Tromboembolismo pulmonar

El Tromboembolismo pulmonar (TEP) es considerada una enfermedad grave, caracterizada por la llegada de émbolos ( trombos o coágulos) al pulmón desde alguna zona del cuerpo, usualmente de las piernas.

Si se desarrolla un coágulo en una vena y permanece allí, se llama trombo. Si el coágulo se desprende de la pared de la vena y viaja a otra parte de su cuerpo, se llama émbolo.

Esta enfermedad:

  • Reduce los niveles de oxígeno en los pulmones 
  • Al no poder pasar adecuadamente la sangre a través de las arterias pulmonares aumente la presión de la sangre por detrás de la obstrucción, pudiendo alterar el funcionamiento de la parte derecha del corazón (cor pulmonale).

El tromboembolismo pulmonar afecta a uno de cada mil españoles al año.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas dependerán de qué tan grande o pequeño sea el coágulo y de qué tan bien los pulmones de la persona puedan hacer frente al coágulo. Es probable que las personas frágiles o con enfermedades existentes presenten peores síntomas que las personas en forma y bien. Los síntomas a menudo comienzan de repente.

¿Cuáles son las causas del tromboembolismo pulmonar?

Un caso de TEP  pequeño  puede causar:

-Falta de respiración : esto puede variar en grado desde una falta de aire muy leve a evidente.

-Dolor en el pecho, lo que significa un dolor agudo que se siente al inhalar. A menudo, siente que no puede respirar profundamente, ya que esto le hace recuperar el aliento. Esto sucede porque el coágulo de sangre puede irritar la capa alrededor del pulmón. 

-Tos con sangre (hemoptisis) .

-Una temperatura levemente elevada (fiebre).

-Una frecuencia cardíaca rápida (taquicardia).

Algunas personas padecen pequeños tromboembolismos pulmonares de repetición que no producen ningún síntoma agudo pero que, con el tiempo, dan lugar a una hipertensión pulmonar.

Un caso de TEP masiva puede causar:

-Falta de aliento severa.

-Dolor en el pecho: En este caso el dolor se puede sentir en el centro del pecho detrás del esternón.

-Sensación de desmayo, malestar o colapso. Esto se debe a que un gran coágulo de sangre interfiere con el corazón y la circulación sanguínea, lo que hace que la presión arterial baje drásticamente.

-En extrañas ocasiones puede provocar un paro cardíaco, en el que el corazón deja de bombear debido al coágulo. Esto puede resultar en la muerte, incluso si se intenta la reanimación.

Un caso masivo se le puede denominar así no debido al tamaño real del coágulo de sangre (émbolo) sino al tamaño de su efecto. Un caso con alto riesgo si causa problemas graves como colapso o presión arterial baja. Los casos de TEP masivas son, por definición, de alto riesgo. Aproximadamente 1 de cada 7 personas con TEP masiva morirá como resultado.

¿Quiénes corren el riesgo de desarrollar un coágulo de sangre?

Las personas que corren el riesgo de tener un coágulo en la sangres son aquellas que:

  • Tiene herencia o antecedentes familiares de trastorno de la coagulación de sangre.
  • Ha estado inmovil durante largos periodos de tiempo debido a algún tipo de reposo.
  • Tiene antecedentes de cáncer o está recibiendo quimioterapia.
  • Están inactivos durante largos períodos de tiempo mientras viajan en vehículo de motor, tren o avión.
  • Tiene antecedentes de insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular.
  • Tiene sobrepeso u obesidad.
  • Ha tenido recientemente un traumatismo o lesión en una vena, posiblemente después de una cirugía reciente, fractura o debido a venas varicosas.
  • Ha tenido recientemente un traumatismo o lesión en una vena, posiblemente después de una cirugía reciente, fractura o debido a venas varicosas.
  • Colocación de catéteres venosos centrales a través del brazo o la pierna Si tiene alguno de estos factores de riesgo y ha tenido un coágulo de sangre, hable con su proveedor de atención médica para que se puedan tomar medidas para reducir su riesgo personal.

¿Cuál es el pronóstico de tromboembolismo pulmonar?

El pronóstico depende del tamaño del tromboembolismo pulmonar. Puede producir una muerte instantánea (muerte súbita) si el trombo es muy grande y tapona las arterias pulmonares principales, o puede cursar de forma más leve si el tamaño de los trombos es pequeño.

Tratamiento

  • El tratamiento depende de la gravedad del tromboembolismo.
  • Si el tromboembolismo es masivo (cursa con tensiones bajas y hay fallo importante de la parte derecha del corazón), hay indicación para realizar un cateterismo e intentar extraer el trombo (trombectomía) o para inyectar medicinas fibrinolíticas a nivel de la arteria pulmonar para intentar deshacerlo. Además, se debe iniciar tratamiento con anticoagulantes para que los trombos de las piernas no crezcan más.
  • En casos no tan graves, se pone únicamente tratamiento con anticoagulantes (inicialmente heparina intravenosa o subcutánea asociada a sintrom y posteriormente solo sintrom u otros anticoagulantes).
  • La anticoagulación debe mantenerse de forma prolongada en el tiempo, generalmente más de 6 meses, o incluso de por vida en función de las circunstancias precipitantes.

¿Se puede prevenir?

¡Claro que sí!, el tromboembolismo pulmonar puede prevenirse. Para lograr ello deben tratar de evitarse las inmovilizaciones prolongadas y se recomienda realizar ejercicios con las piernas a personas encamadas o que no tengan la oportunidad de movilizarse por sí solos. 

En el caso de las personas que tengan que mantener una inmovilización prolongada o que deban ser sometidos a determinados tipos de cirugía se debe instaurar tratamiento preventivo con heparina subcutánea para evitar que se formen trombos en las piernas.