Thermogel: frío-calor para el dolor

0
2572

Las terapias de frío o calor aportan múltiples beneficios en el tratamiento de determinadas dolencias. Sin embargo, 5 de cada 10 españoles desconoce qué terapia es la más adecuada para cada tipo de dolencia, según un reciente estudio publicado por Pic Solution, marca especializada en el cuidado de la salud en el entorno doméstico.

Los resultados de este estudio también ponen de manifiesto que la administración de analgésicos es la opción más recurrida. “Un uso indebido o un abuso de analgésicos puede tener efectos negativos para la salud. En ocasiones, por razones de accesibilidad o comodidad, los pacientes recurren a medicamentos para la cura de dolencias que podrían tratarse con otro tipo de terapias que, sin llegar a serlo, consiguen un efecto analgésico reduciendo notablemente el dolor” – ha declarado Cristina Merinero, de la farmacia de C.C. Parque Corredor del Henares de Madrid.

Según este estudio, los encuestados optan por la administración de analgésicos para paliar los dolores musculares, cervicales, menstruales o abdominales, frente a las terapias de calor recomendadas en estas situaciones. “El calor provoca un efecto vasodilatador superficial que aumenta la afluencia de sangre a la zona y, por tanto, facilita la eliminación del dolor. Es una opción altamente recomendada en determinadas dolencias, ya que evita la administración de medicamentos en aquellos casos en los que no son necesarios”, recomienda Cristina Merinero.

Por otro lado, se encuentran las terapias de frío que limitan el aumento de las inflamaciones gracias a su efecto vasoconstrictor superficial. El uso de este tipo de terapia está más extendido entre la población, especialmente para el tratamiento de torceduras y esguinces. A pesar de ello, los resultados del estudio desarrollado por PIC Solution demuestran que existe un desconocimiento acerca de la correcta aplicación. Así, el 25% de los encuestados afirmaron que cuanto mayor es la intensidad del frío (o calor) aplicada en la zona dolorida, mayor es el alivio, “un error que puede ocasionar quemaduras en la piel”, sentencia la farmacéutica.

Para acercar todos los beneficios de la terapia del frío o calor a los pacientes, PIC Solution presenta Thermogel, una almohadilla de gel térmico que permite aplicar el efecto del frío y del calor indistintamente. Está fabricado con un tejido especial que permite su colocación en contacto directo con la piel y su banda elástica hace que se adapte y fije a cualquier parte del cuerpo.

Cuando usar frío y calor
El calor ejerce un efecto vasodilatador, por lo que aplicado sobre la piel aumenta la oxigenación del tejido, favoreciendo la circulación y acelerando el metabolismo. Otros beneficios son que relaja y estimula el sistema inmune y ayudan al organismo a eliminar toxinas. Su uso terapéutico es especialmente útil para lesiones musculares, lumbagos, dolores abdominales, (incluidos los debidos a trastornos digestivos) o la rigidez articular, entre otras.

Por su parte, el frío actúa como constrictor de los vasos sanguíneos, reduciendo la inflamación y el dolor, y además tonifica los músculos debilitados. La terapia de frío se recomienda para tratar dolencias como pequeñas contusiones y traumatismos, quemaduras, dolor de cabeza o de dientes, hemorragias leves, inflamaciones cutáneas locales o incluso picaduras de insectos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here