Únete a nuestra comunidad

Toda la actualidad del mundo de la salud y la farmacia en Consejos de tu Farmacéutico.

Además, puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

La hepatitis B es una infección hepática grave que causa inflamación (hinchazón y enrojecimiento) que puede provocar daño hepático.

 La hepatitis B, también llamada VHB y hepatitis B, puede causar cirrosis (endurecimiento o cicatrización), cáncer de hígado e incluso la muerte.


¿Cómo se transmite?

-La hepatitis B se transmite con mayor frecuencia de madre a hijo al nacer (transmisión perinatal) o mediante transmisión horizontal (exposición a sangre infectada), especialmente de un niño infectado a un niño no infectado durante los primeros 5 años de vida. El desarrollo de una infección crónica es muy común en los bebés infectados por sus madres o antes de los 5 años.

-La hepatitis B también se transmite por pinchazo de aguja, tatuajes, perforaciones y exposición a sangre y fluidos corporales infectados, como saliva y fluidos menstruales, vaginales y seminales.
-La transmisión sexual de la hepatitis B puede ocurrir, particularmente en hombres no vacunados que tienen relaciones sexuales con hombres y en personas heterosexuales con múltiples parejas sexuales o en contacto con profesionales del sexo

-Además, la infección puede ocurrir durante procedimientos médicos, quirúrgicos y dentales, a través de tatuajes o mediante el uso de navajas de afeitar y objetos similares contaminados con sangre infectada.

Causas

El virus es altamente infeccioso y la transmisión se produce por varios medios, que incluyen:

  • La sangre u otros fluidos corporales infectados penetran en cortes y rasguños
  • Contacto sexual
  • Compartir artículos personales como cepillos de dientes y maquinillas de afeitar.
  • Compartir agujas y jeringas por usuarios de drogas intravenosas
  • Tatuajes, acupuntura y perforaciones corporales si el equipo no está esterilizado
  • De una madre a su bebé por nacer.

También se sabe que la hepatitis B se transmite a través de transfusiones de sangre.

Síntomas

Síntomas agudos de la hepatitis B

Si bien la hepatitis B aguda suele ser una enfermedad leve, el tipo y la gravedad de los síntomas que se experimentan difieren entre las personas y dependen de factores como la edad y la salud general. 

Los signos y síntomas incluyen: 

  • Fatiga
  • Fiebre
  • Dolores de cabeza
  • Ictericia (piel y ojos amarillentos)
  • Pérdida de peso
  • Disminución del apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Mal aliento y sabor amargo en la boca
  • Orina de color marrón oscuro
  • Evacuaciones intestinales de color pálido
  • Dolor en el lado derecho del abdomen, justo debajo de las costillas.

La hepatitis B aguda 

Tiene un período de incubación prolongado (el tiempo desde la infección hasta el momento en que ocurre la enfermedad): en promedio, de dos a tres meses. El período más infeccioso es desde varias semanas a meses después.

La mayoría de las personas que padecen una enfermedad leve se recuperan por completo en un plazo de cuatro a ocho semanas, pero en casos más graves, la recuperación puede llevar varios meses.
En raras ocasiones, la hepatitis B aguda puede causar daños hepáticos graves y, en casos muy raros, puede ser mortal. Después de recuperarse de la hepatitis B aguda, una persona es inmune y no puede transmitir el virus a otras personas.

Síntomas de hepatitis B crónica

Algunas personas con el virus de la hepatitis B desarrollarán hepatitis B crónica y se convertirán en portadoras del virus. La mayoría de las personas que son portadoras de hepatitis B contrajeron el virus cuando eran bebés o niños pequeños. Es inusual que los adultos se conviertan en portadores crónicos.

Las personas con hepatitis B crónica no se enferman en el momento de la infección por el virus de la hepatitis B y la mayoría probablemente nunca sufrirá ningún efecto negativo. Sin embargo, hasta el 40% de los portadores de hepatitis B desarrollan daño hepático más adelante en la vida. Durante muchos años, este daño al hígado puede causar cirrosis, una enfermedad hepática grave que afecta la capacidad del hígado para funcionar y crea un riesgo adicional de cáncer de hígado (carcinoma hepatocelular), que casi siempre es fatal. Aunque es posible que no se sientan mal y ni siquiera sepan que han tenido el virus, los portadores crónicos pueden transmitir el virus a otras personas.

Diagnóstico

El diagnóstico de hepatitis B se confirma mediante análisis de sangre. La detección del virus de la hepatitis B o anticuerpos contra el virus en los análisis de sangre indica una infección por hepatitis B. Durante las primeras etapas de la hepatitis B aguda, los análisis de sangre pueden mostrar un cambio significativo en la salud del hígado.

Si el virus de la hepatitis B está presente en la sangre durante más de seis meses, pero la persona no ha desarrollado la enfermedad aguda, se diagnostica hepatitis B crónica.

Se puede realizar un FibroScan, que es un tipo de dispositivo de ultrasonido, para determinar el grado de daño hepático. En muchos casos, un FibroScan evita la necesidad de una biopsia de hígado. Una biopsia es un procedimiento quirúrgico que implica tomar una pequeña muestra de tejido hepático para análisis de laboratorio.

Tratamiento

Tratamiento de la hepatitis B aguda

Si bien no existe cura para la hepatitis B aguda, el tratamiento se puede administrar dentro de las 24 horas a una semana después de la exposición al virus. Se pueden administrar inyecciones de inmunoglobulina específica de la hepatitis B (una proteína sanguínea concentrada) para ayudar al cuerpo a desarrollar anticuerpos que combaten el virus de la hepatitis B. Si bien esto puede no detener por completo el desarrollo de la enfermedad, sí mejora la capacidad del cuerpo para combatir el virus.

Si se presentan síntomas, una parte importante del tratamiento es el reposo. También se recomienda una dieta nutritiva y mantener una ingesta adecuada de líquidos. Es importante evitar el alcohol y los medicamentos de venta libre, ya que son procesados ​​por el hígado y aumentan la cantidad de trabajo que debe realizar el hígado. Consulte con un médico si está tomando medicamentos recetados.

Tratamiento de la hepatitis B crónica

El objetivo del tratamiento en pacientes con hepatitis B es prevenir la progresión a cirrosis hepática, insuficiencia hepática y cáncer de hígado; y prevenir la transmisión de la enfermedad a otros. Las personas con hepatitis B crónica deben mantener una dieta saludable y evitar el alcohol y los medicamentos innecesarios.

Se recomendarán análisis de sangre periódicos para controlar la salud del hígado. También se pueden recomendar biopsias del hígado para controlar la gravedad de cualquier daño hepático a lo largo del tiempo.

Las complicaciones hepáticas graves de la hepatitis B crónica se pueden prevenir si la enfermedad se detecta y trata en sus primeras etapas. La hepatitis B crónica se trata con medicamentos antivirales que reducen la carga viral en el cuerpo y permiten que el sistema inmunológico mantenga la infección bajo control.

Los principales medicamentos utilizados en el tratamiento de la hepatitis B crónica son:

  • Interferón: una versión sintética
  • Medicamentos antivirales:

El trasplante de hígado puede ser una opción de tratamiento para algunos pacientes con cáncer de hígado o insuficiencia hepática. La inmunoglobulina específica contra la hepatitis B y los medicamentos antivirales generalmente se usan antes y después del procedimiento de trasplante para prevenir la recurrencia del virus de la hepatitis B.

Vacunación y otras medidas de prevención.

La vacuna se administra a bebés a las seis semanas, tres meses y cinco meses. Los bebés nacidos de madres con hepatitis B reciben una dosis adicional de la vacuna al nacer, así como una dosis de inmunoglobulina específica contra la hepatitis B.

En niños y adolescentes que no recibieron la vacuna contra la hepatitis B en el primer año de vida, se recomienda el ciclo completo de tres dosis.

Se recomienda la vacunación contra la hepatitis B y se financia con fondos públicos para todos los bebés y niños hasta que cumplan 18 años, los contactos domésticos y sexuales de personas con hepatitis B aguda o crónica y algunas otras poblaciones de alto riesgo. 

Las medidas que pueden ayudar a prevenir la propagación del virus de la hepatitis B incluyen: 

  • Enseñar a los niños a no tocar la sangre o las heridas de los demás.
  • Cubriendo cortes, raspaduras y raspaduras
  • No compartir artículos personales como maquinillas de afeitar y cepillos de dientes.
  • Nunca comparta agujas o jeringas si usa drogas intravenosas
  • Practicar sexo seguro, incluido el uso de condones
  • Busque la seguridad de que las agujas y el equipo para perforar y tatuar el cuerpo sean estériles.