ESTÁS LEYENDO...

Sudor de pies: la alternativa natural

Sudor de pies: la alternativa natural

Sudor de pies: la alternativa natural

Nos escribe… Raul R. (Burgos)

“Me gustaría saber si hay alguna alternativa natural para el sudor de los pies ya los antitranspirantes que me son bastante efectivos me irritan la piel”.

La sudoración excesiva en los pies, también llamada hiperhidrosis, resulta incómoda a quienes la padecen y aunque no se puede eliminar sí que hay algunas soluciones naturales para tratar de reducirla. Son muchas las hierbas aromáticas y otras alternativas que pueden usarse como remedio natural contra el sudor de pies, así como para eliminar el mal olor que se puede generar.

Infusión con romero, menta y salvia para poner los pies en remojo. Es importante la constancia de estos baños para conseguir reducir la sudoración excesiva. Recomiendo al menos un par de veces al día si se puede, sino 1 vez a la noche después de la ducha.

El talco es otro de los remedios caseros que podemos usar para reducir la sudoración de los pies, ya que este cuenta con un efecto secante y absorbe la humedad. Aplicar el talco después de haber lavado y secado correctamente los pies.

El vinagre de manzana. La manera de utilizarlo es añadir una media taza de vinagre a un litro de agua tibia y sumergir los pies. Además puedes añadir un poco de sal gruesa para que el remedio resulte más eficaz. Deja tus pies en remojo durante unos 15-20 minutos y después sécalos bien, haciendo hincapié entre tus dedos.

El bicarbonato sódico es otro remedio muy utilizado: se añade un poco de bicarbonato de sodio en agua y remoja tus pies en él durante 10 minutos. El sastrebicarbonato de sodio aumenta las propiedades ácidas del pie y disminuye significativamente el olor del pie. El bicarbonato de sodio ayuda a evitar la multiplicación de las bacterias, evitando así el olor desagradable.

4 reglas anti olor
Es importante seguir una serie de medidas y cuidados higiénicos para intentar minimizar al máximo posible el exceso de sudor y el mal olor:

1. Lávate bien los pies a diario, usando un jabón antibacteriano.
2. Sécate los pies inmediatamente después del baño.
3. Cámbiate de calcetines con regularidad.
4. Evita usar los mismos zapatos dos días seguidos.

 





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.