ESTÁS LEYENDO...

Santiago Palacios: “Se está quitando importa...

Santiago Palacios: “Se está quitando importancia a la osteoporosis”

Santiago Palacios: “Se está quitando importancia a la osteoporosis”

La osteoporosis ha pasado de ser una enfermedad desconocida y poco diagnosticada a tenerse cada vez más en cuenta, gracias entre otros factores, a la labor de difusión de entidades como la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Oseas (FHOEMO). Hablamos con su presidente, Santiago Palacios.

En la prevención de la osteoporosis y las fracturas óseas, ¿queda aún mucho camino por recorrer?
Ciertamente sí. Aún vivimos la confusión entre osteoporosis y artrosis por ejemplo. La osteoporosis conlleva la disminución de la cantidad y calidad de la masa ósea y la artrosis es una enfermedad osteoarticular, inflamatoria y con pérdida del cartílago. Sin embargo sigue produciéndose esa confusión.

¿Por qué perdemos masa ósea y por qué afecta de diferente manera a hombres y mujeres?
Es un hecho fisiológico. Durante nuestra vida vamos ganando masa ósea  hasta llegar a un pico entre los 30 y 35 años, y a partir de ahí comienza a perderse. En las mujeres la retirada de los estrógenos hace que se produzca esa pérdida de una manera más brusca, de un 20-25%, en 5-7 años. En el hombre, la disminución de la testosterona es más suave y el declinar de esa masa ósea es también más suave. Por otra parte y es otra diferencia importante, el hombre tiene genéticamente más masa ósea que la mujer.

En este sentido deberíamos desmitificar que se trata de un problema de mujeres…
Sí… el problema es que nos hacemos mayores. Si llegáramos a los 100 años, todos, hombres y mujeres, tendríamos osteoporosis. Es una enfermedad degenerativa de la edad. Si es cierto que la padecen más mujeres a los 60 años; si analizamos esa cifra a los 80, se equipara

¿Cuáles son los factores de riesgo que inciden en la aparición de la enfermedad?
La genética es una, nuestra vida hormonal, la utilización de corticoides, la presencia de ciertas enfermedades como artritis reumatoide o diabetes, y otros relacionados con hábitos de vida: tabaquismo, exceso de cafeína, falta de ejercicio físico…

¿Y las medidas de prevención? ¿Qué hábitos de vida debemos cambiar?
El número 1 es el ejercicio físico. El simple movimiento de contracción muscular al andar produce una mayor estimulación en la formación ósea. Es aconsejable caminar al menos 1 hora al día. En segundo lugar, una buena ingesta de calcio (elemento “ladrillo”) y de vitamina D que es una de las encargadas de atraer el calcio y que se puede conseguir a través de la exposición al sol.

Hoy por hoy no tiene cura, ¿pero existen campos de investigación abiertos encaminados a lograr la recuperación de la consistencia ósea?
Vaya por delante que la prevención es esencial para no tenerla. Pero sí ya se tiene hay que ser más específico. La tendencia va por la creación de anticuerpos monoclonales humanos que van dirigidos a frenar o estimular ciertas proteínas que tienen que ver con la destrucción o formación del hueso. Intentamos disparar a dianas específicas muy concretas para no alterar el resto de los mecanismos.

Santiago Palacios: “Si llegáramos a los 100 años, todos, hombres y mujeres, tendríamos osteoporosis”

¿En qué consisten los tratamientos disponibles hoy día? ¿Qué eficacia tienen las terapias preventivas?
Hoy en día tenemos un amplio abánico de tratamientos: los moduladores selectivos de los receptores estrogénicos, los bifosfonatos, que hacen más resistente al hueso y los anticuerpos monoclonales, actualmente hay uno antiresortivo, y se va a sumar en breve otro más, con efecto formador de hueso. Y, por último, tenemos la PTH que es una hormona que estimula, en las dosis convenientes, la formación del hueso

Un informe de la Fundació Institut Català de Farmacologia sembraba recientemente la alarma al apuntar que denosumab (fármaco para la osteoporosis) podía producir dependencia y síndrome de abstinencia, además de cáncer. ¿Qué nos puede decir al respecto?
A diferencia de los bifosfonato, el denosumab, no tiene ningún depósito en el hueso. En el momento en que deja de administrarse, se produce una pérdida ósea importante, lo cual puede incrementar el riesgo de fractura. Al dejar de tomarlo se perdería la mejoría conseguida durante el tratamiento; dicho de otra manera: mientras lo toma, esa mujer está protegida, al dejar de tomarlo, deja de estarlo. Por ello estaban acusando al fármaco de producir dependencia. En eso momento, y para continuar el tratamiento existe la posibilidad de cambiar a otro antiresortivo como son los bifosfonatos.

¿Qué papel tiene el farmacéutico comunitario en la prevención y tratamiento de esta enfermedad?
Muy importante y en 3 sentidos: ayudar a la prevención, con una labor informativa y educativa. En segundo lugar con el consejo de esas medidas preventivas de las que hemos hablado: ejercicio físico e ingesta de calcio y vitamina D. Y, en el tema que acabamos de tocar de denosumab, el farmacéutico puede (y debe) explicar este y otros temas que puedan surgir.

La densitometría es la prueba de referencia para diagnosticar la osteoporosis… ¿Cuándo debe hacerse?
Es algo muy individual de cada persona. Hay que analizar los factores de riesgo: la edad en primer lugar que si se combina con historia familiar, malos hábitos de vida o ha tenido ya una factura previa… Todo esto dirige a aconsejar la realización de densitometría

¿La gran mayoría de los casos de osteoporosis en España se siguen diagnosticando tras la primera fractura o hemos lograr avanzar en este sentido?
No hemos avanzado. Pienso que, por el contrario, se está quitando importancia a la osteoporosis cuando es una enfermedad tremendamente prevalente.

¿Y qué hacer ante una primera fractura osteoporótica? Porque en muchos casos tras la intervención y recuperación de la funcionalidad, al paciente se le manda a casa sin más…
Se están tratando de crear en los hospitales unas unidades específicas de fracturas para dar ese seguimiento. Cualquier persona que sale de un hospital tras tratar una fractura debería salir del hospital con un diagnóstico, un tratamiento y un seguimiento. La creación de unidades multidisciplinares de fracturas es un  avance muy importante que estamos consiguiendo

 

 





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.