ESTÁS LEYENDO...

Queloide, esa “enorme” cicatriz

Queloide, esa “enorme” cicatriz

Queloide, esa “enorme” cicatriz

Podríamos definir el queloide como una cicatriz que ha crecido de manera desmedida

Tras una lesión, el organismo reacciona formando tejido cicatricial sobre la herida para curar y proteger la piel. Lo normal es que esta cicatriz, inicialmente roja y llamativa, se difumine a medida que pasa el tiempo. Pero en el caso del queloide, el crecimiento del tejido cicatrizal resulta excesivo provocando una marca muy voluminosa, adquiriendo un aspecto abultado y rosado que no mejora con el paso del tiempo. Aunque generalmente no causa ningún problema, puede resultar ciertamente antiestética.

¿Por qué aparecen?

El queloide puede aparecer tras una incisión quirúrgica, un corte, herida o quemadura, tras sufrir varicela o acné, al colocarnos un piercing o incluso tras pequeñas lesiones, raspaduras o en el lugar donde se ha puesto una vacuna.

Entre las causas que inciden en su aparición pueden citarse factores genéticos y raciales (en las personas de piel más oscura son más frecuentes) por lo que, aunque surjan como consecuencia de una intervención quirúrgica, no influye apenas la técnica empleada ni los cuidados postoperatorios.

El aspecto de un queloide

El queloide es una cicatriz de crecimiento anormal, tanto vertical como horizontalmente, que rebasa el tamaño de la lesión original. De color rojizo, rosado o morado tiene un aspecto protuberante o con rebordes. Se pueden localizar en cualquier parte del cuerpo, pero es más común en el tercio superior del tórax y en la espalda. Por motivos desconocidos, una misma persona puede cicatrizar de forma normal en algunas localizaciones o heridas y en otras formando queloides.

Cómo se tratan

⊕ En la farmacia se pueden encontrar polímeros en forma de apósitos o cremas que ayudan mucho en la formación de cicatrices.
Inyecciones, en el mismo queloide, normalmente de cortisona.
⊕ Tratamientos con láser
⊕ La extirpación quirúrgica es generalmente el último recurso ya que puede provocar una cicatriz queloide aún mayor. Además, existen queloides que reaparecen tras su extracción.
⊕ Otros tratamientos: vendas de compresión, criocirugía, radioterapia.

¡Cuidado con el sol! La exposición al sol durante el primer año de formación del queloide hará que éste adquiera un tono más oscuro, coloración que puede ser permanente.





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.