Carcinomas

El carcinoma es el tipo de cáncer más común. Comienza en el tejido epitelial de la piel o en el tejido que recubre los órganos internos, como el hígado o los riñones.

Los carcinomas pueden diseminarse a otras partes del cuerpo o limitarse a la ubicación primaria. 


La enfermedad tiene varias formas, que incluyen:

Carcinoma in situ: este cáncer en estadio temprano está confinado a la capa de tejido desde donde se originó y no se ha diseminado al tejido circundante ni a otras partes del cuerpo.

Carcinoma invasivo: es un cáncer que se ha diseminado más allá de la capa de tejido primario al tejido circundante.

Carcinoma metastásico: este es un cáncer que se ha diseminado por todo el cuerpo a otros tejidos y órganos.

Pueden ocurrir en muchas partes del cuerpo. Algunos tipos comunes ocurren en:

Carcinoma de células basales, es un tipo de cáncer de piel que se forma en la capa más profunda de la piel por exposición a la luz solar o radiación ultravioleta. Crece lentamente y rara vez se propaga.

El carcinoma de células escamosas, se desarrolla en las capas superiores de la piel. Puede comenzar como un bulto en un parche rojizo de piel o tener una sensación áspera y escamosa. Este tipo de cáncer se asemeja a una llaga abierta y puede sangrar o supurar. Los primeros signos de SCC a menudo se encuentran en áreas dañadas por el sol que tienen pecas, arrugas, manchas de la edad o vasos sanguíneos rotos.

El carcinoma de células renales, es el tipo más común de cáncer de riñón. Las células cancerosas generalmente se desarrollan en el revestimiento de tubos muy pequeños en el riñón, llamados túbulos. Con el tiempo, estas células pueden crecer hasta convertirse en una masa y causar una obstrucción. El cáncer puede formarse en uno o ambos riñones.

El carcinoma hepatocelular, generalmente comienza con dolor en el abdomen, pérdida de peso inexplicable e ictericia. Las primeras etapas de este cáncer pueden tratarse, pero el cáncer de hígado en etapa avanzada con frecuencia se disemina a los pulmones, los huesos o el cerebro.

El carcinoma ductal in situ, es el tipo más común de cáncer de mama. Las células cancerosas están confinadas al revestimiento de los conductos lácteos y no se han diseminado a través de las paredes del conducto hacia el tejido mamario circundante.

El carcinoma ductal invasivo, ocurre cuando las células cancerosas crecen en el revestimiento del conducto, atraviesan la pared del conducto e invaden el tejido mamario local. Desde allí, el cáncer se puede diseminar o hacer metástasis a otras partes del cuerpo.

Tratamiento

En general, los carcinomas de células basales y de células escamosas se curan mediante cirugía menor. Sin embargo el tratamiento del carcinoma varía según el tipo, la ubicación y la extensión de la enfermedad y puede incluir:

Cirugía

Existen varios tipos de cirugía que se emplearán según sea la localización y el tipo de tumor.

  • Escisión simple: el tumor y una porción de tejido circundante se extirpan mediante bisturí. Luego se cosen los bordes.
  • Criocirugía: Se utiliza nitrógeno líquido para congelar y así destruir las células malignas. En la actualidad sólo está indicada en las queratosis actínicas (lesiones precancerosas).
  • Cirugía de Mohs: Este procedimiento quirúrgico utilizado para tratar el cáncer de piel no melanoma (sobre todo el cáncer basocelular de la cara) consiste en extraer capas individuales de tejido canceroso y examinarlas una por una bajo un microscopio para valorar si está suficientemente extirpada, tanto en superficie como en profundidad.
  • Cirugía por láser: Se utilizan los rayos láser para vaporizar las células cancerosas. Esta técnica se emplea en el carcinoma de células basales muy superficiales y en el carcinoma de células escamosas in situ.
  • Cirugía de ganglios linfáticos: Si los ganglios cercanos al cáncer están inflamados habrá que extirparlos mediante cirugía. Hoy día se emplea la técnica del ganglio centinela en muchos casos de melanoma.

Quimioterapia:

Si el cáncer se encuentra en una etapa avanzada se emplea la quimioterapia sistémica. Esta trata el carcinoma con medicamentos diseñados para destruir las células cancerosas, ya sea en todo el cuerpo o en un área específica. En algunos casos, la quimioterapia puede usarse en combinación con otros tratamientos, como radioterapia o cirugía.

Radioterapia:


la  radioterapia se puede usar en combinación con cirugía y / o quimioterapia. Las radioterapias avanzadas utilizan la guía de imágenes antes y durante el tratamiento de los tumores diana y están diseñadas para ayudar a preservar los tejidos sanos y los órganos circundantes.