ESTÁS LEYENDO...

Se celebra la primera cumbre sobre la obesidad en ...

Se celebra la primera cumbre sobre la obesidad en España

Se celebra la primera cumbre sobre la obesidad en España

Expertos en Endocrinología y Nutrición de toda España, reunidos este fin de semana en Madrid durante la primera Obesity Summit (Cumbre sobre la Obesidad) que se celebra en nuestro país, han demandado que la obesidad sea abordada como una enfermedad crónica. A este respecto, han recordado que la obesidad está reconocida ya como tal por instituciones sanitarias de referencia a nivel internacional como la Organización Mundial de la Salud o la Asociación Médica Americana y han alertado contra el estigma social que, en tantas ocasiones, sufren los pacientes.

“La obesidad debe dejar de ser considerada una actitud. Presenta multitud de factores que no son voluntarios; entre ellos, una serie de mecanismos biológicos por los que quienes la padecen experimentan una menor sensación de saciedad. Por tanto, es esencial que recurran a los profesionales sanitarios”, ha explicado el Dr. Javier Salvador, consultor del departamento de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universidad de Navarra. Por este motivo, los expertos han querido poner en valor el tratamiento farmacológico para el abordaje de la obesidad, dado que tiene el potencial para ayudar a perder peso de forma significativa y sostenida en el tiempo, mejorar la adherencia al propio tratamiento y complementar a la cirugía bariátrica.

En este contexto, han coincidido en que el tratamiento farmacológico resulta de gran ayuda cuando no se consigue una bajada de peso o no se cumplen las expectativas tanto de médicos como de pacientes: “Salvo casos excepcionales, lo que se suele conseguir mediante dieta y ejercicio es perder entre un 5% y un 10% de peso corporal, mientras que los resultados de los ensayos clínicos con fármacos han mostrado una reducción de entre un 8% y un 15%, porcentajes que, además, se están revelando incluso superiores en la vida real”, ha afirmado el Dr. Miguel Ángel Rubio, jefe de sección de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clínico San Carlos (Madrid).

El Dr. Javier Salvador ha expuesto los avances, en los últimos años, en la investigación de los mecanismos por los cuales una persona experimenta o no saciedad, apuntando que “estos conocimientos se han traducido en fármacos que ayudan a una mayor adherencia al tratamiento de los pacientes y al diseño de planes integrales para la pérdida de peso”. A este respecto, el Dr. Miguel Ángel Rubio comenta los beneficios de liraglutida 3.0 mg y sus dos mecanismos de acción: “Uno, a nivel central, que inhibe el apetito, quitando el hambre de manera suave. El otro produce una sensación de saciedad persistente que ayuda a soportar mejor la dieta a largo plazo”.

Adherencia al tratamiento

La tasa de adherencia al tratamiento con liraglutida 3.0 -continúa el Dr. Rubio- “es muy alta, próxima al 80%, mientras que la tasa de abandono de otros fármacos aprobados en España se sitúa en torno al 30 o 50%10. Esto se debe a que, al ser un análogo de una hormona fisiológica, sus efectos secundarios son muy pequeños”.

Según Felipe Casanueva, catedrático de Medicina y Endocrinología de la Universidad de Santiago de Compostela, “la adherencia a los tratamientos farmacológicos de la obesidad sería aún mayor si su indicación y administración estuvieran incluidas en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud. Llama la atención que la obesidad, pese a su gran prevalencia, sea la única enfermedad crónica grave cuyos tratamientos farmacológicos carecen de financiación pública”.

Complemento a la cirugía bariátrica

Según los expertos, el tratamiento farmacológico de la obesidad está demostrando también su utilidad como complemento a la cirugía bariátrica, sobre todo en dos momentos clave: antes y después de la operación. “Antes de someterse a la cirugía, es muy importante perder peso, para reducir tanto el tamaño del hígado como la grasa intrabdominal –ha explicado el Dr. Rubio-. Esto es algo que puede conseguirse a través de la dieta, pero de una forma más lenta. Gracias al tratamiento farmacológico, el paciente es capaz de lograr el objetivo perseguido en un corto periodo de tiempo”.

Según el Dr. Salvador, el otro momento clave es a posteriori: “La cirugía bariátrica no es definitiva. A partir del cuarto o quinto año, suelen ocurrir recuperaciones ponderales de peso. A este respecto, los fármacos pueden ayudar muy bien a controlar el apetito, para que los pacientes puedan perder ese peso recuperado. No solo eso, sino que el tratamiento será, si cabe, más eficaz al ser el estómago más pequeño”.

Comorbilidades asociadas

Según la Organización Mundial de la Salud, la obesidad ha alcanzado proporciones de pandemia: más de 650 millones de personas la padecen en el mundo, el 13% de adultos a nivel mundial11. En España, este porcentaje alcanza al 23% de la población. El aumento de la prevalencia de la obesidad constituye un problema de salud pública de enormes consecuencias económicas para los sistemas sanitarios. En España, los costes asociados a la obesidad suponen el 7% del gasto sanitario total.

A este respecto, durante la jornada, los expertos han incidido en el ahorro que puede conllevar la inversión en fármacos para la obesidad: “El tratamiento farmacológico de la obesidad es altamente rentable –afirma el Dr. Salvador-, dado que mejora la calidad y las expectativas de vida de quienes la padecen y, al tiempo, reduce el gasto sanitario que produce la enfermedad, sobre todo por la gran cantidad de patologías asociadas a ella”.

La obesidad se asocia a diversas comorbilidades como la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión arterial, la dislipidemia, la apnea obstructiva del sueño, determinados tipos de cáncer y problemas en la vesícula biliar.

 

 





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.