Si tu hijo tiene alergia, aprende a vigilarle esta Navidad

0
1294

Los pediatras alergólogos recomiendan vigilar las comidas navideñas por el mayor riesgo de reacciones alérgicas que tienen los niños, al comer más veces fuera de casa y probar alimentos por primera vez. “Muchos prueban los frutos secos en los dulces navideños o el pescado y el marisco, que son la tercera y cuarta causa de alergia alimentaria infantil”, indica el doctor Luis Echeverría, coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Alimentaria de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP). La SEICAP ofrece un decálogo de consejos para evitar ingestas accidentales de alimentos y casos de anafilaxia en la guía Navidades felices y seguras para niños alérgicos a alimentos, disponible en su página web www.seicap.es.

Las últimas cifras sitúan la etiología de la alergia alimentaria infantil al pescado en el 12,6% y al marisco en el 7,4%. Un estudio español publicado este año en la revista de SEICAP, Allergologia et Immunopathologia, concluye que la alergia a los frutos secos es más frecuente en niños mayores de 14 años, así como la del marisco; mientras que la del pescado es más habitual en niños más pequeños. “Se trata de alimentos muy consumidos en las fiestas navideñas por lo que, además de tomar precauciones con los niños ya diagnosticados, es importante vigilar las primeras ingestas y estar alerta ante el mínimo síntoma que después se pueda producir”, comenta el doctor Echeverría. La alergia a los frutos secos es una de las más frecuentes, por lo que es importante “no solo no consumirlos, sino leer bien los etiquetados de aquellos productos que puedan contenerlos como galletas, turrones, polvorones, panes o roscones”, explica. Tanto ésta, como la de los pescados y mariscos, es muy persistente y es difícil que desaparezca.

La alergia a los pescados depende de a qué proteínas tenga el menor alergia, “por lo que podrán tener alergia a un solo tipo de pescado, a una familia o a todos en general”, subraya el doctor Echeverría. A la hora de seguir una dieta en los casos ya diagnosticados, “se recomienda evitar también todos aquellos platos que se preparen con este alimento, como sopas y arroces; así como las huevas o aceite de pescado, o incluso el marisco, que puede haber entrado en contacto con éste en la pescadería”, explica. Además, será conveniente prestar atención al momento de cocinarlo. “Aunque no vayan a comerlo, hay casos en los que la sensibilización es tan alta que solo con inhalar el humo que desprenden al cocinarse pueden sufrir una reacción”, advierte.

En cuanto a los mariscos, hay tres grupos, el de los crustáceos, que incluye gambas, cigalas, cangrejos y similares; los cefalópodos, como el calamar, la sepia o el pulpo; y los moluscos de cáscara, como los mejillones, las almejas o similares. “Se puede tener alergia a uno o varios de estos grupos de mariscos por lo que se recomienda evitarlos todos hasta que se realiza el estudio por parte del pediatra alergólogo”, afirma el doctor Echeverría. En estos casos, se recomienda no tocar ni comer estos alimentos, ni los caldos preparados con ellos, así como lavar bien el pescado, no evitarlo, por riesgo de contacto en la pescadería. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here