Árnica Gel&, cuidados para el deportista

0
2265

El deporte proporciona innumerables beneficios para la salud: mantiene en forma los músculos, estimula la circulación, previene la aparición de enfermedades, favorece las funciones metabólicas y antioxidantes y aporta bienestar psicológico. Sin embargo, es importante practicarlo de forma adecuada y no cometer excesos. BOIRON ha elaborado un completo decálogo para ayudar a la práctica de ejercicio segura:

1. Calentamiento previo. Antes de comenzar la práctica deportiva, hay que invertir un tercio del tiempo en el calentamiento. Se pueden realizar carreras suaves, ejercicios de fuerza y coordinación, movimientos de articulaciones o estiramiento de los músculos. Son beneficiosos para el deporte y previenen las lesiones.

2. Consultar a expertos. Antes de iniciar la práctica deportiva, es aconsejable ponerse en manos de un entrenador cualificado que oriente sobre cómo realizar de forma adecuada el entrenamiento para sacarle el mayor partido posible, de acuerdo a unos objetivos marcados y la condición física personal.

3. Alimentación sana y equilibrada. Alimentarse acorde a las necesidades nutricionales y energéticas, y al desgaste calórico previsible, es otro punto importante antes de realizar deporte.

4. Siembre bien hidratado. La hidratación es fundamental en el deporte. De hecho, la deshidratación no solo provoca mareos o vértigos sino que también es una de las causas de los calambres. No hay que olvidar mantener una correcta hidratación antes, durante y después del ejercicio.

5. Utilizar el equipo deportivo adecuado. En función del deporte que se practique, se necesitará un material deportivo u otro. Hay que asegurarse de que se usa el adecuado. También es recomendable vestir ropa cómoda y ante ciertos deportes de riesgo, como el esquí o el ciclismo, emplear equipo protector como casco o rodilleras.

6. Realizar ejercicio de forma progresiva. Hacer ejercicio es bueno para la salud, tanto física como anímicamente. Pero hay que evitar la práctica excesiva o retomar una actividad deportiva de manera brusca.

7. Tras una jornada deportiva…, tener siempre a mano Árnica Gel de BOIRON. El masaje con Arnica Gel ayuda a aliviar la fatiga muscular causada tras una actividad física intensa. Basta con aplicar tan pronto como sea posible una fina capa masajeando sobre la zona afectada hasta conseguir la absorción completa y repetir de 2 a 3 veces al día. Es un gel no graso que penetra rápidamente y no tiene conservantes ni perfume. Puede ser utilizado por toda la familia, incluso los niños mayores de un año.

8. Relajar los músculos. Tras un entrenamiento o actividad deportiva, recupera la tonicidad muscular con suave ejercicios de flexibilidad y masajes relajantes.

9. Ante desgarros leves, aplicar frío. Cuando se sufre un desgarro leve, la primera señal es el dolor. Aplicar hielo sobre esta zona dolorida durante 10 ó 15 minutos. Si no es posible tener acceso al hielo, se podrá enfriar el músculo con agua fría o algún producto gélido para reducir la inflamación.

10. Cuidado con los excesos. Es importante no continuar haciendo ejercicio si se nota alguna molestia o dolor, ya que podría provocar sobrecargas innecesarias y molestas. Si es necesario, acudir al médico o especialista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here