre el cabello recién lavado es suficiente para rehidratar la cutícula y asegurar la vitalidad del cabello bajo el sol.

Ni un pelo de más
Independientemente del método empleado, la premisa máxima a la hora de depilarse es proteger la piel adecuadamente, antes, durante y después del proceso. Así, por ejemplo, depilarse después de la ducha es un buen gesto para evitar agredir a la epidermis en exceso y, también, para conseguir mejores carreraresultados, tal y como explica la farmacéutica Leticia B. Carrera, directora de los Centros Médicos Felicidad Carrera y asesora de la firma Veet: “Los poros están más dilatados y el vello se extrae mejor. Además, si se hace por la noche, las horas de sueño son ideales para reparar la piel y calmar las zonas que hayan podido quedar enrojecidas”. Las novedades en este campo son contínuas:

  • Las maquinillas especialmente diseñadas para la silueta femenina cada vez incorporan nuevas funciones, como los cabezales con sustancias hidratantes y reparadoras, como el aloe vera, que protegen la piel y la reparan a la vez que eliminan el vello. No hay que olvidar que el afeitado con maquinilla supone también un mecanismo de exfoliación suave para la piel, de ahí la importancia de hidratarla adecuadamente después.
  • La cera, en todas sus modalidades, es una de las opciones más utilizadas, debido a que es un método rápido, agradable y que no agrede a la piel. La última novedad en este sentido son los sistemas auto-calentables con discos de cera que permiten obtener en casa los mismos resultados que se consiguen en los centros de belleza.
  • En cuanto a la depilación láser, la doctora Adriana Ribé, médico dermopatóloga y directora de Ribé Clinic en Barcelona, echa por tierra Adriana Ribeun mito muy extendido: “No es cierto que no se pueda depilar con láser en verano, ya que este tipo de depilación se puede realizar durante todo el año. La única contraindicación es la piel bronceada, pero si es verano y se toma el sol con protección o se depilan zonas cubiertas como las axilas, no hay ningún problema. Tampoco es cierto que no se puede tomar el sol después de la depilación láser; lo que ocurre es que, como en algunos pacientes la piel puede quedar más sensible, se aconseja usar factor de protección solar”. La experta recomienda comenzar el tratamiento cuanto antes para llegar a tiempo a los meses estivales, teniendo en cuenta que suelen ser necesarias unas 6-10 sesiones (una cada 2/3 meses). “De este modo, se tiene tiempo de realizar dos sesiones antes del verano, una en mayo y la segunda en junio-julio, después de las cuales el vello estará más debilitado, en la mayoría de los casos no se tendrá pelo durante el verano y se podrá tomar el sol, reanudando la depilación en septiembre-octubre, con una tercera sesión”.

Preparación interior
La nutricosmética o, lo que es lo mismo, los complementos alimenticios que aportan determinados nutrientes por vía oral con el objetivo de conseguir efectos a nivel cutáneo y/o corporal, es una excelente aliada a la hora de poner el organismo a punto de cara al verano. En este momento, hay tres tipos de nutricosméticos que son especialmente recomendables:

Preparadores del bronceado. Son productos ricos en betacarotenos (sustancias de reconocido poder antioxidante que, además, favorecen la pigmentación homogénea de la piel), vitaminas C y E y selenio (ingredientes todos de ellos con una importante acción antiradicales libres). Los productos de nueva generación incorporan además componentes como el cobre (ayuda a la pigmentación de la piel) y la L-Tyrosina (una sustancia que estimula la producción de melanina para proteger mejor de la acción solar nociva). Lo ideal es empezar a consumir estos productos como mínimo unos 15 días antes de iniciar la exposición al sol.

Reductores, drenantes, “vientre plano”… Existe un amplio repertorio de productos de nutricosmética formulados para estimular determinadas funciones del organismo con el objetivo de combatir el exceso de peso, eliminar la retención de líquidos, favorecer el tránsito intestinal, minimizar la absorción de azúcares, combatir la hinchazón… en definitiva, poner el cuerpo a punto y liberarlo de excesos de todo tipo antes de las vacaciones. Todos ellos están formulados con sustancias naturales (alcachofa, chitosán, té verde, comino, guaraná, diente de león, mate…), y se consumen antes de las comidas con un vaso de agua.

Antiedad. Cada vez hay más productos que refuerzan la piel desde dentro para contrarrestar la pérdida de sustancias naturales responsables de la elasticidad y firmeza cutánea con un doble objetivo: uno inmediato (mejorar el aspecto de la piel) y otro a más largo plazo (ralentizar el proceso de envejecimiento). Los nutricosméticos a base de ácido hialurónico (sustancias antiaging por antonomasia) fueron en cierto modo los “abanderados” en este sentido y tras ellos, la novedad de este año viene de la mano de los productos con colágeno (sólo o en combinación con otras sustancias antiedad). La duración media de tratamiento con estos productos es de 3 meses, aunque sus resultados se comienzan a apreciar a las pocas semanas: piel más hidratada, firme y con tono; bronceado más luminoso y uniforme; menos manchas cutáneas…

Piernas impecables
1. Hidratación y tonificación: estos son los dos cuidados imprescindibles que necesitan las piernas en este momento del año. Tal y como explica Leticia B. Carrera, “durante el invierno, la piel de las piernas suele resecarse, ya que cuenta con pocas glándulas sebáceas, así que si no se ha llevado una rutina de cuidados diaria, es el momento de recuperar el tiempo perdido, hidratándolas para devolver la elasticidad, la suavidad y el brillo perdidos”. La experta recuerda que en verano es necesario que esta hidratación se realice al menos dos veces al día, ya que ahora las piernas están descubiertas y expuestas a factores externos como el sol, el salitre del agua de mar o el viento. Es importante utilizar un producto que contenga protección solar. “Para que las piernas absorban mejor la hidratante hay que exfoliarlas una vez a la semana. La exfoliación, además, ayudará a retirar las células muertas y evitará que el vello presente dificultades para salir. Se debe realizar la exfoliación sobre la piel húmeda, con movimientos ascendentes desde los tobillos, añadiendo más intensidad en la zona de las rodillas, que suele ser más áspera. Aclarar el producto con agua fría o tibia, de abajo hacia arriba, para activar la circulación sanguínea. Si tienes previsto depilarte, exfóliate preferentemente un par de días antes (no lo hagas el mismo día, ya que irritarás la piel) y, tras la depilación, espera como mínimo dos días antes de volverte a exfoliar”.

2. En cuanto al segundo gesto, la tonificación, la experta lo define como un pilar fundamental para el cuidado integral de las piernas. “El objetivo, en este caso, es evitar la flacidez muscular y el aspecto de piernas blandas poco tonificadas. Para ello, es importante llevar una alimentación equilibrada y saludable, complementada con ejercicio físico regular”. Las cremas hidratantes que incluyen ingredientes reafirmantes son muy efectivas en este sentido y también hay otra serie de recomendaciones que permiten lucir unas piernas con mejor tono: “los masajes ascendentes con agua fría, evitar estar muchas horas de pie, descansar con los pies en alto e intentar no llevar zapatos con mucho tacón”.

Pies a punto
La llegada del buen tiempo supone “la hora de la verdad” para los pies: las sandalias y los zapatos abiertos abandonan el letargo invernal y sacan a relucir unos pies y unas uñas que muchas veces, y a pesar de haber recibido los cuidados y la hidratación adecuadas, no siempre lucen su cara más “presentable”. Los pies pueden estar resecos y deshidratados, de ahí la necesidad de poner en marcha un plan de reparación exprés que incluya cremas ultra-hidratantes y de absorción inmediata (algo fundamental en esta época del año), productos específicos para los talones (su piel es 5 veces más gruesa que la del resto del cuerpo) cremas antidurezas y exfoliación.

En cuanto a las uñas, pueden lucir amarillentas, con un grosor irregular o estar quebradizas. “Una de las causa más comunes de ese aspecto son los hongos u onicomicosis (afecta al 10-15% de la población), un problema producido por distintas causas y que puede ser meramente cosmético o causar dolor o crecimiento anormal de la uña”, explica la doctora Adriana Ribé. El tratamiento de la onicomicosis es médico y consiste en la aplicación de productos en las uñas o en la ingesta de medicamentos. Como alternativa, la doctora Ribé aplica en su clínica un tratamiento seguro y eficaz, con resultados desde la primera sesión y sin efectos secundarios, basado en el láser. “En el tratamiento Happy Nails, los microimpulsos del láser Nd:YAG atraviesan la uña y son absorbidos por el hongo sin causar daño en la propia uña o en el tejido sano circundante”, explica la experta. El protocolo consiste en 4-6 sesiones de 5 minutos (una sesión cada 2 semanas). El resultado es una uña sana, rosada y lisa.

Soluciones profesionales: aún hay tiempo
Las técnicas de Medicina Estética son una excelente opción para poner la piel a punto antes de las vacaciones. Tal y como explica la doctora Elia Roó, Elia Roocoordinadora del GEDET (Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica) de la AEDV y jefa de Dermatología del Hospital Sur de Alcorcón (Madrid), “los meses de primavera son un buen momento para, poco a poco, preparar la piel de cara al buen tiempo. El principal objetivo es conseguir una buena hidratación y elasticidad cutáneas y para ello, los mejores procedimientos son la mesoterapia cutánea con ácido hialurónico y el plasma rico en plaquetas”.

Respecto a este tipo de mesoterapia, la experta explica que es ideal para cara, cuello y escote, con el fin de potenciar la hidratación, sobre todo en las pieles maduras. “El ácido hialurónico no reticulado mantiene una trama acuosa densa a nivel dérmico, mejorando notablemente el estado de la piel”. Se aconsejan entre 3 y 4 sesiones, con una periodicidad mensual (precio aproximado por sesión: 200 euros).

En cuanto al plasma rico en plaquetas, se trata de una técnica que permite inducir la formación de colágeno (sustancia responsable de la firmeza y buen estado cutáneo) de una manera natural. “El plasma rico en plaquetas se obtiene a partir de la propia sangre del paciente, mediante un proceso que incluye el centrifugado de una muestra, de la cual se extrae dicho plasma y se aplica en rostro, cuello y escote mediante microinyecciones. A diferencia de los tratamientos con láser de rejuvenecimiento facial, puede realizarse en los meses de mayor exposición solar sin efectos secundarios, siendo por tanto una buena alternativa en los meses previos al verano”, comenta la doctora Roó. Se recomiendan entre 3 y 4 sesiones al año (precio aproximado por sesión: 250 euros).

Dieta: operación bikini en versión detox
El Centro de Belleza Oxigen, de Barcelona, propone para esta época del año un plan detox basado en la combinación de diferentes nutrientes de poder desintoxicante que, además de “limpiar” el organismo, tiene un reflejo directo sobre el aspecto de la piel. Los especialistas destacan los beneficios de recurrir a un día de “desontoxicación” al mes o, en caso de que haya kilos de más, establecer un menú semanal desintoxicante (como mucho, se debe alargar hasta 15 días). Este es un ejemplo de día detox tipo:

  • Desayuno: 2 kiwis y un café con leche desnatada
  • Media mañana: Bocadillo de pan integral (puede ser también de linaza o espelta) con pavo o jamón serrano, aliñado con aceite de oliva, y una infusión o un vaso de leche de avena.
  • Comida: Un caldo depurativo con limón; un par de cucharadas de semillas de sésamo y lino, a partes iguales. Ensalada de escarola con tomate, espárragos, dos cucharadas de arroz o pasta integrales y un huevo duro entero, más una clara de huevo, aliñado todo con aceite de oliva y hierbas al gusto. De postre, kiwi y una infusión o café.
  • Merienda: Una manzana y una infusión
  • Cena: Un vaso de caldo depurativo con limón; ensalada de tomate y dos claras de huevo, aliñados con aceite de oliva virgen y hierbas al gusto. De postre, fresas y una taza de té verde o infusión.

Si se necesita un plan de choque todavía más intenso, Oxigen propone sustituir durante un día la comida y la cena por un caldo-puré verde, que limpia completamente el organismo. Se prepara hirviendo en litro y medio de agua durante 15 minutos: espinacas, acelgas, calabacín, cebolla, lentejas cocidas y apio. Una vez hervido, triturar todo y salpimentar al gusto. De postre, tomar un kiwi.
productosbarranguer





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.