ESTÁS LEYENDO...

Una de cuatro mujeres renuncia a ser madre por su ...

Una de cuatro mujeres renuncia a ser madre por su carrera profesional

Una de cuatro mujeres renuncia a ser madre por su carrera profesional

El 53% de las mujeres españolas afirman que ser madre les ha impedido una mayor proyección profesional. Ésta es una de las principales conclusiones que muestra el Estudio IESE-Ordesa “Maternidad y Trayectoria Profesional”, elaborado por IESE Business School en colaboración conLaboratorios Ordesa. De hecho, un 57% reconoce que ha tenido que renunciar a un trabajo por no ser compatible con su maternidad, mientras un 46% confiesa trabajar más duro para compatibilizar su faceta familiar y laboral. La mayoría de ellas (73%) considera que se discrimina a las mujeres por ser madres.

El Estudio IESE-Ordesa analiza los factores que limitan el pleno desarrollo personal, familiar, laboral y social de las mujeres que son madres. Entre sus conclusiones, destacan los obstáculos que frenan los avances en las madres trabajadoras que son principalmente: el micromachismo, la falta de un reparto ecuánime de las responsabilidades y tareas familiares y las estructuras jerárquicas rígidas en las empresas.

“Las mujeres encuestadas consideran que, aunque trabajen a jornada completa, participan de forma más activa en el cuidado de los hijos y las tareas del hogar que los hombres, lo que supone que acaban realizando una doble jornada. Casi el 70% manifiesta tener una sobrecarga de roles profesionales y familiares”, señala la profesora Nuria Chinchilla. “De hecho, el micro-machismo, la aceptación implícita de situaciones de desigualdad de la mujer con respecto al hombre en el hogar, es una realidad presente en las relaciones conyugales. El 60% de las participantes indican que su pareja goza de una situación de ventaja en el hogar y el 47% aseguran que ellos no se responsabilizan de los asuntos domésticos.”

Entre las principales demandas que expresa el Estudio IESE-Ordesa se encuentran la posibilidad de contar con unos horarios más racionales, mayor flexibilidad laboral y la revalorización del papel de las familias en la sociedad. “La maternidad no puede suponer tener que renunciar al trabajo o a promocionar en la empresa. El Estado es el primero que debe abonar el terreno y quien tiene la capacidad de legislar para establecer mecanismos que eviten discriminaciones” plantea la profesora del IESE Nuria Chinchilla, coautora del estudio, que defiende que “ser un excelente empleado no está reñido con ser un buen padre o madre, sino todo lo contrario. Trabajo y familia son dos ámbitos vitales que se enriquecen mutuamente”. Según José J. Alonso, director de Laboratorios Ordesa, “las empresas tenemos la responsabilidad de facilitar entornos laborales que favorezcan la integración de la vida laboral, familiar y personal, para atraer y fidelizar el talento femenino”.

El gap de maternidad y paternidad

Según el informe IESE-Ordesa, más de la mitad de las mujeres y los hombres encuestados reconoce haber tenido menos hijos de los que deseaban y más de un 20% ha renunciado directamente a la paternidad por su carrera profesional. Estos datos ponen de manifiesto que los obstáculos tanto en las empresas como en la sociedad, así como la falta de apoyo de los gobiernos, afectan tanto a hombres como a mujeres. De media, el número de hijos deseados en nuestro país es de 2,52, sin embargo, la realidad es que tenemos 1,32 hijos, un dato alarmante en una sociedad que lleva tres décadas por debajo de la natalidad mínima requerida para asegurar el reemplazo generacional.

Sigue leyendo

1 2


COMPARTIR Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com