ESTÁS LEYENDO...

Técnicas de spa sin salir de casa

Técnicas de spa sin salir de casa

Técnicas de spa sin salir de casa

Rutina beauty en el cuarto de baño: gestos imprescindibles
Exfoliación completa (cara y cuerpo). Es el gesto renovador por antonomasia, ya que con él se elimina no sólo la suciedad (sudor, sebo) o los restos de maquillaje (en el caso del rostro) sino también las células muertas que impiden que los principios activos de los productos actúen con toda su eficacia y añaden un tono cetrino y poco luminoso a la piel. Se puede hacer con un producto específico (para cara y/o cuerpo, siempre adaptado al tipo de piel) u optar por recetas naturales, que aumentan el efecto spa. Un ejemplo de exfoliante casero: mezclar sales cosméticas con un poco de aceite de oliva y unas gotas de aceite esencial de rosa o sándalo. Siempre hay que exfoliar de abajo a arriba, empezando desde los pies y, con movimientos circulares, ir subiendo hasta el escote. En el caso de la cara, masajear la exfoliante con movimientos circulares, evitando el contorno de ojos. Retirar con agua tibia y, después, aplicar una capa abundante de crema hidratante.

Pedi-detox. La pedicura es un básico de la rutina spa, especialmente cuando el futuro inmediato de esta zona corporal se perfila sobre unos altísimos tacones… Los expertos de Sénev, firma especializada en rituales de belleza en distintos spas y centros de wellness, aconsejan seguir los siguientes pasos: lo primero es eliminar los restos de esmalte en las uñas y limarlas cuidadosamente una a una, desde los lados hasta el centro, siguiendo la forma natural. Después, nutrir las cutículas y la piel de alrededor aplicando, dedo a dedo, un producto específico que las reblandezca. Un truco muy efectivo es, una vez aplicado el producto, poner sobre los dedos un poco de algodón y envolverlos después en papel de aluminio, dejándolo actuar 5 minutos. Posteriormente, retirar las cutículas, empujándolas suavemente hacia atrás. Para eliminar las durezas se puede recurrir a productos específicos (limas y similares) o, mejor aún, a un exfoliante de pies. El broche final de este “détox podal” consiste en aplicar una buena capa de producto hidratante.

Vapor + masaje facial. Someter a la piel del rostro a una “mini sauna” resulta muy útil para desintoxicarla. Para ello, hay que hacer una limpieza previa, eliminando todo resto de suciedad y maquillaje y, después, poner al fuego agua con unas gotas de aceite esencial que varía según el tipo de piel: neroli para las normales; geranio si es grasa o mixta y camomila para las pieles secas y sensibles. Cuando la mezcla hierva, depositarla en un bol o recipiente y, con la cabeza cubierta con una toalla, dejar que el vapor actúe sobre el rostro durante 10 minutos, para que así se abran bien los poros. Después, rociar con agua fría o con un spray de agua termal, secar suavemente, sin restregar, y aplicar una hidratante realizando masajes circulares con las yemas de los dedos, empezando desde la frente y bajando desde ahí al resto de la cara.

El momento mascarilla. Las mascarillas y los productos “flash” son la mejor estrategia para eliminar las huellas de cansancio y mejorar el tono de la piel en tiempo récord. “Lo habitual es utilizar la mascarilla y otros productos nutritivos y reparadores por las noches, ya que es en ese momento cuando se ponen en marcha los mecanismos reparadores del organismo. Ya se trate de mascarillas o de productos nutritivos, deben usarse con regularidad y constancia, para poder apreciar sus efectos. Dependiendo de cada caso (naturaleza, composición del producto, tipo de piel), la periodicidad de uso puede ser diaria o semanal”, dicen Elena Ramos y Marta Barrero.

Hierbas y especias; algas y barros. Sumergirse en una bañera “sazonada” supone la mejor inyección de energía tanto para el cuerpo como para la mente. Hay varias opciones y modalidades. La más sencilla consiste en añadir al agua de la bañera el contenido de una olla en la que previamente se haya hervido una cucharadita de menta, una bolsita de infusión de manzanilla y un poco de jengibre (en polvo o aceite esencial). Permanecer en relax (el uso de velas y música relajante es el mejor complemento) durante 10-15 minutos, dejándose envolver por el vapor “aromatizado”. Al salir, secarse suavemente y aplicar una crema hidratante (un truco es ponerla unos minutos antes sobre el radiador, para calentarla un poco y que resulte más agradable). Otra alternativa es utilizar las algas (contraindicadas si se tienen problemas de tiroides), ricas en minerales y muy efectivas para estimular el proceso de desintoxicación. Se pueden comprar sueltas (en herbolarios o también las que se emplean para cocinar) o en forma de barros ya preparados. Para aplicarlas, se mezclan los polvos con agua hasta formar una pasta o se humedecen previamente, en caso de las algas marinas. Se usan tras el baño o ducha, sobre la piel seca, en todo el cuerpo, cubriendo luego con una tela ligera (tipo muselina) y envolviendo encima con una toalla. Dejar actuar unos 20 minutos y después, enjuagar, secar y aplicar una buena capa de hidratante. Las arcillas también aportan muchos beneficios y se aplican de forma similar a los barros (mezcladas previamente con agua, formando una pasta espesa). Las más recomendables son la blanca (mejora la circulación y acelera el proceso detoxificante) y la negra (con efecto reparador, mejora la elasticidad de la piel y activa la regeneración cutánea).

Mimos máximos para los ojos. Las bolsas y las ojeras son el principal caballo de batalla. Y es que el contorno de ojos es la zona más delatora del estrés, el cansancio, la falta de sueño y, también, las copas de más… Por tanto, cualquier cuidado es poco: desde los parches descongestivos específicamente formulados para esta área facial, hasta los productos efecto lifting, pasando por soluciones clásicas (y no por ello menos efectivas) como las rodajas de pepino. “El frío viene muy bien para reducir la hinchazón que se genera bajo los ojos, por lo que es una buena opción utilizar un antifaz de gel que se mete en el congelador durante unos minutos. Con respecto a las ojeras, se puede reducir la coloración azulada dando un suave masaje con un producto específico para el contorno de ojos que tenga efecto drenante, con el dedo corazón (este ejerce menos presión que el índice), para así favorecer la circulación sanguínea en la zona”, aconsejan las farmacéuticas Elena Ramos y Marta Barrero.




1 2


COMPARTIR Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com