El sueño es un elemento fundamental para asegurar el desarrollo de los niños, tanto a  nivel físico como mental. Los peques son capaces de dormir de manera independiente,  aunque hay que enseñarles cómo hacerlo. Para ello, resulta súper efectivo crear rutinas en el día al día del bebé, partiendo de que cada niño es distinto, por lo que es básico  observar su comportamiento y saber analizarlo. Este 18 de marzo se celebra el Día  Mundial del Sueño, y por esta razón queremos compartir estos tips que te ayudarán a  mejorar el descanso de tu bebé

1. ASEGURA QUE LAS SIESTAS SEAN REPARADORAS Y REGULARES 

Las siestas nos ayudan a regular en el organismo los niveles de melatonina (hormona  del sueño) y de cortisol (hormona de la actividad y el estrés). Un exceso de cortisol  dificulta el descanso tanto en edad infantil como en edad adulta. Si el bebé duerme  siestas adecuadamente tendrá un equilibrio hormonal, lo que le ayudará a conciliar el  sueño.  

Para conseguir que el bebé duerma siestas es importante no forzarle, simplemente  ofrécele la posibilidad de estar relajado en un ambiente óptimo para dormir. Esto debe  convertirse en una rutina, y lo ideal es que la duración de las siestas oscile entre los 45- 60 minutos (ciclo de sueño completo), y preferiblemente a oscuras o con una luz muy  tenue. 

2. RESPETA LAS VENTANAS DE SUEÑO 

Una ventana de sueño es el tiempo máximo que tu bebé puede estar despierto según  su edad, de forma orientativa: 

Menos de 3 meses: 45-90 minutos. En este momento es fundamental guiarse por  las señales de cansancio más que por el reloj; no hay límite de siestas. ⮚ 4 a 6 meses: 90-150 minutos. Lo ideal es que duerman entre 3 y 4 siestas. ⮚ 6 a 8 meses: 2-4 horas. Entre 2 y 3 siestas al día.

8 a 13 meses: 2’5-4 horas. Solamente 2 siestas diarias. La última ventana se irá  alargando hasta las cuatro horas. 

13 a 18 meses: 4’5-6 horas. Preferiblemente 1 siesta, aunque pueden darse 2. ⮚ 18 meses a 3 años: 5-6 horas, y 1 siesta diaria. 

3. IDENTIFICA SUS SEÑALES DE CANSANCIO 

Fíjate en sus cejas, su entrecejo, mirada perdida o si bizquea (en el caso de los más  peques. También ten en cuenta si reduce su actividad, si se frotan los ojos, si piden  brazos, o si arquean la espalda. Poco a poco os iréis familiarizando con sus gestos, sus  acciones y sus emociones; todo lleva su tiempo

4. CREA UN RITUAL ANTES DE DORMIR 

Saber qué va a ocurrir después de un pequeño ritual les ayudará a estar más relajados  para conciliar el sueño: cremita con masaje, pijama, biberón/pecho, lectura de cuento,  mantita de apego y apagar la luz. Esta puede ser una buena forma de comenzar con  un patrón definido, al que podrás añadir otros pequeños gestos que contribuyan a su  bienestar y tranquilidad

5. SÉ CONSTANTE CON LA HORA DE ACOSTARLE Y DE LEVANTARLE 

Asegurar un buen descanso para los peques es uno de los objetivos más deseados para  los padres y madres de familia. Para conseguirlo, debemos tener en cuenta que los  peques necesitan unas determinadas horas de sueño en función de su edad. Lo ideal  es que se despierten entre las 7:00 y las 8:30 de la mañana y que se acuesten entre las  19:30 y las 21:00, en la medida de lo posible.  

Evidentemente, cuando los bebés apenas cuentan con unos meses de vida, los ciclos  de sueño son más cortitos y debemos tratar de adaptarnos de tal forma que no  alteremos sus ritmos de sueño y alimentación. El colecho es una práctica muy efectiva  que consiste en dormir en una cama contigua a la cuna, lo que permite mantener el  ambiente relajado de la noche para poder alimentar al bebé sin necesidad de moverlo 

en exceso y que le sea más fácil retomar el sueño. 

6. DISEÑA UNA ALIMENTACIÓN EQUILIBRADA 

Belén Alonso, nutricionista de Nutribén®, recuerda que “una dieta sana es un elemento  básico en la infancia que evitará problemas de salud presentes y futuros como la  obesidad, aunque debemos recordar que una alimentación equilibrada será también  una gran aliada para controlar el estrés de los peques, los cambios de humor e, incluso,  conseguir un patrón de descanso apropiado a la edad de cada uno”.  

Belén Alonso explica la importancia que tiene la ingesta de leche sobre el descanso de  los niños, pues “los ácidos grasos esenciales y los Omega3 (presentes en la leche materna y de fórmula)) ayudan a la maduración cerebral del bebé para que también  se desarrolle correctamente la función del sueño” 

Para diseñar la dieta de tu peque, un gran aliado para conseguir un mejor sueño  nocturno es incluir los cereales en su cena. Los cereales ayudan a que tu peque sienta  una sensación de saciedad mayor pudiendo así alargar sus horas de sueño durante la  noche y retrasando la necesidad de la primera ingesta (desayuno). Sus nutrientes  aportan a los peques parte de la energía que necesitan a lo largo del día, gracias a su 

composición completa y equilibrada. Belén Alonso destaca la Papilla Nutribén® 10  Cereales, la única del mercado que contiene trigo, cebada, espelta, triticale, arroz,  avena, centeno, mijo, sorgo y maíz, y que “podrás ofrecérsela a tu peque a partir de los  6 meses”. 

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Redacción Consejos

Equipo de redacción de la revista Consejos de tu farmacéutico. Revista especializada en el sector sanitario, editada en España y con más de 20 años de experiencia. Todo nuestro contenido está...