ESTÁS LEYENDO...

Salmonelosis: alimentos implicados

Salmonelosis: alimentos implicados

Salmonelosis: alimentos implicados

La “salmonella” es la bacteria causante de esta infección que afecta al aparato intestinal y se contrae al ingerir alimentos contaminados.

La Fundación Española de Aparato Digestivo explica que es una infección común, de escasa gravedad en la mayoría de los afectados, aunque algunos grupos de riesgo (pacientes con sida, con cáncer que reciben quimioterapia, trasplantados…) pueden sufrir una afectación más grave.

La salmonelosis puede provocar

·          Náuseas o vómitos

·          Fiebre, que puede durar 2 ó 3 días

·          Diarrea: puede ser acuosa o sanguinolenta y prolongarse de 4 a 10 días

·          Dolor abdominal

·          Dolor de cabeza

Salmonelosis: alimentos implicados

Tradicionalmente la enfermedad se asocia al consumo de huevo crudo en preparaciones como mayonesas o tortillas, pero también están implicados otros alimentos como carnes poco cocinadas, principalmente aves y carnes picadas. Con menor frecuencia pueden estar implicados la leche cruda y otros productos lácteos sin pasteurizar, así como vegetales sin lavar y desinfectar que han sido regados con aguas contaminadas.

Medidas de prevención

1.      Lavarse las manos con frecuencia a la hora de manipular los alimentos.

2.      Limpiar y desinfectar las superficies y utensilios después de haberlos utilizado.

3.      Evitar el contacto entre alimentos crudos y cocinados para impedir contaminaciones cruzadas.

4.      Lavar y desinfectar las verduras en la preparación de ensaladas.

5.      Cocinar los alimentos con temperatura suficiente para que en su interior se alcancen al menos los 70ºC.

6.      Refrigerar los alimentos preparados rápidamente tras su elaboración, si no se van a consumir de inmediato, pues a temperatura ambiente estas bacterias se reproducen rápidamente.

Qué hacer
En la mayoría de las ocasiones la salmonelosis remite espontáneamente sin necesidad de tratamiento. Es muy conveniente beber abundante líquido para protegernos frente a la deshidratación producida por la diarrea y los vómitos, así como ingerir comidas poco copiosas y exentas de grasa y descansar. Los cuadros más graves pueden precisar antibióticos y hospitalización

Consultar al médico si hay:

·         Dolor abdominal severo

·         Imposibilidad para comer y beber

·         Sangre en el vómito o en las heces

·         Fiebre mayor de 38ºC





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.