ESTÁS LEYENDO...

Un test en realidad virtual ayuda al diagnóstico d...

Un test en realidad virtual ayuda al diagnóstico del trastorno de déficit de atención de forma precisa

Un test en realidad virtual ayuda al diagnóstico del trastorno de déficit de atención de forma precisa
AULA, un test en realidad virtual contribuye a diagnosticar el Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDA-H) con mayor precisión que cualquiera de los métodos diagnósticos actuales. Los resultados del test, con estudio normativo de más de 1.500 niños, se presentan este viernes en el IV Congreso Nacional de TDA-H, que se celebra en Donostia. Los padres que se acerquen al congreso podrán acceder a una demostración del test de forma gratuita.

El sistema AULA ha sido desarrollado por la empresa Nesplora en colaboración con el Grupo de Neuropediatría de la Clínica Universidad de Navarra. Analiza el comportamiento del niño dentro de una clase escolar virtual, gracias a unas gafas 3D y un sensor de movimiento. El niño percibe la prueba como un juego, en el que hay que realizar una tarea mientras se presentan diferentes distractores típicos de un aula escolar. A través de su actuación se evalúan los factores que determinan la existencia de TDA-H como atención sostenida, atención dividida auditiva y visual, impulsividad, hiperactividad, tendencia a la distracción y velocidad de procesamiento.

“A diferencia de otras pruebas, el test AULA proporciona un mayor conocimiento de los procesos atencionales del niño, algo que resulta indispensable para el diagnóstico pero también  para el  diseño de los programas de intervención. Hasta ahora, ningún test permitía una evaluación tan completa,  en un entorno simulado al natural, con baremos tan amplios y en población española”, explica Isabel Orjales, profesora del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación en la Facultad de Psicología de la UNED, y una de la mayores expertas en TDA-H.

A su juicio, “aunque el TDA-H es un trastorno de base neurobiológica y la investigación está muy avanzada, hoy por hoy no existe ninguna prueba neurológica, genética ni test psicológico que, por sí mismo, pueda detectar y diagnosticar el TDA-H”. El diagnóstico se basa en una  valoración clínica comportamental a cargo de un equipo multidisciplinar que trata de lograr un conocimiento lo más exhaustivo posible del funcionamiento y características del paciente, su historia, los antecedentes familiares y el contexto de educación y desarrollo. En este marco, “el test AULA, a diferencia de las pruebas de atención continua tradicionales, aporta información muy valiosa sobre la atención auditiva y visual del niño en un contexto controlado pero lo más parecido posible a aula escolar”, añade.

En un estudio de la Clínica Universitaria de Navarra se comparó AULA con otras herramientas clásicas de atención de papel y lápiz, como el test de caras, y con uno de los test de ejecución continua más utilizados, el CPT de Conners. Los resultados fueron que “mide igual de bien que estos test, pero evalúa más variables que éstos”.

Un niño por aula
“El TDA-H es un trastorno que afecta entre un 3% y un 6% de los niños en edad escolar por lo que es habitual que se pueda encontrarse por lo menos un niño en cada aula de 25 alumnos”, comenta esta experta.  “Los niños que presenta este trastorno muestra mayor inmadurez en las funciones asociadas al lóbulo frontal, muestra mayor fatiga en tareas que requieren atención sostenida, tienen más dificultades que los niños de su edad para regular su atención y para resistir la distracción ante estímulos irrelevantes”, explica la profesora Orjales. “La mayoría de estos niños, añade, tienen más problemas de lo esperado para regular su conducta, inhibir sus impulsos o censurar emociones pero también para pararse a pensar, sopesar las alternativas antes de tomar decisiones y prever las consecuencias de sus actos”.

El diagnóstico de TDA-H suele demorarse meses o años, destaca Isabel Orjales. En ocasiones, los síntomas se manifiestan de forma temprana pero se compensan  con buenas capacidades, apoyo escolar o familiar y no alcanzan niveles desadaptativos  los primeros años y, cuando lo hacen,  a menudo se consideran un problema de actitud, “que se achaca la mayoría de las veces a la mala educación”. Y parte de los problemas de detección se centran en el “mito compartido por muchos profesores de que los niños con TDAH deben ser totalmente incapaces de mantener la atención cuando la realidad es que son niños que con una motivación extra (por el tipo de tarea, por la promesa de un premio o la amenaza de un castigo) pueden llegar a vencer puntualmente la fatiga y las dificultades para regular la atención De ahí la utilidad de contar con herramientas de evaluación de la atención que puedan hacer más visibles y de forma objetiva estas dificultades”, aclara.

Riesgo de exclusión social
Cuando no se detecta de manera temprana y no se proporciona el tratamiento adecuado, “aumenta considerablemente el riesgo de fracaso y abandono escolar, y, de adulto, son mayores las dificultades para encontrar y mantener un puesto de trabajo, crece el riesgo de adicción a las drogas y de desarrollar comportamientos antisociales, además de sufrir un deterioro progresivo de la autoestima, sensación de falta de control sobre su vida y aparición de cuadros de depresión o ansiedad”, advierte.

Si se detectan en un niño síntomas de TDAH  que se observan  resistentes a las medidas educativas habituales, es el momento de iniciar un programa de intervención psicoeducativa que incluya formación y asesoramiento a los padres y a profesores. Con el paso del tiempo, si la evaluación adecuada confirma el diagnóstico definitivo, a estas medidas se unirán un programa de intervención específico con el niño, adaptaciones metodológicas en las escuela y, en muchos casos, tratamiento farmacológico de apoyo”, explica.





ARTÍCULOS RELACIONADOS