ESTÁS LEYENDO...

Protección solar oral, sí pero en compañía

Protección solar oral, sí pero en compañía

Protección solar oral, sí pero en compañía

“Tengo muchas dudas acerca de qué protección solar debo usar, no me aclaro con los factores de protección que nos ofrecen en el mercado. También me han hablado de la protección oral. Es aconsejable?” Nos escribe… María (Cádiz)

Los protectores solares vía oral son complementos alimenticios a base de nutrientes que contribuyen a la fotoprotección celular. Estas combinaciones de sustancias mejoran la tolerancia a la radiación solar. Son, generalmente, vitaminas, betacarotenos (presentes en frutas y verduras de colores vivos, como la naranja o la zanahoria) y otras sustancias procedentes del mundo vegetal como el polypodium leucotomos. Sin embargo, para estar protegidos de las radiaciones ultravioletas, principalmente UVA y UVB, causantes del eritema y el daño solar en la piel y las manchas, debemos aplicar los filtros solares a nivel tópico. Si no, no nos estaremos protegidos, aunque tomemos estos complementos antes, durante y después de la exposición solar.

Descubre la fórmula del FPS

El factor de protección (FPS) de las cremas solares es un número que indica el tiempo que el producto aumenta la capacidad de defensa de la piel frente al sol. Si la piel puede estar expuesta al sol durante 10 minutos sin enrojecerse, un factor de protección 15 protegería durante aproximadamente 2 horas y media. Es decir,15 minutosx10 = 150 minutos. Con un FPS 30 estaríamos protegidos 30 minutosx10, es decir, 5 horas, y con un FPS 50, 8 horas.

Criterios para elegirlo bien

Atendiendo al nivel de radiación y al tipo de fototipo, los expertos del Ministerio de Sanidad recomiendan que se elija el FPS atendiendo al fototipo y al índice de radiación ultravioleta. Además se deben tener en cuenta otras factores como la hora del día, la altitud, el lugar geográfico, la estación del año y si se está en agua, nieve o arena.

Según el fototipo: para elegir el factor de protector adecuado es importante tener en cuenta el fototipo de la persona. El fototipo viene determinado por características como la pigmentación de la piel, los ojos, el cabello, y la capacidad para broncearse. De todo ello depende la sensibilidad de las personas a la radiación ultravioleta y el enrojecimiento. Estos son los diferentes fototipos:

·         Fototipo I: pieles muy pálidas, como la de los pelirrojos. Casi siempre se queman y es complicado que lleguen a broncearse. Tienden a sufrir reacciones alérgicas ante el sol.

·         Fototipo II: piel blanca y sensible. Suelen ser personas con el pelo rubio o claro. Tampoco llegan a coger color moreno y también son sensibles a reacciones alérgicas por el sol.

·         Fototipo III: pieles de color intermedio. Suelen corresponder a personas con el pelo castaño, capaces de coger algo de bronceado.

·         Fototipo IV: pieles oscuras de personas con el pelo negro. Se broncean fácilmente y con rapidez.

·         Fototipo V: pieles caracterizadas por ser algo más oscuras que en el fototipo anterior.

·         Fototipo VI: pieles de personas negras.

Según el índice de radiación ultravioleta

·         Radiación UV baja: valores 1 a 3.

·         Radiación media: valores 4 a 6.

·         Radiación alta: valores 7 a 9.

·         Radiación extrema: superiores a 10.





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.